Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

Pese a que en las últimas entradas de este blog ya me había decantado de manera clara por Boyhood el sorprendente barrido de Birdman en los premios de los sindicatos de productores, actores y, sobre todo, directores han forzado un replanteamientos de mis anteriores apuestas.

He aquí, pues, mi pronóstico final, ordenado de mayor a menor número de premios por película:

El gran hotel Budapest: 5

  • Guión original: Wes Anderson y Hugo Guiness
  • Dirección artística: Adam Stockhausen y Anna Pinnock
  • Banda sonora: Alexandre Desplat
  • Vestuario: Milena Canonero
  • Maquillaje y peluquería: Frances Hannon y Mark Coullier

La película de Wes Anderson tiene un mínimo de tres estatuillas aseguradas (guión original, dirección artística y vestuario), a las que añado las de banda sonora y maquillaje y peluquería en lo que sería el reconocimiento definitivo de la Academia a Wes Anderson como creador de un mundo tan particular como único. En banda sonora, aunque el supuesto favorito sería Jóhann Jóhannsson por La teoría del todo, apuesto por Desplat porque su condición de agraviado perpetuo es de sobras conocida y ya toca solucionarlo, más todavía si es por una producción que parece que tiene el beneplácito de la industria. Por otra parte, nunca he creído en la teoría de que una doble nominación perjudica especialmente al candidato. Aquí, si quieres votar a Desplat, sabes que lo tienes que hacer por El gran hotel Budapest. Además, no se dice pero hay, como mínimo, dos precedentes: Alfred Newman en 1938 (ganó por Alexander’s Ragtime Band y estaba nominado también por Así nace una fantasía) y John Williams en 1977 (ganó por La guerra de las galaxias derrotándose a sí mismo por Encuentros en la tercera fase). Y en cuanto a la categoría de maquillaje, son muchos los casos -y parece tendencia- en los que el galardón no ha ido a parar a producciones de género fantástico, la opción más fácil, (como sería Guardianes de la galaxia) sino más vinculados con la realidad: desde Amadeus a Dallas Buyers Club, pasando por Paseando a Miss Daisy o Les Misérables.

Boyhood: 3

  • Película: Richard Linklater y Cathleen Sutherland
  • Actriz secundaria: Patricia Arquette
  • Montaje: Sandra Adair

Pese al empuje conseguido recientemente por Birdman, confío en que el voto extranjero (o externo a Hollywood) acabe decantando la balanza hacia el lado de Linklater en una carrera que parece estar al 50%. Parece que en Europa están más convencidos que los propios americanos del carácter extraordinario de la cinta, y a los Bafta me remito. Si el pronóstico fuera acertado, el triunfo de Boyhood sería casi idéntico al del año pasado de 12 años de esclavitud: solamente cambiaría guión por montaje, que, a efectos cualitativos, sería similar.

Birdman: 3

  • Director: Alejandro G. Iñárritu
  • Actor: Michael Keaton
  • Fotografía: Emmanuel Lubezki

Si bien los triunfos de Birdman en el sindicato de productores y en el de actores los considero más bien anecdóticos, el conseguido en el de directores me parece revelador. Pocas veces no han coincidido con los Oscar y en la mayoría de las excepciones había peculiaridades que justificaban los desencuentros -casos de Apolo 13 o Argo, por ejemplo. En cuanto a fotografía, Lubezki es el favorito indiscutible. Y en lo que se refiere al mejor actor, todavía me cuesta imaginar que la Academia prefiera premiar a un británico casi recién llegado que a un veterano resucitado, más todavía si es cierto el abrazo generalizado a la cinta de Iñárritu. Además, en la historia de los SAG -veinte años sin contar la última ceremonia-solo ha habido cuatro ocasiones en las que haya habido una correspondencia total entre los cuatro ganadores individuales y los Oscar -hubo una quinta, pero ‘con trampa’, ya que Kim Basinger y Gloria Stuart recibieron exaequo el premio del sindicato y solamente la primera se llevó el Oscar. Así que, si estamos de acuerdo en que Simmons, Arquette y Moore son indiscutibles, al que le ‘tocaría’ fallar es a Redmayne…

 

Whiplash: 3

  • Actor secundario: J. K. Simmons
  • Guión adaptado: Damien Chazelle
  • Mezcla de sonido: Craig Mann, Ben Wilkins y Thomas Curley

Lo de Simmons es indiscutible, ya se ha dicho. En cuanto a guión adaptado, la decisión de la Academia de incluirla en esta categoría probablemente le va a reportar el Oscar que no hubiera obtenido en la que le correspondía, guión original. Las cinco candidaturas de esta cinta, triunfadora de Sundance, ya indican la excelente acogida que ha tenido en Hollywood y creo que el premio al guión va a ser una manera directa de reconocérselo a su autor. En cuanto al tercer galardón pronosticado, el triunfo pasado de películas musicales (o de tema musical) como Ray o Dreamgirls en las categorías de sonido tiene que servirnos de aviso, sobre todo cuando Whiplash tiene un concierto final largo y apabullante.

El francotirador: 1

  • Montaje de sonido: Alan Robert Murray y Bub Asman

Es una de las favoritas y se puede ver beneficiada por el respeto de la industria a Eastwood.

 

Interstellar: 1

  • Efectos especiales: Paul J. Franklin, Andrew Lockley, Ian Hunter y Scott R. Fisher

Es la película espectacular del año.

 

Selma: 1

  • Canción: Glory, Lonnie Lynn (Common) y John Legend.

Es la favorita (merecidamente). Además, se puede ver beneficiada por las críiticas recibidas por la Academia por no haber nominado Selma en más categorías. En este sentido, la única amenaza que veo factible es la de La Lego película, y que los académicos quieran compensar su sonada exclusión en la carrera de película de animación.

 

Siempre Alice: 1

  • Actriz: Julianne Moore

Creo que no hace falta hacer comentario alguno, ¿no?

Otras categorías:

Película extranjera: Ida, de Pawel Pawlikowski. Pese a mis reticencias iniciales, está claro que es la favorita.
Película de animación: Cómo entrenar a tu dragón 2, de Dean DeBlois. Ya la primera parte gozó de un prestigio no recompensado. Con La Lego película fuera de concurso, es la ocasión perfecta para reconocer al díptico.
Documental: Finding Vivian Maier, de John Maloof y Charlie Siskel. Sí, el favorito es el documental sobre Edward Snowden, pero no me fío de favoritos en esta categoría cuando se trata de films políticos. Finding Vivian Maier, en cambio, se parece a Searching for Sugarman: el descubrimiento del talento oculto de una niñera, conocida, tras su fallecimiento, como una gran fotógrafa.
Cortometraje documental: Joanna, de Aneta Kopacz. Se palpa la gran carga emotiva en el argumento de este corto polaco en el que una enferma terminal deja en un blog una lección de vida para su hijo.
Cortometraje de ficción: The phone Call, de Matt Kirby. Una larga conversación telefónica como mecanismo narrativo, un conflicto poderoso -el intento de suicidio de uno de los interlocutores- y dos actores reconocidos -Sally Hawkins y Jim Broadbent- son las cartas de presentación de este corto británico.
Cortometraje de animación: The bigger picture, de Daisy Jacobs. Aunque la tradición dice que Disney gana (Feast), me decanto por el corto más impactante visualmente.