Jacques Audiard, inesperada Palma de Oro con ‘Dheepan’

Jacques Audiard se ha llevado la Palma de Oro de Cannes por Dheepan en un palmarés muy francés, que ha dejado fuera a una de las películas favoritas, Youth, de Paolo Sorrentino, y que ha tenido en el actor Vincent Lindon al más emocionado de los ganadores.

El jurado presidido por los hermanos Coen desveló hoy un palmarés que incluía casi todos los filmes mejor recibidos este año en Cannes, pero no en las categorías que se esperaban.

Saul fia (Son of Saul) consiguió el Gran Premio del Jurado; The Assassin, del taiwanés Hou Hsiao-Hsien, el de mejor director; The Lobster, del griego Yorgos Lanthimos, el Premio del Jurado; el mexicano Michel Franco el de guion por Chronic y los de interpretación femenina para Rooney Mara (Carol) y Emmanuelle Bercot (Mon roi).

Los hermanos Coen aseguraron, en rueda de prensa, que todos los miembros del jurado -que incluían al director mexicano Guillermo del Toro y la actriz española Rossy de Palma- se quedaron “entusiasmados” por Dheepan, que consideraron una “una película magnífica”.

Junto a la Palma de Oro para la película de Audiard -bastante contestada en la sala de prensa- sobre dos inmigrantes ceilandeses, la gran ganadora de la noche fue Saul fia, una valiente y espectacular ópera prima del húngaro László Nemes. Una historia sobrecogedora sobre los judíos del campo de concentración de Auschwitz que ayudaban a los nazis a limpiar las cámaras de gas.

Si Nemes estaba emocionado, el francés Vincent Lindon fue sin duda uno de los protagonistas de la noche al asegurar con lágrimas en los ojos: “Es la primera vez que me dan un premio en mi vida”, lo que le hizo recibir la mayor ovación de la ceremonia, pese a que el favorito indiscutible para el galardón era Michael Caine.

El de mejor actriz fue ex aequo para la estadounidense Rooney Mara por su maravillosa interpretación en Carol, -que protagoniza junto a la igualmente impecable Cate Blanchett- y para la francesa Emmanuelle Bercot por Mon roi, uno de los filmes más flojos de la competición.

Otro de los filmes que más había gustado en Cannes, la compleja The Lobster, del griego Yorgos Lanthimos, ganó el Premio del Jurado por una historia desoladora sobre la falta de amor, un texto “muy difícil de entender”, como reconoció el director al recibir el galardón.

El jurado reconoció además al colombiano César Augusto Acevedo por La tierra y la sombra, que recibió la Cámara de Oro como mejor ópera prima y que el director dedicó a “todos los campesinos” de su país.

Unos premios que se entregaron en una ceremonia en la que también se homenajeó a la veterana directora francesa Agnès Varda, una de las principales impulsoras y única mujer de la nouvelle vague.