Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

No hay duda: Michael Douglas se llevará la estatuilla por esta categoría en la gala de los Emmy. Y tampoco tengo dudas de que será uno de los premios menos justificados de la noche, aparte de que se lo darán por razones extracinematográficas. Nuevamente, un actor inglés viene a demostrar que la calidad interpretativa no tiene nada que ver con la fama o la actualidad.

20130902emmyactordouglaspqMichael Douglas
por Behind the Candelabra

El favorito incuestionable de la categoría es este veterano actor, al que le ha llegado el papel de su vida tras haber experimentado en sus propias carnes la insoportable levedad del ser. Y quizá esa experiencia cercana de la mortalidad le ha servido para dotar a su encarnación del estrambótico pianista Liberace de una valiente vulnerabilidad para la que no parecía capacitado. Quizá esto sea lo mejor que se puede decir de él: bajo los anillos, la peluca y las pieles hay un ser que necesita el amor y la admiración, y que confunde, porque no ha tenido educación emocional para ello, el rol de amante con el de una especie de Pigmalión perverso que convierte a su pareja en una proyección sin talento de sí mismo, al cual desprecia una vez que se da cuenta de que no está a su altura por muchas operaciones y coches y casas que le pague. Hay que reconocer que hay un gran trabajo corporal y vocal detrás de su interpretación, pero, ya sea por el guión, por la dirección o por la ausencia general de matices, no logra despertar en el espectador la compasión ni la empatía que parece que está pidiendo a gritos.

20130902emmyactordamonpqMatt Damon
por Behind the Candelabra

Algo que sí logra su compañero de reparto y rival en esta categoría, que recibe su primera nominación en estos premios televisivos. Y eso a pesar de encarnar a un jovenzuelo cuando él ya ha pasado la cuarentena. Su Scott Thorson, amante de Liberace que escribió el libro en el que se basa la película, a lo mejor resulta más maduro y menos impresionable de lo que debió ser el real, pero tiene mucho más recorrido emocional que el famoso pianista. El joven que se ve deslumbrado por el mundo hortera y de relumbrón, halagado hasta la extenuación por un ser que en la intimidad se descubre como decrépito y manipulador, da paso sucesivamente al estupor, la sensación de abandono, el fracaso y el rencor, para terminar emocionándose y emocionándonos con un recuerdo de amor más puro una vez que las cosas han vuelto a una normalidad más cutre.

20130902emmyactorcumberbatchpqBenedict Cumberbatch
por Parade’s End

Y resulta que la mejor interpretación, la más apasionada y apasionante, rica en matices y poderosa en forma y fondo, llega del otro lado del Atlántico. No es la primera vez que Cumberbatch se cuela en los Emmy, y el curso de su muy bien llevada carrera hasta el momento hace pensar que le esperan papeles y premios mayores. Siempre he admirado la capacidad de los actores británicos de transmitir lo máximo con una economía gestual y una sutilidad dificilísimas y poco comunes en otras partes del mundo. Esa atención a la mínima torcedura del gesto o la mirada que contradice las palabras le va como anillo al dedo al personaje que interpreta en Parade’s End, Christopher Tietjens, un joven noble que se define como “hombre del siglo XVII que nació con 200 años de retraso”, un hombre superado por el avance de los tiempos, que sigue aferrado a unos códigos del honor que ni siquiera le permiten divorciarse de una esposa que se empeña en “descolocarle” permanentemente. Las razones extracinematográficas que parece que van a apoyar los votos en esta edición de los Emmy en esta categoría desde luego van a hacer poca justicia con la interpretación que verdaderamente sobresale por encima de todas las demás nominadas.

 

20130902emmyactorpacinopqAl Pacino
por Phil Spector

Una novedad este año es que a Al Pacino no le van a premiar en los Emmy, al contrario de lo sucedido en las otras dos ocasiones en las que estuvo nominado (Angels in America en 2003 y You Don’t Know Jack en 2010). Su Phil Spector parece una parodia con pelucón (o pelucones) de Kevorkian, su personaje en You Don’t Know Jack, y una caricatura de las parodias de las que es objeto por parte de algunos cómicos. Se regodea en todos sus manierismos y tics, pero siempre vacíos de contenido y credibilidad, y sobre todo se nota en las escenas que comparte con Helen Mirren, su abogada en la película, mucho más sólida y veraz en su personaje.

20130902emmyactorjonespqToby Jones
por The Girl

El peligro de incorporar a personajes reales que están muy presentes en el imaginario mitómano de los cinéfilos es que por buena que sea nunca deja de parecer una imitación. Es sin duda digno de admiración la labor de Toby Jones por replicar la voz y los movimientos del celebérrimo director de cine, pero sea por la superficialidad del guión o por la ramplona dirección, su Hitchcock es una copia sin personalidad. No hay nada de esa genialidad perturbadora que le hacía extraer lo mejor de sus actores aún odiándoles, y parece que el rechazo de su actriz en Los pájaros a sus ataques sexuales provoca en él una reacción infantil, casi una pataleta. Aunque a lo mejor es una virtud de esta interpretación: acaba la película y seguimos sin saber nada de Hitchcock.

Ganará: Michael Douglas por Behind the Candelabra
Debería ganar: Benedict Cumberbatch por Parade’s End