Robin Williams, el legendario actor tristemente fallecido, fue una de las presencias más habituales en loas ceremonias de los Oscar. Además de su emocionante discurso de aceptación de la estatuilla que ganó como actor de reparto por El indomable Will Hungting en 1998 (sobre estas líneas), recuperamos algunos de sus apariciones más inolvidables.

Entrega del Oscar honorífico a Walter Lanz (1979):

Entrega del Oscar honorífico a Chuck Jones en 1996:

Cantando ‘Blame Canada’, de South Park, en 1998:

Entrega del Oscar a la mejor película de animación en 2004:

La Academia de Cine de Hollywood se despedía de él con este emocionante tuit: