¿Es Modern Family una serie tan buena como para ganar el Emmy 4 años seguidos? Esta vez tiene rivales importantes: Girls se confirma tras su segunda temporada como una de las claras favoritas de la crítica y con un importante apoyo en las redes sociales. Pero, ¿en EE UU realmente alguien la ve? Algo parecido pasa con Veep, serie por lo que nadie daría un duro si no fuese por la participación de Louis-Dreyfus. Pero ahí está. Larry David ha estado de hiato este año, por lo que su plaza debería ocuparla la magnífica Parks & Recreation, serie que no ha dejado de mejorar año tras año, creando un entorno y unos personajes cercanos, divertidos y entrañables. The Big Bang Theory va con el piloto automático puesto y este año ha ofrecido más de lo mismo. Pero si le ha funcionado otros años, ¿por qué no lo iba a hacer éste?

Lo que sería realmente bonito es que este año se fuese por la puerta grande una de las mejores series cómicas de los últimos años. Y no, no estoy hablando de The Office. Ni tampoco de Weeds. Me refiero a la locura de Tina Fey: 30 Rock. Pero este año hay una carta escondida bajo la manga. Cancelada hace siete años por la Fox, ha vuelto Arrested Development de la mano de Netflix. La jugada ha sido arriesgada pero, en mi opinión, es todo un acierto. No sólo conserva su espíritu excesivo intacto, sino que el montaje y la interconexión entre los episodios es para reverenciar a su creador Mitchell Hurwitz. ¿Es una película de siete horas y media? ¿Se debe ver en dos tardes o en tres meses? Netflix abre un mundo nuevo de posibilidades que quizá una Academia anclada en el pasado no sepa ver. Ninguna de las comedias nuevas de este año parece contar con el efecto suficiente como para ser nominadas. Aparte del hecho de que varias (Go onThe new normal) ya han sido canceladas. Posibilidades lejanas son EpisodesLouie, Enlightened o Nurse Jackie. Pero muy lejanas.

Louis CKEn cambio es muy probable que repita Louis CK en el apartado de mejor actor. Parsons y Galecki siempre son opciones por The big bang theory. Don Cheadle sigue al frente de House of lies y Alec Baldwin se despide de 30 Rock (pero a este genio ya le han dado muchos Emmy). ¿Hay que volver a considerar como valor seguro a Jon Cryer (Dos hombres y medio) tras su victoria sorpresa del año pasado? La plaza que deja vacante Larry David se la quedará seguramente Jason Bateman (Arrested Development), aunque Matt LeBlanc (Episodes) podría sorprender si la Academia no responde bien a la jugada de Netflix.

Una cuarta temporada descafeinada no ayuda a que Joel McHale pueda conseguir su primera nominación por Community. Sería todo un sorpresón que apareciera el nombre de Adam Scott (Parks & Recreation), que al final este año se ha atrevido a subir de secundario a principal. Aparte de que tampoco hacían nada del otro mundo, la cancelación de Go on y de The new normal reduce a practicamente cero las posibilidades de Matthew Perry, Justin Bartha y Andrew Rannells.

En cuanto a las actrices, las siete(!) candidatas del año pasado pueden volver a serlo esta edición, aunque las posibilidades de Louis-Dreyfus, Deschanel, McCarthy y Falco son algo inferiores a las de la continua revelación de Dunham, la auténtica genialidad de Poehler y la despedida a una grande como es Fey. De las nuevas series de este año, la única actriz con alguna posibilidad es Mindy Kaling por The Mindy Project. Pero vamos, es casi imposible. Portia De Rossi es la única integrante del reparto de Arrested Development que va como actriz principal. Laura Dern bien podría colarse por Enlightened. Y Courteney Cox (Cougar Town), Patricia Heaton (The Middle) y Martha Plimpton (Raising Hope) siempre son posibilidades, pero lejanas. Y no nos olvidemos que Mary-Louise Parker podría ser nominada por la última temporada de Weeds.

Los secundarios siguen siendo terreno de Modern Family, aunque este año cuentan con la seria amenaza de Arrested Development, ya que Will Arnett, David Cross y Jessica Walter vuelven a estar magníficos. Incluso Jeffrey Tambor no ha estado nada mal. Curiosamente Tony Hale ha decidido presentarse por Veep y no por la serie de Netflix. Pero aparte de los sospechosos habituales de la multipremiada comedia de la ABC (Bowen, Vergara, Stonestreet, Burrell, etc…) me gustaría que se empezase a reconocer a los niños, sobre todo a Sarah Hyland, que no hace más que mejorar temporada a temporada.

Sería justo ya que le cayera a Nick Offerman su nominación por Parks & Recreation. Se la deben. Y sí por mi fuera Chris Pratt también entraría. Al rebufo de Girls le podría caer a Adam Driver una nominación. Bill Hader, que ya fue nominado el año pasado sigue siendo el representante de Saturday Night Live con más probabilidades de repetir nominación. Max Greenfield (New Girl) es el que más papeletas tiene para quedarse fuera este año. Finalmente destacaría al gran Simon Helberg de The Big Bang Theory, hasta ahora ignorado por los Emmy. Morgan y McBrayer lo tienen más difícil para rascar candidatura por la última temporada de 30 Rock.

Pero Jane Krakowski sí debería volver a ser nominada para despedirnos como se debe de su Jenna Maroney cantando “The rural juror”. No he visto los últimos episodios de Nurse Jackie para saber si Merritt Weaver se merece repetir, pero en cambio, debido al éxito de The big bang theory, es probable que sí oigamos el nombre de Mayim Bialik. Me sigue sorprendiendo que Kaley Cuoco vaya como secundaria. ¿Así tendrá alguna posibilidad? Zosia Mamet o Allison Williams puede que entren si Girls arrasa en nominaciones. Anna Chlumsky podría ser nombrada por Veep y Betty White (y sus compañeras) siguen dando guerra en Hot in Cleveland.

Las categorías de actores invitados siempre han estado dominados por los participantes de Saturday Night Live, y este año han contado con Kristen Wiig (que había abandonado el programa el año anterior), Louis CK, Martin Short y, de nuevo, Justin Timberlake y Melissa McCarthy. Otra serie plagada de apariciones especiales es 30 Rock, que ha contado este año con James Marsden,  la loca de Kristen Schaal, Octavia Spencer, Will Arnett, Catherine O’Hara y Elaine Stritch. Por Modern Family han pasado Matthew Broderick, Nathan Lane, Elizabeth Banks, Fred Willard y Shelley Long.

Louie tiene dos apuestas fuertes en Melissa Leo y Parker Posey. Girls ha vuelto ha contar con Chris O’Dowd, pero también con Patrick Wilson. El paso de Bob Newhart por The Big Bang Theory también ha sido muy recordado, aunque a mi me gustaría que nominasen a Megan Mullally por Parks & Recreation, que también ha incorporado a Patton Oswalt, JK Simmons, Lucy Lawless y Jason Schwartzman. John Slattery está graciosísimo en Arrested Development, por la que también podría entrar Liza Minnelli (y conseguir doble nominación si la reconocen en drama por Smash). Y por favor, que no nominen a Sarah Jessica Parker por inercia tras su aparición en Glee.

Pocos nombres importantes entre los posibles candidatos en dirección porque, ya sabemos, casi todos prefieren dirigir series dramáticas, pero ahí tenemos a Todd Haynes por un episodio de Enlightened y a John Cameron Mitchell por otro de Nurse Jackie. También está el veterano Charles McDougall por el piloto de The Mindy Project. Y Ryan Murphy podría dar guerra por el de The New Normal. Pero no nos engañemos, este premio se decidirá, con permiso de Steve Levitan (Modern Family) entre Lena Dunham y Louis CK.