Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

Imaginad que estamos en una máquina del tiempo que nos lleva de cabeza al Hollywood de 1990. Entre los ‘Ghost’, las ‘Pretty Woman’ o los ‘Bailando con lobos’ de entonces, John Hughes escribe un guión llamado ‘Solo en Casa’ que también pretende producir. Pese a su reputación, el padre del cine teen de los 80 se las ve y se las desea para que su escrito sobre un niño que pasa solo las vacaciones porque su familia se olvida de él, basado en una anécdota que vivió en primera persona cuando se dejó a su retoño en un aeropuerto durante horas, sea comprado por algún estudio para ser rodado. No sabe que, apenas año y pico después, cuando la película lleve varias semanas en cartel, estudios como Warner se tirarán de los pelos al ver cómo esa pequeña historia se convierte en la comedia más taquillera de todos los tiempos gracias a una Fox que supo ver más allá de su simple estructura.

home-alone

Estamos a finales de 2015, en plena Navidad, y aquel ‘Solo en Casa’ sigue siendo una película querida y reivindicada incluso por los más cínicos. Si de verdad tuviésemos una máquina del tiempo estas serían las lecciones que daríamos, desde LosExtras, a aquellos ejecutivos de cejas altas que no quisieron producir el escrupuloso (todas y cada una de las trampas que Kevin monta para los ladrones que osan querer robar en su casa estaban detalladas hasta el más mínimo detalle) guión del ya fallecido Hugues:

1.-La perdurabilidad de una historia es mayor si se desarrolla en Navidad:

Fue el director, Chris Columbus, el que aconsejó a Hughes que cambiase la época en la que se desarrollaba su historia (el verano) y quiso darle a la cinta un aire navideño. Gracias a él la película acabó teniendo, aparte de golpes cómicos y homenajes al slapstick, alma y ese  sentimiento que hizo y hace derretirse a los adultos tanto como a los niños. Gracias a él los fanáticos de la Navidad también recibimos un legado grandioso: el de la mejor banda sonora navideña de la historia del cine, obra de un inspiradísimo John Williams, que recibió dos nominaciones al Oscar por su sinfónica creación.

2.-El cine con niño sigue siendo un filón en la era moderna:

Desde los tiempos de Shirley Temple no se recordaba un fenómeno igual. En plenos años 90, cuando los Joselitos y las Marisoles de turno ya olían a rancio, el protagonista de ‘Solo en Casa’ se convirtió en una de las mayores estrellas infantiles de todos los tiempos. Después vendrían ‘Mi Chica’, varios truños como la oscura ‘El Buen Hijo’ o su comentada amistad con el difunto Michael Jackson. Y es que incluso periodistas con tanta autoridad como Rogert Ebert, que odiaron cada minuto de ‘Solo en Casa’, coincidieron en que la estrella de Mac, pese a la insoportable cantidad de grititos a lo largo del metraje, era muy grande y que él llevaba solito (y muy bien) el peso de la película a sus espaldas.

maxresdefault

3.-El cine infantil no necesita de grandes presupuestos:

Aunque Hollywood olvidó pronto la lección (exactamnte desde que ‘Harry Potter’ llegó a nuestras salas y nuestras vidas en 2001), ‘Solo en Casa’, rodada en Chicago y sin grandes efectos especiales más allá de unos sufridos dobles de las escenas en las que los dos ladrones (Joe Pesci y Daniel Stern) reciben mil golpes, era una película cuyo presupuesto ni siquiera llegó a los 20 millones de dólares. Heredera de un cine, el de los 80, que nos dejó títulos como ‘Los Goonies’ o ‘Aventuras en la gran ciudad’, fue también la directa o indirecta responsable de que después llegasen el perro ‘Beethoven’, el fantasma ‘Casper’ o la sabia ‘Matilda’. Lástima que desde el niño mago de J. K Rowling  el cine infantil perdiese ingenuidad y ahora cuente con parafernalias presupuestarias de saga de lujo y personajes sin alma.

Home_Alone_House

4.-Deja que Hollywood ruede en tu propia casa:

‘Solo en Casa’ se rodó en una mansión de Winnetka , Illinois. La casa en la que Kevin McCallister hace sus trastadas se convirtió desde entonces en una zona de peregrinaje para muchos fans pese a estar situada en un barrio bastante alejado de la ciudad. Los propietarios de este hogar de 395 metros cuadrados y 14 dormitorios le sacaron partido a la popularidad de su domicilio: gracias a la película pudieron venderlo por 1’2 millones de dólares en 2012.

home-alone-redemption

5.-No importa lo que diga la crítica si el público te ama:

Pregunta a cualquier persona que fuese niño a principios de los 90 por sus películas favoritas y te citará los clásicos del ‘renacimiento Disney’ (de ‘La Sirenita’ a ‘El Rey León’) y ‘Solo en Casa’. Nada importa que los críticos hiciesen hincapié en que la violencia de la parte final, más que un homenaje al slapstick y al cartoon Warner de coyotes y correcaminos, fuese excesiva para una cinta infantil. Hubo periodistas que calificaron la cinta como “plúmbea” y “adocenada” pero eso no impidió que ‘Solo en Casa’ recaudase casi 300 millones de dólares sólo en Estados Unidos y estuviese doce semanas seguidas en el número 1 por encima de otras películas igualmente populares. Tampoco ha impedido que, un cuarto de siglo más tarde, aún estemos hablando de Kevin, del grito de Catherine O’Hara en el avión cuando se percata de que han dejado olvidado a su hijo o de que nos sigamos emocionando con ese saludo final hacia el anciano que se reencuentra con su hijo y su nieta. Definitivamente, ‘Solo en casa’ ya está por encima del bien, del mal… y de los críticos más sesudos.