Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

Este año la carrera por los Emmy a los mejores actores protagonistas está, por fortuna, bastante disputada. Aunque en comedia son tres los intérpretes que más suenan, en drama realmente podría pasar cualquier cosa, al igual que en miniserie o telefilm. Y, salvo dos o tres, son todas actuaciones excelentes.

Mejor actor principal en una serie – comedia

2009actorescomedia

Alec Baldwin
30 Rock
Steve Carell
The office
Jemaine Clement
Flight of the conchords
Jim Parsons
The big bang theory
Tony Shalhoub
Monk
Charlie Sheen
Dos hombres y medio

Alec Baldwin, por 30 Rock – El ex de Kim Basinger, nominado al Oscar en el 2003 por The Cooler, está viviendo una segunda edad dorada gracias a su genial Jack Donaghy en la serie del momento, 30 Rock, que ya le ha reportado 2 Globos de oro y un Emmy. Esta es su octava candidatura en estos premios y bien merecería llevarse el galardón por una delirante tercera temporada que no ha perdido ni un ápice de mordacidad y delirio. Es el primero en muchas quinielas, pero a nosotros nos gustaría que dejase sitio a la nueva hornada de actores.

Steve Carell, por The office – Desde su estreno en el 2005 la genial adaptación de la serie británica The office ha llenado de halagos a Carell por el papel del incompetente jefe Michael Scott. En el 2006 ganó el Globo de oro y ha estado nominado desde entonces. Ésta es su cuarta candidatura al Emmy y aunque muchos desean que su genial labor sea recompensada ya (merecidamente), por desgracia nosotros creemos que se le pasó el momento. Al igual que la serie, que decae poco a poco cada año, se tendrá que conformar con su condición de eterno finalista.

Jemaine Clement, por Flight of the conchords – Una de las grandes sorpresas del año es la inclusión de Clement en esta categoría. La ampliación a seis en el número de candidatos ha propiciado que su semi autobiográfico papel en la marciana Flight of the conchords le haya conseguido su primera nominación al Emmy como actor (el año pasado fue candidato como guionista y músico). Esto ya en sí es reconocimiento suficiente para Clement, por lo que creemos que no ganará, pero habrá que seguirle la pista de cerca los próximos años.

Jim Parsons, por The big bang theory – El joven actor de 36 años, visto en películas como Garden state o Escuela de pringaos, empezó tarde en el mundo del cine y la televisión, pero en pocos años ya ha logrado ser seleccionado por la Academia de Críticos de Televisión como el mejor actor cómico del año. Su histriónico papel del friki, insoportable, pero entrañable Sheldon Cooper ha sido la auténtica revelación en la televisión de los últimos meses. Un papel para lucirse que él realmente borda. Si la Academia se decide a premiar los nuevos talentos no va a haber quien le quite el Emmy este año.

Tony Shalhoub, por Monk – Y de los nuevos talentos a la vieja escuela. Shalhoub ya ha ganado un Globo de oro y 3 Emmys por su detective con trastornos compulsivos Adrian Monk. Esta es su séptima nominación consecutiva en estos galardones, confirmando así lo repetitiva y rancia que puede ser la Academia muchas veces. Su labor es correcta, notable muchas veces, pero opinamos que ya debería dejar paso a la sangre nueva. Creemos que no tiene posibilidades y esperamos de veras no equivocarnos.

Charlie Sheen, por Dos hombres y medio – Ganador de un Globo de oro por Spin City cuando sustituyó a Michael J. Fox en el 2002, tiene en su haber dos nominaciones más y cuatro consecutivas al Emmy por interpretar al mujeriego y hedonista Charlie Harper en la mediocre Dos hombres y medio. Muchos no entendemos su inclusión entre los candidatos, pero el éxito de la serie puede ser determinante para que los académicos se fijen en él por un rol que debe asemejarse bastante a su vida real. Esperemos que se vaya a casa de vacío.

Quien ganará: Alec Baldwin, por 30 Rock
Quien debería ganar: Jim Parsons, por The big bang theory

Mejor actor principal en una serie – drama

2009actoresdrama

Simon Baker
El mentalista
Gabriel Byrne
En terapia
Bryan Cranston
Breaking bad
Michael C. Hall
Dexter
Jon Hamm
Mad Men
Hugh Laurie
House

Simon Baker, por El mentalista – Curtido en el cine con participaciones en títulos como L.A. Confidential, The Ring 2 o El diablo se viste de Prada, fue nominado al Globo de Oro por su labor en la serie El guardían en el 2002. Esta es su primera nominación al Emmy por encarnar al investigador privado Patrick Jane en el show revelación de este año en la CBS, El mentalista. A pesar del éxito de la serie, los pesos pesados con los que se enfrenta anulan casi todas sus posibilidades, aunque con los Emmy puede pasar de todo.

Gabriel Byrne, por En terapia – Uno de los mejores actores de su generación (Sospechosos habituales, Muerte entre las flores) que, injustamente, siempre ha sido ninguneado en las carreras de premios. Hasta que llegó En terapia, la adaptación de la HBO de la serie israelí centrada en las sesiones terapéuticas que realiza Paul, su personaje. Ganador del Globo de oro este año por este rol, consigue su segunda candidatura consecutiva al Emmy este año. La serie es compleja, de formato difícil (diaria, no semanal), muy basada en las interpretaciones pero algo fría. Quizá ése es el único hándicap para que aspire a ganar el domingo.

Bryan Cranston, por Breaking bad – El ganador del año pasado por su profesor de química Walter White repite nominación por la segunda temporada de Breaking bad. Ya fue nominado en el 2003 al Globo de oro como actor secundario por la genial Malcolm y en los Emmy esta es su quinta candidatura. Su interpretación es todo un tour de force que incluye una transformación física inquietante y espectacular y una actuación de un gran arrojo. Con lo dados que son los académicos a repetir premios no sería nada extraño que volviera a ganar este año. Y lo merecería.

Michael C. Hall, por Dexter – Lanzado a la fama por hacer de David Fisher en el clásico de la HBO A dos metros bajo tierra, que ya le valió una nominación al Emmy en el 2002, Hall ha vuelto a dar en el clavo al interpretar al psicópata forense Dexter Morgan en la serie de Showtime, consiguiendo 3 nominaciones al Globo de oro y dos al Emmy. El papel que aúna vulnerabilidad, maldad y tortura interior es todo un regalo para este excelente actor y siempre es una delicia verle interpretándolo. Aunque es cierto que el elemento novedoso se ha ido perdiendo temporada tras temporada, restándole posibilidades de salir victorioso.

Jon Hamm, por Mad Men – Tras perder en la categoría de mejor intérprete invitado en comedia frente a Justin Timberlake, la única opción que le queda a Hamm es su ejecutivo de publicidad Don Draper en la excelente Mad Men. A pesar de su absoluto protagonismo, ha ido perdiendo algo de relevancia en los medios a favor de las fabulosas intérpretes femeninas, Elisabeth Moss y January Jones. Si además añadimos que se enfrenta a auténticos actorazos de la televisión reciente, creemos que por desgracia volverá a irse sin premio.

Hugh Laurie, por House – Y finalmente uno de los más veteranos, Laurie consigue su cuarta nominación al Emmy este año tras no ganar en ninguna ocasión (aunque sí tiene dos Globos de oro) por su doctor borde, adicto y brillante Gregory House. A pesar de que la serie abusa de estructuras repetitivas en sus episodios, hay que concederle a este gran actor que clava cada una de sus actuaciones, sobre todo en el penúltimo capítulo de esta quinta temporada. Mucha gente cree que ya va siendo hora de que sea recompensado y es el único que podría ganar a Cranston.

Quien ganará: Bryan Cranston, por Breaking bad
Quien debería ganar: Bryan Cranston, por Breaking bad

Mejor actor principal en miniserie o telefilm

2009actorestv

Kenneth Branagh
Wallander
Kevin Bacon
Taking chance
Brendan Gleeson
Into the storm
Kevin Kline
Cyrano de Bergerac
Ian McKellen
King Lear
Kiefer Sutherland
24: Redemption

Kenneth Branagh, por Wallander – El actor británico nominado al Oscar en 4 ocasiones ya ganó un Emmy en el 2001 por su participación en el telefilm La solución final sobre el holocausto. Esta es su cuarta nominación en estos premios, esta vez por dar vida a Kurt Wallander en inspector de policía sueco en la miniserie ganadora del BAFTA. La repercusión de este producto ha sido escasa fuera del Reino unido por lo que sus posibilidades son reducidas.

Kevin Bacon, por Taking chance – Con 30 años de carrera como actor y tras participar en títulos de la relevancia de Mystic river, Apolo 13 o JFK y, sorprendentemente, con tan solo una nominación en los Globos de oro a mejor secundario por Río salvaje en todo su curriculum, Bacon consigue su primera nominación a los Emmy por interpretar al teniente Mike Strobl en su desgarrador periplo acompañando el cuerpo de un marine de 19 años muerto en la guerra de Irak. Su actuación es contenida y de la que gusta a los académicos, aunque el telefilm puede ser demasiado duro para el gusto de algunos. No es el primero de la lista pero puede dar la sorpresa.

Brendan Gleeson, por Into the storm – El claro favorito en la categoría por interpretar a Winston Churchill en el segundo biopic sobre el político británico tras The gathering storm, que ya le reportó a Albert Finney un Emmy en esta misma categoría. Gleeson, que fue nominado el año pasado al Globo de oro por Escondidos en Brujas, recibe en esta ocasión su primera candidatura a los Emmy. Si bien su Churchill no cala tan hondo como el de Finney, se trata a todas luces de un acercamiento excelente a la hora de describir la etapa más oscura del personaje durante la segunda guerra mundial. Si no hay sorpresas de última hora, se llevará a casa el premio.

Kevin Kline, por Great Performances – Cyrano de Bergerac – El ganador del Oscar por su desternillante interpretación en Un pez llamado Wanda, y con 5 nominaciones al Globo de oro en su haber, recibe este año su primera candidatura al Emmy por la retransmisión televisiva de la obra teatral Cyrano de Bergerac, que él protagoniza. Su actuación está a la altura, proporcionándole el punto justo entre mísero y cómico al personaje, pero creemos que los académicos apostarán por interpretaciones más serias.

Ian McKellen, por Great Performances – King Lear – El actor británico al que Roberto Benigni robó en 1999 el Oscar por su maravillosa interpretación en Dioses y monstruos, obtiene este año su cuarta nominación a un Emmy por hacer del rey Lear en la emisión por la televisión pública estadounidense de la obra de Shakespeare. Las tablas de este tremendo actor nunca se ponen en duda, pero es que además dando vida a uno de los mejores personajes de la historia del teatro presenciamos todo un recital interpretativo. Si alguien puede dejar a Gleeson sin premio es él.

Kiefer Sutherland, por 24: Redemption – El hijo del gran Donald Sutherland, tras participar en grandes películas como Cuenta conmigo, Jóvenes ocultos o Algunos hombres buenos, vio relanzada su carrera en el 2001 cuando decidió protagonizar en la FOX una serie policiaca de formato revolucionario, 24, encarnando al despiadado y casi invencible agente antiterrorista Jack Bauer, papel que le ha proporcionado un Globo de oro (2002) de seis nominaciones y 1 Emmy (2006) de seis candidaturas, sin contar las que tiene como productor del show. Esta es la séptima vez que compite por el Emmy, esta vez en la categoría de telefilm, por 24: Redemption, un producto muy inferior al resto de la serie. Por eso esperamos que no gane este año.

Quien ganará: Brendan Gleeson, por Into the storm
Quien debería ganar: Ian McKellen, por Great Performances – King Lear