Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

La carrera por el Oscar a la mejor actriz de reparto es la única de las principales que domina con claridad 12 años de esclavitud. El impresionante trabajo de Lupita Nyong’o es el caballo ganador de una carrera en la que Jennifer Lawrence aprieta el paso tras ganar el Globo de Oro, en la que Julia Roberts se reivindica como actriz dramática y en la que June Squibb y Sally Hawkins demuestran lo exquisito del trabajo de un actor.

oscatlon2014actrizrep1

Lupita Nyong’o por 12 años de esclavitud

Con su primer papel en un largometraje, la actriz de origen keniano nacida en México ha ganado en 22 premios de la crítica y de festivales, además del SAG en su categoría, y ha sido nominada para 17 más, y además (aunque parezca poco relevante) se ha prodigado en programas de televisión y alfombras rojas a lo largo y ancho de EEUU, lugares en los que ha destacado por su elegancia, simpatía y buen gusto. Y además lidera con 12 años de esclavitud todas las quinielas con mucha diferencia sobre su rival más inmediata que es Jennifer Lawrence. Parece que Lupita Nyong’o es una estrella natural, no sólo por eso. Como la esclava Patsey, la más productiva de la plantación de algodón de Edwin Epps (Michael Fassbender) y objeto de sus caprichos sexuales, Lupita muestra una rara cualidad, que es la de comunicar con una mirada un rango muy amplio de emociones, desde la pasión, el orgullo o el desafío a la súplica, el miedo y la derrota, con un dominio escalofriante. Aparte del papelazo de Fassbender en la película, Lupita Nyong’o se lleva las mejores escenas, encandila con su belleza y nos pone los pelos como escarpias con su naturalidad y veracidad en los momentos más duros planteados por Steve McQueen. En sus ojos se adivina la película que podría haber sido 12 años de esclavitud porque es ella la que muestra más humanidad, más aristas, más contradicciones y lleva en la cara la situación límite en la que se ponía a los negros en el reino del terror que era la esclavitud. María Pérez

oscatlon2014actrizrep2

Jennifer Lawrence por La gran estafa americana

La tercera nominación al Oscar para Jennifer Lawrence confirma un secreto a voces: es la niña bonita de Hollywood. Con tal solo 23 años, la popular actriz de Kentucky ya sabe lo que es llevarse a casa la preciada estatuilla. Lo consiguió hace un año, como actriz protagonista por El lado bueno de las cosas, cinta dirigida también por David O. Russell, el que parece haberse convertido en su director talismán. En La gran estafa americana, Jennifer Lawrence se mete en la piel de Rosalyn Rosenfeld, la joven y atrevida esposa del timador al que da vida Christian Bale. Lawrence equilibra a la perfección la fuerza y la naturalidad necesarias para sacar adelante a un personaje tan histriónico como el que le ha regalado O. Russell. Además, se adueña de todas y cada una de las escenas en las que participa gracias a la garra que imprime en una mujer tan pasada de rosca como lo es su Rosalyn. Lawrence parece suponer la única esperanza para La gran estafa americana de llevarse a casa uno de los Oscar de interpretación, y aunque por este jugoso papel ya ha ganado el Globo de Oro, todo parece indicar que se quedará en un doloroso segundo puesto. Claro que mérito no le falta, y si no hubiera ganado un Oscar hace un año, estaríamos hablando de posibilidades muy distintas. Rubén Miguélez

oscatlon2014actrizrep3

June Squibb por Nebraska

La maravillosa historia de Nebraska no se sostendría sin June Squibb, tercer vértice de un triángulo compuesto por ella misma, Bruce Dern y Will Forte. La veterana actriz interpreta a una mujer cansada de pelear con un marido alcohólico que empieza a perder la razón. Una mujer, madre de dos hijos, de fuerte y austero carácter que, en el fondo, está dispuesta a defender a los suyos hasta las últimas consecuencias. Squibb se mueve con maestría y soltura entre el drama y la comedia que requieren tanto su personaje como la historia. Su papel es secundario, cierto, pero no por eso deja de ser menos clave para el arranque y el desenlace de Nebraska. A sus 84 años, Squibb debuta como candidata a un Oscar. Nunca antes la Academia la había nominado. Quizá este sea su año. Sin duda, y sin desmerecer a sus rivales, su actuación se lo merece. M.J. Arias

oscatlon2014actrizrep4

Julia Roberts por Agosto

Acostumbrados como estábamos a ver a Julia Roberts haciendo de mujer deliciosamente descarada, se agradece descubrir a una actriz completamente nueva en Bárbara, la hija mayor de Violet -Meryl Streep- que vuelve a casa tras la muerte de su padre en Agosto. Una actriz que está a la altura de sus compañeros de reparto, especialmente en escenas tan memorables como la tensa cena familiar después del funeral. Pero el personaje de Roberts no es sólo bronca y romper platos al grito de “cómete la panga”: esta ex novia de América -por fin- ojerosa e imperfecta tiene muchos momentos de contención que son la clave para que el espectador respire agradecido cuando saca el resentimiento que lleva años acumulando. Porque todos entendemos a Bárbara cuando lucha consigo misma por no acabar siendo como su madre en una familia en la que el cariño se expresa a través de reproches. Sin atisbo de esa mítica sonrisa que, no olvidemos, le ayudó a ganar la estatuilla dorada por Erin Brockovich en 2000 -y que podrá recuperar cuando Jennifer Lawrence o Lupita Nyong’o suban a recoger su premio-, la actriz de 46 años afronta su cuarta nominación al Oscar por un personaje de reparto muy protagonista con la seguridad de que este es su papel más interesante en mucho tiempo. Y la tranquilidad del trabajo bien hecho es el mejor premio. Bernardo Pajares

oscatlon2014actrizrep5

Sally Hawkins por Blue Jasmine

Hace unos años Sally Hawkins se quedó al borde de la nominación al Oscar por la desbordante protagonista de Happy, un cuento sobre la felicidad, con la que llegó a ganar el Globo de Oro en el apartado de comedia. Sin embargo, este año no ha fallado con la Ginger de Blue Jasmine, un personaje que tiene ciertas similitudes con aquel y que, sobre todo, permite a Sally Hawkins demostrar lo finísimo que es capaz de hilar una gran actriz. La británica se mueve cómodamente por las referencias a la Stella de Un tranvía llamado deseo con esa vida en el arroyo y su adictiva relación con un hombretón chulesco y primitivo; pero al poco sabe separarse de ellas y explorar lo que Stella jamás se hubiera planteado: la relación con otro hombre, en las antípodas de su marido y, con ello, el intercambio de roles por el cual se convierte en la parte dominante de la pareja y el rudo Chili/Stanley en el perrillo faldero y lastimoso. Una pena que el Oscar le pille a desmano. Fernando de Luis-Orueta

Ganará: Lupita Nyong’o por 12 años de esclavitud
Debería ganar: June Squibb por Nebraska