Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

Tres a dos es el balance de guiones británicos frente a estadounidenses que han llegado a esta categoría. Y si bien el favorito es el de Danny Strong para Game Change, más en un momento en que la campaña para las elecciones presidenciales de EEUU impone su presencia en la actualidad, la calidad del guión de Steven Moffat para Sherlock: A Scandal in Belgravia puede ganarle la batalla al final, lo cual sería muy deseable.

20120907 EmmyGuionMiniserie Game

Danny Strong por Game Change

Basándose en el libro homónimo de John Heilemann y Mark Halperin, que además trabajaron como asesores durante la producción del telefilme, Danny Strong firma el guión favorito para llevarse este premio el próximo día 23. Strong se centró en el trabajo de los miembros de la campaña presidencial de McCain para meter en vereda a Sarah Palin en un tiempo récord, y lo completó con entrevistas a 25 de esos miembros, defensores y detractores de Palin dentro del Partido Republicano, y las memorias de la exgobernadora, tituladas Going Rogue. El mayor acierto de Strong, en su empeño de equidistancia y objetividad, es el de mostrar tanto los gravísimos defectos de Palin como candidata (sobre todo su desconocimiento del mundo más allá de las fronteras de Alaska, y en particular de la política internacional) como sus virtudes, como madre de un niño con síndrome de Down, de un soldado de Irak y de una madre adolescente, hechos que la hacían conectar con una buena cantidad de votantes. Y sobre todo su insistencia en el ego de Palin como uno de los factores principales del fracaso, su incapacidad para dejarse aconsejar y aceptar sus fallos, y la inconsistencia de sus argumentos que le dejaban sin capacidad de respuesta en momentos claves de la campaña, construyendo así la crónica de un fracaso anunciado.

20120907 EmmyGuionMiniserie Hatfields

Ted Mann, Ronald Parker y Bill Kerby por Hatfields & McCoys

Ted Mann (ganador de un Emmy en 1995 por Policías de Nueva York, y nominado en otras cuatro ocasiones, por la anterior y por el western Deadwood), Ronald Parker y Bill Kerby, son los autores del guión de esta miniserie de estiradísimo metraje que se recrea en el odio visceral entre dos familias en los años posteriores a la Guerra de Secesión. Sin explicar exactamente cuáles son las razones de este odio, los guionistas parecen querer jugar conel favor de los espectadores, planteando un panorama en el que es difícil posicionarse por una de las dos familias o por uno de los dos patriarcas, Devil Anse Hatfield (Kevin Costner) o Randall McCoy: cuando nos llevan a apoyar a uno de ellos, de repente hace algo rematadamente estúpido u odioso y miramos hacia el otro buscando algo a lo que aferrarnos, algo que nos enganche a una serie que se recrea hasta la saciedad y el más ínfimo detalle en un ambiente hostil, frío y seco en el que no hay cabida para los buenos sentimientos y en el que ni siquiera tienen valor las emociones más primarias.

20120907 EmmyGuinMiniserie Hour

Abi Morgan por The Hour

La británica Abi Morgan, co-autora del guión de Shame, de Steve McQueen, una de las mejores películas del año pasado y de lo que llevamos de siglo, firma el guión de esta miniserie de seis capítulos que mezcla, como sólo los británicos saben hacerlo, la política de altos vuelos con un relato más íntimo sobre la ambición, el poder, el sexo, e intrigas más propias del cine policiaco y de espías. Vendida como un Mad Men británico, la verdad es que The Hour poco tiene que ver con la gran serie estadounidense, salvo en que se fuma mucho y todos van muy trajeaditos y repeinaditos. El perfecto dibujo de los tres personajes principales (interpretados por Ben Whishaw, Romola Garai) y el triángulo amoroso y profesional que forman (muy al estilo del de Al filo de la noticia), completado por muchos secundarios igualmente interesantes, va evolucionando, como es deseable y esperable, a lo largo de la serie, influido por los sucesos que acaecen alrededor, y las dos tramas que se plantean en paralelo (la política y la más íntima) van convergiendo hacia el cuarto episodio  para transcurrir entrelazadas hasta el final. Dado que esta categoría tiene una firme candidata (Game Change) con una rival muy fuerte (Sherlock), The Hour se deberá conformar con la nominación, pero su calidad no debería pasar desapercibida.

20120907 EmmyGuionMiniserie Luther

Neil Cross por Luther

Como hemos comentado en análisis anteriores, el principal valor de Luther es su protagonista y el actor que lo encarna, Idris Elba. En la segunda temporada de la serie (cuatro capítulos), una vez dejado atrás el arco argumental que ocupaba toda la primera entrega de episodios, Luther sigue siendo ese policía carismático de presencia magnética que ocupa todos y cada uno de los planos, pero el hecho de que cada capítulo sea un caso policial distinto se convierte en un arma de doble filo: por un lado, refuerza al protagonista como un detective original y con personalidad propia en un mundo televisivo saturado de policías con mayor o menor atractivo y de todo tipo de pelaje; por otro, lo acerca más a series ya vistas que exploran el lado más truculento de la mente criminal, como la propia Mentes criminales, y aporta pocas novedades en este sentido. Neil Cross, consciente de todo esto, y como creador y único guionista, elabora guiones solventes que explotan el interés de su criatura con casos interesantes para los aficionados a este tipo de series. No sé si la fórmula le dará para muchas más temporadas; en ésta, indudablemente se disfruta, pero no es lo mejor de la categoría.

20120907 EmmyGuionMiniSerie Sherlock

Steven Moffat por Sherlock: A Scandal in Belgravia

Steven Moffat, considerado uno de los principales renovadores de la ficción televisiva británica, es el alma máter de este Sherlock que tanto placer (aunque breve) nos proporciona. Y A Scandal in Belgravia, el capítulo que abre la segunda temporada de la serie, es el mejor ejemplo de que indudablemente lo es. Tras salir de la difícil situación en la que se quedaron Sherlock y Watson con Moriarty al final de la primera tanda de una manera sorprendente e hilarante, Moffat coge como inspiración Escándalo en Bohemia y le da un giro sexual, tanto al motivo del chantaje como al personaje de Sherlock, planteando cuestiones sobre inteligencia y emoción, sobre el poder y la derrota y sobre la fragilidad de hasta la más superior de las almas humanas, en el hermosísimo y elevadísimo envoltorio acostumbrado de la serie. Nada gusta más al espectador que ver a su héroe enfrentado a su némesis, y al contrario que en muchas otras ocasiones, una que esté verdaderamente a su altura y que le haga tambalearse. Pocas veces se ha conjugado tantos elementos brillantes con tanta brillantez como en este Scandal in Belgravia, y por eso merecería este premio (y todos los de miniserie) por encima de todas las demás.

Ganará: Danny Strong por Game Change
Debería ganar: Steven Moffat por Sherlock: A Scandal in Belgravia