Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

Uno de los premios más difíciles de pronosticar de entre los que se entregarán el día 18 en la ceremonia de los Emmy es el de actriz secundaria en drama. Tres candidatas repiten nominación tras el año pasado, entre ellas la ganadora, y tres caras nuevas se suman aspirando a llevarse la estatuilla más disputada. Son seis interpretaciones magníficas y yo se lo daba a cualquiera de ellas. O a las seis a la vez.

Christine Baranski - The Good Wife

Christine Baranski por The Good Wife

La veterana Baranski consigue con ésta su novena nominación a un Emmy. Si a finales de los 90 su participación en Cybill le supuso cuatro candidaturas seguidas, parece que su Diane Lockhart va por el mismo camino, dure lo que dure The Good Wife. El único pero que se le puede poner a una interpretación magnífica como la suya, en el fondo no es su culpa sino de los guionistas. Y es que, mientras que otros personajes en la serie han evolucionado bastantes enteros, Diane parece haberse quedado estancada. El continuo tira y afloja por llevar las riendas del bufete, su coqueteo con los altos cargos de la cúpula demócrata son más de lo mismo que ya nos ofreció durante la primera temporada. Y para colmo, el episodio propuesto, ‘Silver Bullet’, vuelve a centrarse en su relación amorosa con el republicano Kurt, el mismo tema del capítulo que envió el año pasado. Su labor es excelente, pero es quizá por todo esto el rival más débil.

Michelle Forbes - The Killing

Michelle Forbes por The Killing

Parece mentira que esta enorme actriz que empezó a despuntar a principios de los 90 con títulos tan interesantes como Kalifornia o El factor sorpresa no tenga todavía ningún premio importante en televisión. Y es que, «in my opinion», prácticamente todo lo que toca esta mujer lo convierte en oro: desde apariciones aisladas (Perdidos, Alias, Battlestar Galactica) hasta personajes más recurrentes (eleva a lo más alto la segunda temporada de 24 y True Blood, y su aportación a En terapia es excelente). Por eso, cuando me enteré de que iba a participar en el proyecto policiaco de la AMC, The Killing, ella fue prácticamente el único motivo que necesitaba para ver la serie. Y no me decepcionó en absoluto. Su composición de Mitch, la dolida madre de Rosie Larsen, está tan llena de verdad que sobrecoge verla. Sin necesidad de grandes aspavientos, logra transmitir toda la gama de sentimientos que debe suponer perder a un hijo, de una manera tan creíble que me recuerda a la reciente Nicole Kidman de Rabbit Hole. Quizá en el último tercio de la temporada, cuando intenta coger las riendas de su familia, su personaje queda algo desdibujado por los guionistas, pero en el ‘Piloto’ que ella ha propuesto está impecable. Si da la sorpresa el día 18 yo estaría encantado.

Christina Hendricks - Mad Men

Christina Hendricks por Mad Men

Si hay un intérprete en Mad Men que ha ido demostrando año tras año su evolución y su competencia, ése es Hendricks. A diferencia de Hamm, Moss o Slattery, que han mantenido un alto nivel desde el principio (January Jones tiene demasiados altibajos como para incluirla en ese grupo), la Joan de Hendricks comenzó como un estereotipo que durante las dos primeras temporadas de la serie la actriz supo trascender y dotar de entidad propia. Y Weiner, muy listo él, supo verlo a tiempo y fue dándole cada vez mayor cancha y relevancia: de secretaria florero a mujer con carácter, esclava del machismo de la época, pero que ella, casi siempre, logra capear a su favor. Y gracias a esa mejoría exponencial le han llegado sus dos nominaciones a un Emmy, la última este año. Sin la competencia de su compañera Moss haciéndole sombra, tiene más posibilidades en esta ceremonia. ¿Logrará eclipsar a sus compañeras?

Kelly MacDonald - Boardwalk Empire

Kelly MacDonald por Boardwalk Empire

Aquella niña escocesa de 19 años que sorprendió a todos en Trainspotting ha conseguido labrarse una carrera envidiable durante los últimos 15 años, participando en títulos tan imprescindibles como Gosford Park, Descubriendo Nunca Jamás o No es país para viejos. Y su siguiente acierto ha sido formar parte del elenco de una serie tan importante como  Boardwalk Empire de la HBO (también estuvo en la miniserie británica State of Play). Pero como ya hemos dicho en varias ocasiones su inclusión como secundaria en estas nominaciones es uno de los chistes más inexplicables de la gala de este año. Su Margaret no sólo es el personaje femenino más importante, sino que además es el centro moral de la historia, la figura con la que el espectador más se puede identificar, como superviviente y luchadora en una época tan tempestuosa. Aparentemente frágil pero con una gran energía interna, su arco argumental durante esta primera temporada es de lo más interesante que ofrece la serie. Precisamente el episodio ‘Family limitation’ empieza a dejar entrever esa evolución que Margaret comienza a desarrollar: pasa de ser una víctima a participar en el juego de intereses y manipulación, a su manera. Quizá más hacia el final de la temporada es cuando despliega realmente todo su talento. No se si ganará este año, aunque a mí me encantaría que lo hiciera, pero quizá le convenga más esperar y alzarse con la victoria donde le corresponde: en la categoría de actriz principal.

Margo Martindale - Justified

Margo Martindale por Justified

Si nos atenemos a las quinielas de la crítica especializada, Margo Martindale es quien tiene más posibilidades de llevarse el premio. Y no sería nada descabellado, puesto que esta eterna y tremendamente solvente secundaria, a la que llevamos viendo dos décadas en películas como Pena de muerte, Las horas o Million Dollar Baby compone un personaje de los que quedan en el recuerdo. Su Mags Bennett es lo que hace que la irregular primera temporada de Justified quede olvidada y la serie se haya convertido en la favorita de muchos durante su segundo año. Porque el contraste entre un físico de mujer bonachona y el carácter de una mujer de armas tomar, toda una versión femenina de un «padrino» rural, ha sido una auténtica revelación este año. Martindale produce inquietud en el espectador con su sola presencia y en su capítulo propuesto, ‘Brother’s Keeper’, pasa de la amenaza al duelo de forma pasmosa. Tras ser respaldada con el premio de la TCA, ¿logrará revalidar su interpretación con el Emmy?

Archie Panjabi - The Good Wife

Archie Panjabi por The Good Wife

El año pasado, contra todo pronóstico, la semidesconocida actriz inglesa se alzaba con el Emmy en esta misma categoría por encima de apuestas más seguras como Elisabeth Moss o Rose Byrne. Aunque Kalinda fuese la temporada pasada un personaje enigmático e interesante, sólo parecía una pieza más del perfecto engranaje de The Good Wife. Pero en esta segunda temporada ha sabido dar un paso más allá y poder mirar de tú a tú a Julianna Margulies en una relación que ha pasado por múltiples etapas. Y las que quedan. Pero Kalinda no sirve únicamente como contrapunto a Alicia Florrick, sino que ella misma soporta sobre sus hombros algunos de los momentos más impactantes y estimulantes de este año, ya sea esgrimiendo un bate de béisbol, jugando con la seducción frente a su némesis Blake o derrumbándose en un ascensor, como en el excelentemente escogido ‘Getting Off’. Va a ser muy difícil que repita premio ya que, aunque los Emmy tienden a premiar en ocasiones sucesivas a los protagonistas, no sucede así con los actores de reparto. Pero merecería llevárselo. Vaya si se lo merece.

Ganará: Margo Martindale por Justified

Debería ganar: Las seis intérpretes ex-aequo