Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

Despejado de la ecuación el nombre de Cary Fukunaga, premiado el año pasado por True Detective, los directores de dos episodios de Juego de Tronos, uno de ellos con un Emmy en su haber, tendrán que vérselas con el ganador de 2010 Tim Van Patten y con un director de prestigio en la industria del cine como Steven Soderbergh. La incógnita es si la vieja conocida Lesli Linka Glatte, productora ejecutiva de Homeland, podría llegar a dar la sorpresa la noche de los Emmys.

Tim Van Patten por ‘Eldorado’ de Boardwalk Empire

BoardwalkEmpire No podría quedarse fuera el magnífico capítulo final de Boardwalk Empire, que por lo demás se despidió sin hacer mucho ruido en octubre del año pasado. Después de haber sido completamente ignorada en los últimos Globos de Oro, los Emmy sí han querido darle una nominación en la categoría de sonido además de esta mención a Tim Van Patten, que acumula múltiples podios desde su trabajo como guionista y director en la aclamada Los Soprano. No se le puede poner ninguna pega a ‘Eldorado’, una de las despedidas más dignas, sin grandilocuencia ni puertas a medio abrir de ningún tipo, vistas en la ficción televisiva. Sin embargo, Van Patten tuvo su premio en 2013 y repetirá, seguro, pero será con algún producto todavía por venir.

David Nutter por ‘Mother’s Mercy’ de Juego de Tronos

GameThrones Hacía cuatro años que no se daba un duelo fraticida en la categoría de dirección de serie dramática. En 2011 era una recién estrenada Boardwalk Empire la que ostentaba dos candidaturas, y en esta ocasión es la ficción de HBO Juego de Tronos, sin duda la serie más popular del momento, la que compite contra sí misma. Mother’s Mercy no es un episodio cualquiera. Es el fin de Stannis Baratheon, el reencuentro de Daenerys Targaryen con el pueblo Dothraki y la traición de la Guardia de la Noche a Jon Snow. Pero la cosa no queda ahí. La escena más larga, la que permanece en la memoria, es en realidad dos escenas en una y logra mantener la atención del espectador durante los 12 minutos que dura la confesión de Cersei al Gorrión Supremo y, desnuda e indefensa, su larga caminata de la humillación hasta la Fortaleza Roja. El regalo de dirigir un capítulo con tanta concentración de hitos se lo llevó David Nutter, curtido tras las cámaras en Expediente X y ganador de un Emmy en 2011 por Hermanos de sangre, que suma con esta su quinta nominación. Nutter ha intervenido en la dirección de Juego de Tronos desde la segunda temporada, y ya en la tercera, como en esta, le fue asignada la tarea de dirigir los dos episodios finales. El duelo de 2011 que mencionábamos más arriba se saldó con la victoria de Martin Scorsese sobre Jeremy Podeswa (sí, el mismo) por el piloto de Boardwalk Empire. El de 2015, con la dificultad que implica darle una cierta unidad a nivel técnico y artístico a un desenlace como el de Juego de Tronos, será, si se cumplen los pronósticos, para David Nutter.

Jeremy Podeswa por ‘Unbowed, Unbent, Unbroken’ de Juego de Tronos

GOT_Unbowed Ver el currículum de Jeremy Podeswa, el director del sexto episodio de la quinta temporada de Juego de Tronos, y encontrarse con un listado de las series recientes de más éxito es todo uno: True Detective, The Walking Dead, American Horror Story, Homeland, True Blood… ¡hasta The Newsroom! A pesar de lo llamativo de su bagaje, por el momento este canadiense acumula sólo tres nominaciones: la primera por la miniserie The Pacific -curiosamente, compartida con David Nutter-, la segunda, que ya conocemos, por Boardwalk Empire y la tercera es esta que nos ocupa. ‘Unbowed, Unbent, Unbroken’ es la candidata sorpresa de la categoría. Muchos seguidores de la serie apostaban por ‘Hardhome’, un episodio mucho más frenético que termina con el encuentro de Jon Snow y Tormund con los Caminantes Blancos. ¿Que por qué ‘Unbowed, Unbent, Unbroken? Porque en él se nos presenta el lúgubre Salón de las Caras de la Casa de Blanco y Negro, ese nuevo hogar -mágico, de otro mundo- que convertirá a Arya en alguien que no es ella. Otra de las claves está en la trama que se aleja de las novelas de George R.R. Martin. Podeswa puso especial cuidado al dirigir la escena de la boda de Sansa y Ramsay, así como la dolorosa violación final con Theon, o lo que queda de él, como espectador obligado. Con la que se montó en Twitter tras su emisión, no queremos ni pensar lo que pasaría si ganase el Emmy el día 20.

Lesli Linka Blatter por ‘From A to B and Back Again’ de Homeland

Homeland Esta es la tercera nominación al Emmy para Lesli Linka Glatter, la única mujer de este quinteto. Ella ha firmado algunos de los capítulos más memorables de Mad Men. De hecho, fue uno de ellos (‘Guy Walks Into an Advertising Agency’) el que consiguió que los académicos se fijasen por primera vez en su trabajo. Lo de Homeland es otra historia. Sin ser el que escribe un defensor de los avatares a veces con tintes folletinescos de Carrie Mathison, hay que reconocerle el mérito de haber sabido reinventarse sin Brody para su cuarta temporada, esta vez de misión en Pakistán (aunque en realidad el equipo rodase en Sudáfrica). Glatter, que además de directora es productora ejecutiva de la serie de Showtime, se enfrenta en ‘From A to B and Back Again’ al reto de contar el abrupto final de ese romance ficticio entre Carrie y Ayaan, el que abrirá el acceso al verdadero objetivo de la CIA, y lo hace sin cargar las tintas en ese sobrecogedor momento en el que estás pensando ahora mismo. En una competición por el mayor grado de tensión, seguramente el noveno episodio, ’13 Hours in Islamabad’, se llevaría la palma. Aquí el golpe de efecto lo da la contención, lo sutil de las interpretaciones de Claire Danes y Rupert Friend, sin olvidarnos del joven y talentoso Suraj Sharma (La vida de Pi), esencial para que ese golpe final tenga la fuerza necesaria. Puede que, en su conjunto, no sea el mejor de los capítulos nominados, pero sería una victoria más que justa.

Steven Soderbergh por ‘Method and Madness’ de The Knick

TheKnick El oscarizado Steven Soderbergh es el verdadero rival a batir para David Nutter. Esta es la segunda vez que los Emmy le nominan como director, aunque en total ha sido candidato hasta en 5 ocasiones anteriores y en 2013 se llevó dos estatuillas a casa, ambas por la aclamada Behind the Candelabra. The Knick, la serie que se adentra en un hospital del Nueva York de principios del siglo XX, se puede describir como una proeza no apta para públicos sensibles. Desde la iluminación hasta la fotografía, la planificación y, más importante, el pulso -marcado por la anacrónica música electrónica- con el que el espectador es obligado a presenciar las prácticas del doctor Thackery. La mala noticia es que es su única oportunidad de rascar premio porque ni siquiera Clive Owen ha conseguido entrar como actor protagonista, así que no sabemos hasta qué punto pesará el nombre de Soderbergh a la hora de votar a una serie que claramente no les ha gustado.

Ganará: David Nutter por ‘Mother’s Mercy’ de Juego de Tronos
Debería ganar: David Nutter por ‘Mother’s Mercy’ de Juego de Tronos