Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

Más de 1000 planos de efectos visuales hacen del trabajo realizado por Juan Ramón Molina y Ferrán Piquer para Las brujas de Zugarramurdi el rival a batir. Dos de las películas visualmente más solventes del año intentarán interponerse en el camino entre el equipo dirigido por Álex de la Iglesia y el preciado cabezón: Los últimos días y Zipi y Zape y el club de la canica. Ambos cuentan con méritos suficientes como para ser candidatos a tener muy en cuenta. Por último, completa la categoría La gran familia española, cuya invisibilidad de sus efectos visuales, si bien es un punto a favor a la hora de otorgar realismo y vericidad a la película de Daniel Sánchez Arévalo, hace que no cuente con posibilidades reales de llevarse este Goya a casa.

goyatlon2014efectos1

Juan Ramón Molina y Juan Ventura Pecellín por La gran familia española

Juan Ramón Molina opta a dos cabezones en la categoría de mejores efectos especiales de esta edición. En total, suma un total de 15 candidaturas desde 1991, cuando también consiguió una doble nominación por su trabajo en Las cartas de Alou (junto a Reyes Abades) y Don Juan, mi querido fantasma (junto a Carlos J. Santos), de las cuales ha ganado dos (por Airbag en 1998 y por 800 balas en 2003. Este último compartido con Rafa Solorzano y con Félix Bergés, con el que compite este año. Junto a él, a cargo de los efectos especiales de La gran familia española, comparte nominación Juan Ventura, mucho más inexperto en estas tierras pero que consigue con esta su segunda nominación consecutiva al Goya de efectos especiales tras hacerlo el año pasado por Grupo 7. La cinta de Sánchez Arévalo, una historia familiar que transcurre en una serie de localizaciones limitadas, no se caracteriza por un cuantioso trabajo de efectos visuales, que destacan sobre todo en algún que otro grafismo insertado sobre la imagen de la casa donde tiene lugar la boda del protagonista. El resto del trabajo resulta invisible para el espectador, y si bien es cierto que este acabado realista es el pretendido por sus creadores, hace que el trabajo sea el menos vistoso de los que encontramos en esta categoría y, por lo tanto, se convierte en el rival más débil.

goyatlon2014efectos2

Juan Ramón Molina y Ferrán Piquer por Las brujas de Zugarramurdi

Segunda candidatura de la noche para Juan Ramón Molina, esta vez compartida con Ferrán Piquer, para el que esta supone su quinta nominación al Goya, cabezón que ya ganó en 2001 por los efectos visuales de Balada triste de trompeta (premio compartido, de nuevo, con Reyes Abades, el rey absoluto de esta categoría). El trabajo realizado por Juan Ramón Molina y Ferrán Piquer, en este caso, es diametralmente opuesto a lo comentado previamente con el de La gran familia española. Los efectos visuales de la cinta de Álex de la Iglesia son necesariamente obvios: la película cuenta con más de 1000 planos de efectos especiales (casi diez veces más que La gran familia española, que se queda en 120 planos). El ritmo desenfrenado que imprime el director vasco está acompañado por una estética igual de alocada, y el trabajo de efectos visuales está impreso durante toda la película: el atraco en la Puerta del Sol, la huida en taxi con tiroteo incluido, conversaciones dentro del coche que fueron rodadas en plató interior, pasando por escenarios invertidos para hace que las brujas caminen por el tejado de la mansión o la famosa Venus, un monstruo de proporciones inmensas construido e integrado digitalmente en la película. Ninguno de los demás trabajos pueden hacer sombra a las necesidades visuales de la película de Álex de la Iglesia, y, por tanto, ningún otro trabajo debería llevarse el cabezón.

goyatlon2014efectos3

Lluís Rivera Jove y Juanma Nogales por Los últimos días

Los de Lluís Rivera Jove y Juanma Nogales son dos de los nombres más inexpertos en terrenos de Premios Goya que podemos encontrar en la terna de este año. Sin embargo, ambos han firmado uno de los mejores trabajos visuales del año, consiguiendo así una de las dos únicas nominaciones de la cinta de los hermanos Pastor en esta edición (también está nominada en la categoría de mejor dirección de producción). Para Jove, esta es su primera candidatura al preciado cabezón, mientras que Nogales ya consiguió una en 2011 por su trabajo en También la lluvia, candidatura compartida con Gustavo Harry Farias y que perdieron contra Ferrán Piquer y Reyes por Balada triste de trompeta. El gran reto de Los últimos días era recrear una Barcelona apocalíptica y totalmente desierta, puesto que en la película los seres humanos han perdido la capacidad de salir de sus casas: grandes incendios, animales corriendo por las calles y edificios destruidos son algunos de los efectos que se tuvieron que integrar en la película. La coordinación que supone este reto creativo entre los equipos de efectos visuales, dirección, arte y fotografía hacen que esta candidatura esté totalmente justificada y que, además, sea digna de hacerle la competencia al titánico trabajo de Las brujas de Zugarramurdi.

goyatlon2014efectos4

Endre Korda y Félix Bergés por Zipi y Zape y el club de la canica

El croma fue uno de los grandes protagonistas del rodaje de Zipi y Zape y el club de la canica, con la finalidad de recrear un mundo de fantasía juvenil que ha conseguido que la cinta de Oskar Santos sea una de las  películas españolas más taquilleras del año. Por las manos del equipo dirigido por Félix bergés y Endre Korda han pasado más de 400 planos, que han servido para la construcción de fondos y escenarios donde corren sus aventuras los traviesos hermanos Zipi y Zape. Para Korda esta es su primera nominación, mientras que Félix Bergés ya sabe lo que es ganar el cabezón en esta categoría. Concretamente lo ha ganado ya la friolera de siete veces, siendo el primero en 1999 por El milagro de P. Tinto y el último hace solamente un año por los efectos visuales de Lo Imposible, la ya histórica película de J. A. Bayona. Escenarios fantásticos, puertas inmensas, trampas imposibles o profundos abismos son algunos de los elementos que Bergés y Korda han integrado en esta película y que les han hecho merecedores de esta nominación. Sin embargo, la solvencia de este trabajo sigue pareciendo estar un paso por detrás de lo logrado por el equipo de Las brujas de Zugarramurdi.

Ganará: Juan Ramón Molina y Ferrán Piquer por Las brujas de Zugarramurdi
Debería ganar: Juan Ramón Molina y Ferrán Piquer por Las brujas de Zugarramurdi