La de anoche fue una velada mágica para cuatro grandes nombres del cine. Angela Lansbury, Steve Martin, Piero Tosi y Angelina Jolie recibieron la soñada estatuilla dorada en la quinta ceremonia de los Governors Awards celebrada en el Ray Dolby Ballroom.

La ceremonia, que no ser perdieron rostros conocidos como Tom Hanks, HArrison Ford, Brad Pitt, Steven Spielberg, David o. Russell… por mencionar sólo unos pocos, estuvo plagada de emoción, la que pusieron Angelina Jolie y Angela Lansbury, y risas, las del cómico Steve Martin.

Casi siete décadas después de su primera nominación -68 años para ser exactos-, Angela Lansbury consiguió por fin “el pequeño hombre dorado”, como ella lo definió anoche. Un premio que hace justicia y reconoce la increíble trayectoria de esta secundaria de lujo. (Foto: Jordan Murph / ©A.M.P.A.S.)

lansbury

El de Jolie no fue un Oscar por sus facetas de actriz o directora, sino que la Academia le reconoció con el denominado premio Jean Hersholt por sus labores humanitarias. En su discurso, la protagonista de Inocencia Interrumpida se emocionó recordando esta faceta de su vida. (Foto: Matt Petit / ©A.M.P.A.S.)

angelina

Steve Martin, quien recibió el premio entre bromas del no menos dicharachero cuando quiere Tom Hanks, no pudo evitar sembrar su discurso de agradecimiento de chistes. Para algo es uno de los cómicos más reconocidos de Hollywood. (Foto: Michael Yada / ©A.M.P.A.S.)

stevemartin

Quizá el rostro menos conocido para el gran público sea el del diseñador de vestuario, Piero Tosi, quien a sus 86 años no acudió a recoger el premio en persona. En su lugar lo hizo la actriz Claudia Cardinale. Tosi es responsable del vestuario de clásicos como Muerte en Venecia, El gatopardo y La caída de los dioses. Este es su primer Oscar, aunque había sido nominado en cinco ocasiones. (Foto: Michael Yada / ©A.M.P.A.S.)

cardinale