losExtras.es arranca aquí el análisis pormenorizado a todos las grandes categorías de los premios Emmy 2013. Desde hoy y hasta la víspera de la ceremonia de entrega, comentamos las posibilidades de los nominados, empezando por los candidatos a mejor actor en una serie dramática.

Damian Lewis sorprendió a muchos llevándose el Emmy al mejor actor de drama el año pasado por Homeland superando al favorito y ya tres veces ganador Bryan Cranston de Breaking Bad. Les vuelven a acompañar Hamm y Bonneville y, sustituyendo a Buscemi y Michael C. Hall, se incorporan Jeff Daniels y Kevin Spacey en sus primeras participaciones como protagonistas en formatos televisivos. A los personajes que más han dado de qué hablar en los dramas de este año les une una temática: su manera de enfrentarse a la verdad y a la realidad.

EMMY2013BryanCranstonpeqBryan Cranston
por Breaking Bad

Poco queda que añadir sobre Walter White, uno de los mejores personajes de la historia de la televisión, la transformación más inquietante y apasionante de los últimos cinco años. Ese perdedor enfermo que, 63 episodios después, le espeta entre dientes a un peligroso narcotraficante: “Say my name”. Tras esta temporada ya sí que no hay retorno para Walter. Su ego desmesurado, su orgullo, como bien le recuerda Mike (Jonathan Banks) le han llevado a mentir sin control y a cometer actos que no tienen redención. Pero aun así el espectador no puede dejar de mirar para ver hasta dónde es capaz de llegar. Y eso se debe a la maestría de Cranston. No solo infunde terror con sus palabras sino que es igual de expresivo con sus miradas y sus silencios. Da igual que ya tenga tres Emmy por las tres primeras temporadas de la serie (aunque el año pasado se le escapase frente al Damian Lewis de Homeland) y que la gente esté cansada de verle subir a recoger premios. La suya es la mejor interpretación del año.

EMMY2013HughBonnevillepeqHugh Bonneville
por Downton Abbey

Sin duda se trata del rival más débil del sexteto. Es la segunda nominación del actor inglés a un Emmy tras la del año pasado también por Downton Abbey. Con una sólida carrera durante más de dos décadas tanto en cine (Iris, Notting Hill) como en televisión, el reconocimiento mundial finalmente le ha venido por su flemático Richard Crowley. Sus problemas en la tercera temporada han estado relacionados principalmente con la mala gestión de los terrenos que rodean la mansión, pero en el quinto episodio, el propuesto por el actor, acaece una muerte inesperada que afecta a todos profundamente. Una muerte que quizá podría haberse evitado si no fuese porque el Conde de Grantham, aferrado a su verdad, que es darle preferencia al estatus y al orden preestablecido por encima de cualquier cosa, comete un error de juicio que lo complica todo. A pesar del drama que reside en el papel, Bonneville lo refleja con la flema que imprime constantemente al personaje. Sencillamente es una interpretación que no es digna de premio.

EMMY2013DamianLewispeqDamian Lewis
por Homeland

El año pasado todos contábamos con el Emmy para Claire Danes pero pocos esperábamos que la Academia se fuese a volcar completamente con Homeland otorgándole los premios de mejor guión, reparto, serie y mejor actor para el pelirrojo inglés. La segunda temporada de la serie de Showtime ha seguido incidiendo en algunos de sus fallos (desequilibrio entre tramas, suspensión de la credibilidad) pero muchas de las críticas se han vertido más sobre la, en ocasiones, sobreactuada interpretación de Danes más que en la labor de Lewis. El episodio propuesto, ‘Q&A’, supuso un importante punto de inflexión en la temporada. Pocos esperábamos que la serie fuese a quemar puentes tan rápidamente y nos ofreciesen esa esperada escena del interrogatorio tan pronto. Pero funcionó. Vaya que si funcionó. El personaje de Lewis, Brody, se aferra durante todo el episodio a sus mentiras hasta que finalmente vemos como su fortaleza se resquebraja y sentimos el alivio y el terror que él siente cuando empieza a decir la verdad. Sólo por el plano en el que, lentamente, apoya la cabeza sobre el brazo de Carrie (Danes) merecería el premio. Pero sus rivales son muy potentes y puede que a los votantes se les haya pasado el efecto sorpresa con que gozaba la serie el año pasado.

EMMY2013KevinSpaceypeqKevin Spacey
por House of Cards

El doble ganador del Oscar consigue su segunda nominación a un Emmy tras la obtenida hace cinco años por el magnífico telefilm El recuento. En House of Cards, el primer experimento narrativo de la compañía online Netflix y sin duda el que tiene más pedigrí y posibilidades de premio, da vida al congresista americano Underwood, un despiadado lobbysta que sabe cómo utilizar todas las armas en su mano para conseguir su objetivo principal: mantener su estatus y su poder. El talento interpretativo de Spacey está fuera de toda duda, pero los problemas de la serie empiezan en el papel. Los guiones de House of Cards carecen de fuerza y conflicto. Todo lo que se propone Underwood en su misión por manipular la verdad acaba en éxito y estoy seguro de que Spacey habría sido capaz igualmente de transmitirnos todo el cinismo de su personaje sin esos innecesarios monólogos a cámara rompiendo la cuarta pared. El mayor logro de la serie es la descripción del matrimonio Underwood, completado por Robin Wright. Frío y lleno de silencios y sobreentendidos. Sólo vemos posibilidades de premio si la Academia decide no perder la posibilidad de premiar a un nombre como el de Spacey o si se deciden a respaldar el formato Netflix. En resumen, unas opciones muy remotas.

EMMY2013JonHammpeqJon Hamm
por Mad Men

Seis temporadas de Mad Men y seis nominaciones para Hamm. Y aún sin premio. Año tras año nos hacemos eco en esta web de una de las grandes injusticias de estos galardones, más aún si consideramos que esta gran serie aún no ha sido premiada en ninguna categoría de interpretación. Por desgracia la sexta temporada tuvo una primera tanda de episodios difusa en la que contemplamos con frustración cómo Don Draper volvía a caer en todos los defectos y las mentiras que definían a su personaje en las primeras temporadas y que pensábamos que habían quedado atrás con su evolución de los últimos dos años. Pero hete aquí que en el episodio final de esta penúltima temporada presenciamos el primer síntoma de un cambio radical: Draper, en una de sus famosas presentaciones a sus clientes, en este caso las chocolatinas Hershey, despliega todo su encanto y magnetismo al principio contando una ficticia anécdota de juventud. Pero, como el Brody de Homeland, se da cuenta de que ya no quiere seguir viviendo en la mentira y termina narrando una anécdota real. Y mucho más dura. Este punto de inflexión hará que comience a aceptarse a sí mismo, su verdadera identidad, su verdadero pasado. Hamm sólo tiene esta ocasión y la del año que viene para que Don Draper se lleve un Emmy. Y, por favor, esperemos que sea una de las dos.

EMMY2013JeffDanielspeqJeff Daniels
por The Newsroom

Esta es la primera nominación a un Emmy de Daniels, actor que comenzó su carrera con fuerza en los 80 participando en títulos como La fuerza del cariño o La rosa púrpura de El Cairo para acabar haciendo roles más secundarios en los 90 (Speed, Pleasantville). El gran Aaron Sorkin decidió recuperarle para su ambicioso proyecto de la HBO The Newsroom, otorgándole el rol de Will McAvoy, el presentador republicano de un programa de noticias de la televisión estadounidense que, en el magnífico piloto dirigido por Greg Mottola, decide abandonar el juego que siguen los medios de comunicación y comenzar a decir la verdad. Su verdad. Pese a quien pese. Su McAvoy es arrogante como él solo y muchas de las críticas que han caído sobre la serie se centran en esa perfección y adoctrinamiento que Sorkin nos quiere vender con estos adalides del periodismo de calidad. Los personajes de Sorkin no suelen ser personas reales sino exaltaciones de ideales que usa para demostrarnos que un mundo mejor es posible. El hecho de que ésta sea sólo una de las tres nominaciones de The Newsroom hace que parta con muy pocas posibilidades.

Ganará: Bryan Cranston por Breaking Bad
Debería ganar: Bryan Cranston por Breaking Bad