Giancarlo Esposito

EMMY 2012: Mejor actor dramático de reparto

Los premios a los actores de reparto han destacado en muchas ocasiones a algunos de los mejores villanos de la historia del audiovisual. En los últimos años podemos recordar los Oscars a Javier Bardem, Heath Ledger o Christoph Waltz y el Emmy a Margo Martindale. Este año parece que la Academia de Televisión no va a perder la ocasión de galardonar al mejor “malo” del año: el Giancarlo Esposito de Breaking Bad.

Jim Carter por Downton Abbey

Jim Carter

Jim Carter comenzó a trabajar tarde como actor, ya entrado en la treintena, pero pronto se convirtió en uno de los rostros más reconocibles de la industria británica. Le pudimos ver en Shakespeare in Love La brújula dorada y en televisión participó en Cranford. Durante la primera temporada de Downton Abbey, su personaje, el Sr. Carson, jefe de los criados de la mansión inglesa, quedaba esbozado con un par de apuntes, pero en la segunda temporada ha tenido más profundidad, como en el segundo episodio, el que ha propuesto, en el que sufre un ataque de ansiedad por no poder realizar su servicio correctamente debido al estrés. Además, tiene una secuencia con el personaje de Michelle Dockery, a pesar de que pertenecen a estratos sociales diferentes, en el que se permite darle consejos amorosos, remarcando la peculiar relación que hay entre ambos, basada en la confianza. En conjunto, una acertada nominación, pero sin la relevancia suficiente para hacerse con el premio este año.

Brendan Coyle por Downton Abbey

Brendan Coyle

El otro candidato por Downton Abbey, Brendan Coyle, consigue también su primera nominación a un Emmy por dar vida a John Bates, el asistente personal de Robert Crawley (Hugh Bonneville), enamorado de la doncella Anna Smith (Joanne Froggatt), ambos también nominados este año en sus respectivas categorías. Coyle, como Carter, también empezó a actuar pasados los 30 y ha participado en títulos como El mañana nunca muere o, más recientemente, El enigma del cuervo. Si en Downton Abbey la historia de amor de las clases nobles se centra en los primos Crawley (Dockery y Stevens), la de los sirvientes está protagonizada por Coyle y Froggatt y condenada al sufrimiento. El pasado de Bates en forma de una esposa retorcida y despechada, les pondrá trabas para poder disfrutar de una vida en común. En el episodio especial de Navidad propuesto por Coyle, el juicio al que se enfrenta Bates pone a prueba la resistencia de los espectadores que desean que acaben sus desventuras y puedan ya disfrutar del amor. Este año no parece que sea posible, pero ¿quizá en la tercera temporada?

Peter Dinklage por Juego de tronos

Peter Dinklage

El ganador del año pasado, Peter Dinklage, viene dispuesto a revalidar su victoria. Tras la desaparición del reparto de Juego de tronos de los más conocidos Sean Bean y Mark Addy, Dinklage quedó prácticamente como cabeza de cartel de esta fantasía medieval, y tras el galardón del año pasado muchos pensaron que quizá podría intentarlo en esta ocasión en la categoría de protagonista. Pero, de nuevo, como en otras series como Modern Family, todos los actores se han presentado en las categorías de reparto. Aun así, el episodio propuesto es perfecto. “Blackwater” no sólo es el capítulo más trepidante (y caro) de la segunda temporada de Juego de tronos, sino que es vital para entender la evolución de Tyrion Lannister. De enano rechazado por todos, a arengador capitán de las tropas de su padre, para acabar de nuevo como un paria. De no ser por sus rivales de Breaking Bad, cuya ausencia el año pasado pudo ser el motivo de su galardón, quizá podría repetir premio. Pero el efecto sorpresa de Juego de tronos ya ha pasado. Y con él sus posibilidades de premio.

Giancarlo Esposito por Breaking Bad

Giancarlo Esposito

Nacido en Dinamarca, Esposito comenzó a trabajar en los 80 gracias a un físico flexible por el que podía interpretar todo tipo de personajes raciales (hispanos, mulatos, mestizos…) y que le ha llevado a participar en más de 100 producciones a lo largo de su carrera, entre ellas Malcolm XSospechosos habituales. Sus apariciones televisivas también son muy numerosas e incluyen el clásico Homicidio o, más recientemente, Érase una vez. La primera vez que vimos al alter ego de Esposito en Breaking Bad, Gustavo Fring, fue al final de la segunda temporada, y ya nos impresionó con su contención. Todo se vió potenciado en las dos temporadas siguientes cuando descubrimos a un hombre calculador y despiadado. Un robot, perfecto ante los ojos de la sociedad, pero con un lado interior oscuro y oculto. Cada una de sus intervenciones helaba la sangre. Y precisamente en “Hermanos”, su episodio, consigue la cuadratura del círculo y entendemos a la perfección su motivación. El único pero para que se alce con la victoria es su pobre dicción hablando en español, aunque si los votantes logran obviar ese pequeño escollo, se tratará de una de las victorias más justas de la historia reciente de los Emmy.

Jared Harris por Mad Men

Jared Harris

Harris sustituye este año al eterno nominado por Mad Men John Slattery. Y no es para menos porque, aunque Roger Sterling tuvo un gran episodio esta quinta temporada (“Far away places”, el del LSD), el gran arco de temporada este año fue el del británico Lane Pryce. Sus problemas económicos y la falta de reconocimiento en al agencia Cooper-Sterling-Draper-Pryce, dominada por los creativos, le terminan empujando a una cobarde y patética última decisión. Harris se encuentra en un momento dulce de su carrera. No sólo ha interpretado a uno de los mejores malvados de la televisión reciente en Fringe, sino que está empezando a conseguir roles más relevantes en Hollywood, como demuestra su Moriarty de la secuela del Sherlock Holmes de Guy Ritchie. Su primera nominación a un Emmy (cuatro de los candidatos de este año son primerizos) por “Commisions & Fees”, el penúltimo capítulo de temporada es una opción muy premiable y a tener en cuenta, pero parece ser que la Academia se resiste a premiar aún a los excelentes actores de la serie de Weiner. ¿Se romperá este año la maldición?

Aaron Paul por Breaking Bad

Aaron Paul

Esta es la tercera nominación al Emmy de Paul por dar vida a Jesse Pinkman, el secuaz de Walter White (Cranston) en Breaking Bad. Lo ganó en el segundo intento hace dos años por una excelente tercera temporada y ahora vuelve a ser candidato por el penúltimo episodio de la temporada “End times”. Aunque no aparece hasta pasado el primer tercio del capítulo, el resto es todo suyo. Su desesperación por creerse en parte responsable de que el hijo de su novia se encuentre envenenado en el hospital, le lleva a un enfrentamiento a punta de pistola con Cranston de los que hacen historia. Un tête à tête que queda grabado a fuego y deja sin respiración. Quizá podría haber elegido alguno de los primeros episodios de la cuarta temporada, cuando Jesse estaba sumido en la depresión por sus acciones, pero quizá habría sido la opción fácil. Y Paul ha tenido varios momentos estelares este año. Podría ser un perfecto ganador de nuevo, si no fuese porque su compañero Esposito no tendrá opción de competir y ganar el año que viene. Pero él sí.

Ganará: Giancarlo Esposito por Breaking Bad
Debería ganar: Giancarlo Esposito por Breaking Bad