20100911int
ÁÁlex de la Iglesia acaba de ser galardonado con el León de Plata a la Mejor Dirección y el premio al Mejor Guión en el Festival Internacional de Cine de Venecia. Se venía rumoreando desde el martes, cuando Balada triste de Trompeta se pasó para la prensa, y sobre todo desde que en el pase general se viese cómo Quentin Tarantino, presidente del jurado de esta edición del Festival, aplaudía a rabiar durante varios minutos al director y al reparto, en un certamen en el que las películas españolas no tienen, por lo general, una acogida demasiado buena. Desde 2004 con la Mención Especial del Jurado a Alejandro Amenábar por Mar adentro (aunque Daniel Sánchez Arévalo recibió dos premios de menor relevancia -el Label Europa Cinemas y el UAAR- en 2006 por Azuloscurocasinegro), ninguna película española había tenido tanta repercusión como la del Director de nuestra Academia, y eso sucedió después de casi cuarenta años, desde que Luis Buñuel presentara Belle de Jour (producción francesa) en 1967 y se llevara el León de Oro.

 



El listado completo de los premios en esta edición es el siguiente:
León de Oro a la Mejor Película: Somewhere, Sofía Coppola (Estados Unidos)
León de Plata a la Mejor Dirección: Álex de la Iglesia, Balada triste de Trompeta (España – Francia)
Copa Volpi a la Mejor actriz: Ariane Labed, Attenberg (Grecia)
Copa Volpi al Mejor Actor: Vincent Gallo, Essential Killings (Polonia – Noruega – Hungría – Irlanda)
Premio Mastroianni al mejor actor joven: Mila Kunis, El cisne negro (Estados Unidos)
Premio Especial del Jurado: Essential Killing, Jerzi Skolimovski (Polonia – Noruega – Hungría – Irlanda)
Premio Especial a toda una carrera: Monte Hellman
Premio De Laurentis: Majority, Seren Yüce (Turquía – Alemania)
Mejor Guión: Álex de la Iglesia, Balada triste de Trompeta (España – Francia)
Mejor Fotografía: Silent Souls, Aleksei Fedorchenko (Rusia)