‘Tetro’, de Coppola, decepciona en Cannes

La película, estrenada en la Quincena de realizadores al margen de la Sección Oficial del Festival de Cannes, está recogiendo el rotundo rechazo de toda la prensa especializada. Entre la crítica española, Carlos Boyero, de El País, la tacha de “bastante lamentable” y E. Rodríguez Marchante, del Abc, de “perla negra de su filmografía”. También la crítica americana se ceba con el director. Todd McCarthy, de Variety, dice que el filme se reduce a “escenas abruptas e insatisfactorias”.

E. Rodríguez Marchante, Abc:

Llega un momento de ella en que sin saber ni por qué, es como si se fuera Coppola y llegara un mal sucedáneo de Almodóvar a terminarla. La fuerza y el aire siguen en ese blanco y negro en el que se revela el personaje que interpreta Maribel Verdú y en relación tormentosa, coppoliana, entre el marinerito y su hermano mayor, que es como aquel chico de la moto, pero tumbado en un sofá, y que interpreta ese actor de solo un primer plano llamado Vincent Gallo… (…)

Tetro es ya tambien por esa misma razon una de las varias perlas negras de su curiosísima filmografia. Otro abollón más en la armadura de este viejo guerrero del cine.

Luis Martínez, El mundo:

Poco o nada del Coppola convertido en icono del cine aparece en la cinta. Toda ella es excesiva, furiosamente melodramática y violentamente personal.

Todd McCarthy, Variety:

Aunque es mejor que su anterior Youth without youth, aun así, Tetro es un ejercicio modesto de ambición y atractivo. Rodada gloriosamente en un panorámico en blanco y negro, Tetro probablemente será recordada por presentarnos a la joven promesa Alden Ehrenreich… (…)

Lo que sería material para el escenario, la pantalla grande o la televisión en los años cincuenta, tiene ahora la sensación de relato que ha sido inflado hasta proporciones inmodestas. Al mismo tiempo el estilo de escritor de Coppola carece la resonancia de las grandes escenas y los múltiples significados y dimensiones. Al contrario, a menudo parecen no reducirse resultando abruptas e insatisfactorias… (…)

Gallo no tiene problemas para capturar lso aspectos bohemios y hoscos antisociales propios de esa actitud de un artista de estilo libre, pero no llega a lo más profundo… (…)

Entre otros aciertos, la vívida Maribel Verdú y el imponente Brandauer hacen lo requerido, aunque sin sorpresas. La diva española Carmen Maura navega entre las aguas de una estrella llamada Solo (Alone), que otorga y quita los favores cual caprichos.  

Carlos Boyero, El País:

Y ya han comenzado las decepciones. Petrum, dirigida por el intocable Coppola, es bastante lamentable.