Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

Con las bajas de Nurse Jackie y Larry David respecto del año pasado, quedan tres grandes contendientes, a los que se añaden la veterana Big Bang y la floja Parks and Recreation. Y todo indica que, salvo sorpresas mayúsculas, será Modern Family la que se alce con el triunfo la noche del domingo.

modern-familyModern Family

Modern Family se presentó el año pasado y arrasó inmediatamente, pero muchos pensaban que el subidón inicial se iría a pique y que la serie perdería frescura en la segunda temporada. Nada más lejos de la realidad. Con un elenco envidiable, para mi gusto sin diferencias de calidad en los seis personajes principales, algunos de ellos que quedaban desarrollados desproporcionadamente menos en la primera temporada han ganado en profundidad y han pasado de ser poco más que una caricatura a destacar e igualar al resto (léase Gloria Pritchett). Utilizando todos los subgéneros y figuras retóricas de la comedia con una soltura y una facilidad pasmosas, esta segunda temporada avanza en tramas y en relaciones, arranca risas, e incluso carcajadas en muchas ocasiones, y no se olvida nunca de que entre los personajes hay amor, ternura y amistad. Muchos critican que alguno de los modelos familiares que propone son convencionales, pero a mí, francamente, me importa un bledo. El Emmy debería ser suyo, por encima de todas las demás.


GleeGlee

Al contrario que en el caso de Modern Family, Glee, una verdadera sensación en su primera temporada, ha perdido mucho fuste en esta segunda. Debo confesar mi debilidad por la serie, pero las tramas de adultos no tienen ningún interés (sinceramente, me da igual que el profesor Schuester deje el instituto para irse a Broadway o los intentos de la entrenadora Sylvester por boicotear al coro protagonista; aunque la idea de ambos arcos es buena, no están lo suficientemente bien desarrollados, no tienen fuerza ni capacidad de enganche como para inquietar al público adicto de Glee) y las de los chicos son bastante desiguales. Algunos segundones de la pasada temporada han cobrado protagonismo, para bien (como el personaje de Naya Rivera), pero las incorporaciones son desiguales (muy buena en el caso de Chord Overstreet, muy mala en el caso de Ashley Fink). Quizá el terreno en el que se mueve sea demasiado pantanoso, y en muchas ocasiones los guiones habrían pedido un par de vueltas más y un paso más de atrevimiento, y los momentos musicales se han centrado más en los éxitos actuales que en clásicos del musical y del pop, que para mí era una de las grandes bazas de la primera temporada. Y si no se lo llevó el año pasado, dudo mucho que este año se lo lleve.

The_officeThe Office

En los últimos años, daba la impresión de que The Office estaba envejeciendo, con temporadas muy desiguales en conjunto. Aunque la quinta temporada recuperó gran parte de la energía y la calidad inicial, en la sexta sufrió un bajón importante. Esta séptima es una mezcla de todas ellas. Tiene algunos de los mejores episodios de toda la serie, pero combinados con otros que recuerdan a lo peor de la sexta. Pero la gran baza de esta ristra es que es la despedida de Steve Carell como Michael Scott, una baza que los guionistas han usado con eficacia, hasta el punto de que en los tres últimos episodios de la temporada se atisba la posibilidad de que la serie mantenga un buen nivel sin  Carell y con la incorporación de James Spader como Robert California, aunque algunos personajes se han vuelto un poco cargantes (Jim y Pam, por ejemplo). Pero no sé si esa gran baza tiene el peso suficiente como para que le caiga la estatuilla como mejor serie de comedia.

parks-and-recreation-1Parks and Recreation

He de reconocer que no termino de enganchar con esta serie. Descrita por muchos como unos Simpson con personajes reales, y a pesar de que sus guiones y personajes recuerdan a Saturday Night Live y The Office, y en esta tercera temporada con un estilo inspirado en 30 Rock, en muchas ocasiones la sensación que queda es que se trata de un guión más o menos divertido al servicio de un grupo de personajes más bien poco atractivos (pero muy bien interpretados), con momentos de autocomplacencia en escenas que sacrifican ese estilo realista de documental falso para favorecer una supuesta comicidad, como el entierro del burro en el capítulo de cierre de la temporada. Desde luego, Amy Poehler (Leslie Knope) soporta muy bien el peso de la serie y Nick Offerman se ha convertido en la revelación de esta temporada como uno de los mejores actores de comedia en televisión, y el resto de personajes fijos, como el de Rashida Jones, que por fin resulta graciosa, han mejorado mucho. A pesar de episodios fallidos (como el mencionado final de temporada), Parks and Recreation demuestra en esta irregular temporada que tiene talento dentro como para continuar y mejorar, aunque claramente no merece ser premiada.

30_rockRockefeller Plaza

Tras una cuarta temporada en la que pareció que Rockefeller Plaza se perdía definitivamente, la quinta temporada ha sido un resurgir que los muchos fans de la serie han agradecido enormemente: vuelve a ser buena, y en algunos casos, brillante. Con una clara separación entre Liz, Jack y Tracy y todos los demás, la serie se apoya más que nunca en la amistad entre los dos primeros por un lado y las peripecias y ansias del tercero para ganar un Oscar por el otro, aunque yo lamento personalmente la difuminación del personaje de Jenna, pese a que haya sido por causas de fuerza mayor  que no han parecido importar a la hora de volver a nominarla. Desde luego, 30 Rock siempre es un punto fuerte en las nominaciones y siempre hay que tenerla en cuenta.

Big_BangBig Bang

Uno de los puntos más potentes de Big Bang es que es una serie de friquis para friquis; uno de los puntos más débiles de Big Bang es que es una serie de friquis para friquis. Es una serie de conjunto, con personajes muy bien definidos, y el centro de atención va pasando de unos a otros sin por ello perder interés. Pero es precisamente cuando esos friquis tienen que madurar y entrar en problemas de fiquis adultos en momento en que la serie falla y todo se vuelve más convencional. A pesar de novedades como que Sheldon Cooper ¡¡¡tiene novia!!! (nada menos que Mayim Bialik-Blossom) y la aparición de algunas estrellas invitadas como la gran Laurie Metcalf, ha sido un poco descafeinada, y el hecho de que se haya convertido en una especie de versión friqui (de nuevo) de comedia de parejitas no la ha favorecido en absoluto. No veo esperanzas de que repunte, y quizá éste sea el último (y único) año que tiene para conseguir el Emmy. Y es una pena, de verdad, que no la hayan nominado en anteriores ediciones.

Ganará: Modern Family
Debería ganar: Modern Family