Desde el pasado 12 de Febrero está a la venta Rush el último trabajo de Ron Howard en la dirección encabezado por Liam Hermsworth y Daniel Brühl dando vida a los míticos pilotos de fórmula 1 James Hunt y Niki Lauda. Brillante en su puesta en escena, el formato de alta definición resalta las cualidades técnicas de la película en esta estupenda edición.

La película se presenta en su formato original 2.40:1 con sonido en calidad DTS-HD en su versión original en inglés y doblada al castellano. Además, incluye pista de subtítulos en los dos idiomas y viene trufada de pequeñas piezas de vídeo que ayudan a entender cinematográfica y extracinematográficamente el gran proceso de elaboración de la última película de Ron Howard.

RushBDFicEn primer lugar encontramos once escenas eliminadas de la película, breves segmentos que no dejan falta de sentido a la cinta y que aceleran su ritmo en beneficio de la historia. Una pieza fundamental de la edición de no ser porque lo mejor aún está por llegar.

Las grandes joyas de la corona de esta edición son dos segmentos bien diferenciados que muestran, el primero, el cómo se hizo la película: Carrera hacia la bandera a cuadros: Cómo se hizo Rush es un segmento de piezas en video de un duración total de 32 minutos. El menú se divide en seis segmentos que pueden verse de seguido o uno a uno. El primero es Peter Morgan y el guión de Rush, en el que el director Ron Howard comienza narrando los primeros pasos del encuentro con el guionista que derivó en este proyecto. Morgan cuenta las ventajas e inconvenientes de adaptar un suceso como este al cine, ya que, en su origen, el enfrentamiento Hunt-Lauda fue tan impactante que había detalles de los que prescindieron porque daban a la película la sensación de exagerar. Brian Grazer, el productor de la película también tiene, en este segmento, palabras para Morgan, con el que ya trabajó, también con Howard, en Frost/Nixon. Este segmento de video tiene un desfase en los subtítulos que, para los que tengan buen oído en inglés, puede resultar un tanto perturbador.

La pieza Buscando a James y a Niki, trata, como parece, sobre el proceso de búsqueda de los actores que encarnaran a dos perosnajes tan carismáticos y complejos, con una dificultad añadida, que Niki Lauda sigue vivo, y por lo tanto la referencia, en este caso para Daniel Brühl, está presente constantemente, tanto, que según comentan en el vídeo, Brül tenía el teléfono de Lauda en marcación rápida de su dispositivo móvil para poder consultarle cosas directamente durante el rodaje.

En La luz de la velocidad. ¿Como se filma la F1? conocemos de mano del director de fotografía las decisiones artísticas de planificación e imagen, así como las formas de iluminación y grabación para un proyecto como este. La parte final de la pieza nos muestra la complejidad del trabajo de filmación de las carreras de Fórmula 1, un engranaje de 30 cámaras funcionando a la vez que toman todos los ángulos posibles a la vez mientras dos coches de carreras corren por la pista. Una titánico trabajo que es un privilegio poder presenciar.

Por todo el mundo sin cambiar de lugar hace referencia a la filmación de las carreras que, mientras en la trama de la película transcurren alrededor del mundo en los diferentes circuitos de Fórmula 1 de Alemania, Brasil, Japon, Estados Unidos,Italia, España o Bélgica, en el rodaje se filmaron todas ellas en el aeropuerto en desuso de Blackbushe, situado a una hora de Londres, en el que se construyeron decorados de pista, tribuna y pit lane modulares para simular los diferentes grandes premios.

Moda y estilo de los 70 se adentra en el proceso de recreación de la época en que transcurre la película, los años 70, que según Ron Howards son un personaje más. Esta época tan vinculada a la moda, al glamour y que era constantemente fotografiada debido al reciente invento de la cámara fotográfica personal está recreada con el máximo rigor debido a la ingente cantidad de referencias de las que disponía el equipo. Especialmente curiosa por revelar diferentes aspectos diferenciadores de la época no necesariamente evidentes para el espectador común.

Por último, el último segmento del making of corresponde a Ron Howard: el enfoque del director, una pieza que refleja las decisiones artísticas de producción del director intercalados con escenas del rodaje en las que Ron Howard es el protagonista. Limitaciones, presupuestos y formas de sacar adelante una película con presupuesto limitado se dejan entrever en las declaraciones del equipo implicado en el proyecto, que tienen profusas palabras de admiración hacia el director. Una especie de hagiografía en la que Howard destila amor al cine, a la profesión y una necesidad natural de perfeccionismo para con su trabajo.

En segundo lugar, dentro de los contenidos adicionales de esta edición está La verdadera historia de Rush, otro segmento dividido en tres piezas que pueden visionarse una a una o seguidas en continuidad con una duración total de 19 minutos que muestran la verdadera fórmula 1 en los 70 que la película recrea. El menú se divide en tres capítulos: el primero es Estos son James Hunt y Niki Lauda, un repaso a la vida personal de estas dos figuras de la fórmula 1 y las imágenes que querían y necesitaban referenciar en Rush. Hunt el playboy exitoso que encarnaba a la perfección el liberalismo, el glamour y el éxito en diferentes ámbitos a la vez reinante en los 70 y Lauda, el exigente técnico que colaboró estrechamente con los equipos de mecánicos e ingenieros para reinventar la tecnología de la fórmula 1. Dos grandes pilotos al acecho del éxito cada uno por sus motivos y que finalmente sentaron bases y costumbres, cada uno en su campo, que hoy en día son comunes a todos los integrantes de la industria.

A continuación encontramos F1 toma 1: “Carreras de coches y de F1”, que expone el problema de los diseñadores de producción y diseñadores artísticos de tener que recrear los años 70… también en los coches de carreras que tanto han evolucionado desde entonces hasta la actualidad. El laborioso proceso pasaba por ponerse en contacto con coleccionistas privados que accedieron a colaborar con el equipo y documentarse extensamente para conseguir la máxima fidelidad. En realidad es una excusa muy válida para poder hablar someramente de la evolución de la tecnología y la técnica en el mundo de la fórmula 1.

Por último, la pieza El circo del Rock n’ Roll aborda la realidad de la parafernalia y el espectáculo que se generaba alrededor de un Gran Premio de Formula 1 en cada lugar en el que se celebraba. Pilotos con vidas públicas de primera fila y socialmente relevantes enfrentados a la realidad de la competición: una tecnología y una técnica aún por depurar que dejaban alguna víctima por el camino. Como en el mismo vídeo parafrasean: “Los 70 es la época en la que el sexo era seguro y conducir, un peligro”, una época de vida al límite que remarca los hitos sociales que comenzaban a forjarse y que equiparaban a los pilotos con estrellas de rock que copaban la información deportiva y social de la época.