Rumbo al pase de prensa de una de las películas que más está dando de qué hablar este año, Precious. Samuel la vio en San Sebastián y salió horrorizado. En cambio, mi amigo Tod, neoyorquino (es decir, lugareño), está muy impresionado con ella. Voy con ganas de que me guste dado que vamos a ver al menos un Oscar en sus filas.

Y sí, voy a intentar actualizar este blog con más frecuencia, como una especie de diario cinéfilo. Nunca he conseguido llevar un diario de ningún tipo porque soy bastante poco disciplinado. A ver si lo consigo iPhone en ristre, que desplazarse por Madrid deja muchas horas muertas mirando al tendido.