Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

La pugna por los dos grandes Oscar del año -película y director-, tantas veces hermanados, continúa abierta a dos días de la ceremonia. Sigue siendo arriesgado pronosticar si la Academia va a optar por recompensar la brillante idea y los 12 años de trabajo de Richard Linklater en Boyhood o si, en cambio, por segundo año consecutivo va a escoger a un realizador mexicano como Alejandro González Iñarritu por el paso de gigante en su carrera que supone Birdman. El casi infalible sindicato de directores se inclina por el segundo, mientras que los Globos de Oro y los Bafta eligieron al primero. Poco margen queda para los otros tres brillantes candidatos: Wes Anderson (El Gran Hotel Budapest), Morten Tyldum (The Imitation Game) y Bennet Miller, cuya intensa Foxcatcher se ha quedado sorprendentemente fuera de las ocho nominadas a mejor película del año.

os2015direccion1

Alejandro González Iñárritu por Birdman

El director mexicano mas internacional de los últimos tiempos, con permiso del flamante ganador del año pasado, Alfonso Cuarón, mantiene una relación muy fructífera con los Oscar desde que comenzase a dirigir largometrajes hace tres lustros. Cierto es que no es un realizador muy prolífico -tan sólo ha firmado cinco títulos en estos 15 años- pero todos y cada uno de ellos han tenido presencia en los Oscar: Amores perros y Biutiful fueron nominadas como películas extranjeras, 21 gramos logró menciones para Naomi Watts y Benicio del Toro, e incluso Javier Bardem fue candidato por ese despropósito que es Biutiful. Su mayor triunfo hasta ahora fueron las 7 candidaturas de Babel en el 2006, una de ellas su otra única nominación como director, pero la película tuvo que conformarse tan solo con el Oscar a la mejor partitura para Gustavo Santaolalla. Ahora Iñárritu supera esta marca con las 9 nominaciones de Birdman, que incluyen tres de interpretación y otras tres para el mexicano por sus labores como director, productor y guionista. Está claro que la dirección de actores es el fuerte del cineasta. Por eso, su labor dirigiendo a actores haciendo de actores ha encandilado a los académicos este año. Pero su otro fuerte son las narrativas atípicas y este aspecto es el que mas polariza a los cinéfilos. El montaje desordenado de 21 gramos les pareció a muchos arbitrario y artificioso y ahora los famosos (falseados) planos secuencia de Birdman muestran una gran maestría moviendo la cámara y utilizando el espacio, pero ¿son realmente necesarios? De la carrera de premios, Iñárritu ha perdido el Globo de Oro y el BAFTA frente a Linklater, pero se hizo, un poco por sorpresa, con el vital premio del gremio de directores que tan solo ha diferido del otorgado en los Oscar en la ultima década el año que Ben Affleck fue ignorado por Argo. ¿Será esta otra de las excepciones o se atreverá la Academia a premiar a dos directores mexicanos dos años seguidos? Samuel Pérez

os2015direccion2

Richard Linklater por Boyhood

Si el Oscar de Richard Linklater, que recibió el Oso de Plata al mejor director en la Berlinale, parecía algo seguro hace unos meses, las matemáticas se han vuelto en su contra en las últimas semanas tras la victoria de Iñárritu en el DGA. Cierto es que el texano ya sabe lo que es quedarse a poca distancia del Oscar, ya que su nombre ha estado entre los finalistas a mejor guión en dos ocasiones anteriores, con Antes del atardecer y Antes del anochecer. Pero esta vez es diferente. Esta vez la Academia ha reconocido esa mirada única sobre el paso del tiempo que es Boyhood con 6 nominaciones en las categorías más importantes: película, actor y actriz de reparto, guión original y montaje, además de la que nos ocupa. Como ocurre con su competidor más directo, Linklater ha desarrollado a lo largo de su trayectoria un sello de autor que despierta opiniones polarizadas. Y eso se aplica también a Boyhood: su sutileza a la hora de escoger los episodios del crecimiento de Mason (Ellar Coltrane), un aprendizaje vital tan bien escrito que por momentos parece improvisado, no emociona de manera unánime al público cinéfilo. Este podría ser el principal escollo para que los académicos se decidiese a reconocer la gran obra de madurez de Linklater. Lo que es seguro es que este viaje de largo recorrido en el que empleó más de 12 años de su vida (implicando incluso a su hija Lorelei, que encarna a la hermana mayor del protagonista) es su mayor logro hasta la fecha y será recordado por ello. Sería un error dejar que se fuese de vacío la noche del domingo. Bernardo Pajares

os2015direccion3

Bennett Miller por Foxcatcher

Segunda nominación a los Oscar para Bennett Miller quién en 2006 consiguió su primera nominación en la misma categoría por Capote. Con Foxcatcher logró alzarse con el premio al Mejor director en el pasado Festival de Cannes, un merecido reconocimiento para el gran trabajo que Miller realiza tras las cámaras. Miller complementa en todo momento la narración de la película con la dirección, haciendo que el espectador se sumerja en la oscura atmósfera que rodea toda la película. Poco podrá hacer Miller en una categoría en la que Iñárritu y Linklater han ido cogido fuerza desde el principio de la carrera a los Oscars, no obstante su trabajo (probablemente el mejor de todos los trabajos que ha firmado Miller) y el retrato de America  que realiza en Foxcatcher merece este, y muchos más, reconocimientos. Siniestra, asfixiante y con unas interpretaciones impresionantes Foxcatcher se ha alzado como una de las mejores y más arriesgadas películas del año. Dicho riesgo reside, en parte, en el grandísimo y brillante trabajo de Bennett MillerRoberto Bra

os2015direccion4

Wes Anderson por El Gran Hotel Budapest

Poco hay que reprocharle a Wes Anderson en su carrera de perfeccionamiento cinematográfico a lo largo de los años. Será la comedia, o será su vertiente indie, pero está claro que para la Academia nunca ha sido un buen momento para reconocerlo con el Oscar, pero desde luego está claro que siempre es el complemento perfecto para una categoría de por sí muy lucida. Este año su Gran Hotel Budapest ha soportado el paso del tiempo (desde su estreno en el primer trimestre de 2014) hasta llegar aquí, y eso es un paso más en su suerte de galardones: el devenir de los acontecimientos lo ha nominado al Oscar y estamos seguros que ese mismo tiempo acabará por otorgarle un Oscar. Ya suma seis candidaturas: tres como guionista (la última este mismo año), dos como productor (la anterior por la animada El fantástico Mr. Fox) y esta, que es su primera nominación como mejor realizador. En un año en el que la categoría a mejor director ha dejado alguna que otra sorpresa, es complicado que los imprevistos se mantengan, pero desde luego, no es por falta de méritos con este mosaico transalpino centroeuroeo de entreguerras que hará las delicias de todos los seguidores del director, y además, de todos los amantes de la comedia inteligente. Nunca parece su año, pero mientras siga explorando los mecanismos de la precisión argumental, estructural y cinematográfica, además de mantener su preciosista y meticulosa seña de identidad visual en sus película, su trabajo acabará por ser reconocido. Estamos convencidos. O no, y pasará, de forma directa, al olimpo del cine, reservado solo para los genios incomprendidos. Como Wes Anderson. Pablo López

os2015direccion5

Morten Tyldum por The Imitation Game (Descifrando Enigma)

Hasta que Morten Tydlum consiguió estar presente en la terna de candidatos al premio del gremio de directores, empezaba a parecer que tenía un pie fuera de la categoría de dirección en los Oscar. La película ha sido ninguneada en todos los grandes premios de la temporada y ni siquiera en su tierra natal, los BAFTA, Tydlum consiguió la nominación en esta categoría. De hecho, La teoría del todo se impuso al biopic de Alan Turing en la categoría de mejor película británica. Pero ahí estaban los Oscar –y la mano de los Westein en los mismos- para salvar los muebles en el último momento. Tydlum ha conseguido una de las ocho nominaciones con las que cuenta The Imitation Game (Descifrando enigma), aunque todo parece indicar que es uno de los rivales más débiles –junto a Benett Miller por Foxcatcher, quien ha conseguido entrar en dirección pero su película está fuera de la lista de las ocho mejores del año-. La dirección de Tydlum es correcta, pero peca de lo mismo que en su día pecaba la de Tate Taylor en Criadas y Señoras -aunque este se quedó fuera del quinteto finalista-, ambos trabajos son extremadamente académicos, poco arriesgados y, aunque cumplen con creces, carecen del espíritu rompedor de otros trabajos mucho más premiables, como los de Iñárritu en Birdman o Linklater en Boyhood. The Imitation Game (descifrando enigma) tiene todas sus posibilidades puestas, a día de hoy, en la categoría de mejor guión adaptado, y si esa no cumple, es probable que Tydlum y su equipo se vayan de vacío. Rubén Miguélez

Ganará: Alejandro González Iñárritu por Birdman
Debería ganar: Richard Linklater por Boyhood
Molaría que ganase: Bennett Miller por Foxcatcher