Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

La competición por el Oscar al mejor actor de reparto ha pegado un inesperado vuelco en el tramo final de la carrera: si al principio la victoria de Willem Dafoe parecía inevitable, los grandes premios han colocado a Sam Rockwell como claro favorito. Completan el quinteto tres actores excelentes. Christopher Plummer es el único oscarizado -aunque fuera ya en su vejez- y el actor más anciano jamás nominado. En cambio, esperan su oscar Richard Jenkins y Woody Harrelson, y todo apunta a que habrán de esperar todavía más.

Willem Dafoe por The Florida Project

Oscar
3 nominaciones

  • Nominación al mejor actor de reparto por Platoon (1987)
  • Nominación al mejor actor de reparto por La sombra del vampiro (2001)

Otros premios del año

  • National Board of Review: mejor actor de reparto
  • National Society of Film Critics: mejor actor de reparto
  • New York Film Critics: mejor actor de reparto

Otras nominaciones del año

  • Globos de Oro: nominación al mejor actor de reparto
  • Bafta: nominación al mejor actor de reparto
  • SAG: nominación al mejor actor de reparto


En la sorprendente película dirigida y escrita por Sean Baker, Willem Dafoe es Bobby, encargado de un motel aledaño a Disney World, en Orlando (Florida), llamado The Magic Castle. Bobby no es el dueño del establecimiento, sino una especie de alcalde de esta aldea improvisada que se preocupa por sus habitantes, personas acostumbradas a vivir al día y para las que la crisis es un estado permanente, y de convertir su ruinoso mundo en un lugar mejor, preocupándose por que las instalaciones estén lo mejor posible a pesar de la escasez de recursos. Encuentra satisfacción en poner un poco de orden en el caos que le rodea, y cuida y vigila a los mocosos temerarios que están todo el día correteando por ahí, aunque son exasperantes y no le permiten hacer sus tareas de mantenimiento tranquilamente. Bobby es un hombre observador y decente, una presencia sólida y humana que se preocupa honestamente por los inquilinos del peculiar motel a pesar de su fachada ruda y cansada, y se las apaña para mantener el sentido del humor en un trabajo extenuante y sin fin. Y la grandeza de la interpretación de Dafoe, lo que le hace merecedor sin duda de esta nominación y del premio, aparte de la solidez y calidez que aporta al personaje, es su capacidad de adaptación a una película de estas características y a un reparto de aficionados, despojarse de vicios, trucos y manías adquiridos en casi cuatro décadas de profesión, y quedarse en el ser humano que representa, sencillo y poderoso, desapareciendo en la maravillosa historia que Baker nos presenta.
María Pérez

Woody Harrelson por Tres anuncios en las afueras

Oscar
3 nominaciones

  • Nominación al mejor actor protagonista por El escándalo de Larry Flynt (1997)
  • Nominación al mejor actor de reparto por The Messenger (2010)

Otras nominaciones del año

  • Bafta: nominación al mejor actor de reparto
  • SAG: nominación al mejor actor de reparto


Woody Harrelson consiguió hace ya un tiempo librarse de la etiqueta de “el tonto de Cheers” y como se despiste va a cambiarla por la de “el eterno nominado”. Esta es la tercera ocasión de llevarse el Oscar y su candidatura vuelve a no cuajar. Su físico áspero y su personaje público no menos irritante le tienen condenado a interpretar al antagonista. Y así es en esta ocasión, aunque con matices. El habilísimo guión de Martin McDonagh le sirve en bandeja un poli lleno de dobleces y camino a la redención. Y Harrelson le dota de humanidad y lo hace trascender de la caricatura. Pero tiene un par de handicaps difíciles de salvar: por un lado, desaparece de la película a mitad del metraje y, por otro, su compañero de reparto y rival en esta categoría brilla más y más fuerte. Hasta la siguiente nominación, Woody.
Fernando de Luis-Orueta

Richard Jenkins por La forma del agua

Oscar
2 nominaciones

  • Nominación al mejor actor protagonista por The Visitor (2009)

Otros premios del año

Otras nominaciones del año

  • Globos de Oro: nominación al mejor actor de reparto
  • Bafta: nominación al mejor actor de reparto
  • SAG: nominación al mejor actor de reparto


De todos los actores de reparto de La forma del agua varios son los nombres que podrían haber aparecido como nominados en esta categoría: Michael Stuhlbarg como científico con un pasado dudoso quizá se regodea demasiado en acentos y manierismos. Además, de haber sido candidato por alguna cinta este año debería haber sido Call Me by Your Name y su maravilloso monólogo final. Michael Shannon, un habitual de las carreras de premios, encarna al policía malo de la función, y aunque este Oscar premie en muchas ocasiones a actores por hacer de antagonistas (Heath Ledger, Javier Bardem) la suerte de la candidatura ha recaído en esta ocasión sobre Richard Jenkins. Su Giles, un bohemio en toda regla, vecino y confidente de la protagonista, ofrece un contrapunto amable, un personaje chapado a la antigua dentro de una película que ya es de época. Giles es un hombre sencillo y plagado de inseguridades, un idealista que sigue buscando el amor de forma obsesiva a pesar de lo difícil que eran las relaciones homosexuales durante los sesenta. Y que, precisamente, por no ser capaz de disfrutar del amor por sí mismo, decide hacer todo lo que está en su mano para conseguir que su mejor amiga Elisa (Sally Hawkins) sí sea capaz, por muy raro que sea su enamorado. Jenkins nos brinda una interpretación nostálgica y entrañable, pero tiene competidores muy fuertes este año y es difícil que este año se termine haciendo con su primer Oscar.
Samuel Pérez

Christopher Plummer por Todo el dinero del mundo

Oscar
1 oscar, 3 nominaciones

  • Nominación al mejor actor de reparto por La última estación (2010)
  • Oscar al mejor actor de reparto por Beginners (2012)

Otros premios del año

Otras nominaciones del año

  • Globos de Oro: nominación al mejor actor de reparto
  • Bafta: nominación al mejor actor de reparto


Con esta nominación, Christopher Plummer se encuentra por tercera vez entre los candidatos al Oscar al mejor actor de reparto, premio que ya ganó en 2012 por su impecable trabajo en Beginners, de Mike Mills. Gracias a la cinta de Mills, Christopher Plummer se convirtió en el actor con más edad de la historia en ganar un Oscar, con 82 años, superando el récord anterior de Jessica Tandy, que lo ganó en 1990 con 80 años por su papel en Paseando a Miss Daisy. Seis años más tarde, el que ya es uno de los actores secundarios más importantes de la historia del cine, vuelve a batir un récord al convertirse en el actor de mayor edad nominado nunca a un Oscar. Plummer ha sido la última incorporación a la película de Todo el dinero del mundo, que consigue con esta su única nominación, y ha sido así tras la decisión de Ridley Scott de eliminar fulminantemente de la película a Kevin Spacey tras las alegaciones de acoso sexual contra él. Scott decidió reemplazar a Spacey y contrató para ello a Christopher Plummer, quien probablemente habría sido una opción mucho más acertada desde un primer momento. Mientras Spacey era un hombre mucho más joven que el personaje al que tenía que interpretar (el magnate del petróleo J. Paul Getty, quien se ve obligado a decidir si quiere pagar una millonaria cifra a cambio de la liberación de su nieto secuestrado), Plummer encajaba perfectamente con la edad requerida para el papel, por lo que pudo ahorrarse numerosas horas de maquillaje y peluquería y prótesis faciales a través de las que muy pocos actores son capaces de brillar. Plummer ofrece una actuación más que solvente, sobre todo dadas las circunstancias, y consigue brillar sobre el resto del reparto, a pesar de no haber participado durante el rodaje principal de la película. Su victoria sería todo un hito y, probablemente, un caso a estudiar en el futuro, pero no es probable que ocurra.
Alan Dameron

Sam Rockwell por Tres anuncios en las afueras

Oscar
Primera nominación

Otros premios del año

  • Globos de Oro: mejor actor de reparto
  • Critics’ Choice: mejor actor de reparto

Otras nominaciones del año

  • Bafta: nominación al mejor actor de reparto


Sam Rockwell es uno de esos intérpretes al que seguro que tu compañero de trabajo no pondría nombre si aparece en la pantalla en una película después de comer. Quizá tampoco sabría decir dónde le ha visto antes, pero sí pensaría que siempre ha estado ahí. Y tendrá razón: su ficha en IMDb tiene 99 títulos y tuvo su primer papel a los 20 años, pasando miedo en La casa del payaso. Desde entonces, ha estado en las Tortugas ninja, La milla verde, Confesiones de una mente peligrosa o, más recientemente, regentando el parque acuático de la resultona El camino de vuelta. En Tres anuncios en las afueras, este californiano interpreta al agente James Dixon, un policía racista y malhumorado que a muchos se les está haciendo bola, especialmente teniendo en cuenta la corriente de diversidad en la que está sumergido el Hollywood actual. Sin embargo, no parece que nada vaya a parar otra corriente: esa que le señala como favorito para ganar el premio a mejor actor de reparto este año. Porque sí, porque, como a Allison Janney, ya le toca. Porque a nadie le extrañó que ganase el Globo de Oro y a nadie le parecerá raro que ese actor que lleva toda la vida haciendo papeles de reparto, suba a recoger su oscar el 4 de marzo.
Bernardo Pajares

Ganará: Sam Rockwell por Tres anuncios en las afueras
Debería ganar: Willem Dafoe por The Florida Project
Molaría que ganase: Christopher Plummer por Todo el dinero del mundo