Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

Cuatro películas rodadas en digital y solamente una en analógico (El Gran Hotel Budapest) se enfrentan este año en la categoría de mejor fotografía. La única que no ha entrado en los premios de la ASC, los que concede el gremio estadounidense de directores de fotografía, es la polaca Ida. Su lugar lo ocupaba The Imitation Game. Birdman ha resultado ganadora en la ceremonia celebrada esta misma noche, pasando a engrosar la lista de trofeos que posee a estas alturas Emmanuel Lubezki.

os2015fotografia1

Emmanuel Lubezki por Birdman

Cuenta Emmanuel Lubezki, el flamante ganador del Oscar por Gravity, que cuando Alejandro González Iñárritu le habló por primera vez sobre su guion para una comedia rodada en una sola secuencia le pareció una apuesta demasiado arriesgada. Cuando lo hubo leído entendió que esa idea llena de pasillos entroncaba directamente con los complejos laberintos de la mente de Riggan, su omnipresente protagonista. Después de cuatro horas de conversación con el director dijo que sí. Sí a construir una primera versión del decorado teatral para comprobar, con la ayuda de figurantes, cuánto se podía rodar sin cortes. Sí a crear coreografías complementarias para los movimientos de los actores y los de la cámara (su equipo alternó una Steadicam con una digital de menor tamaño) que hubo que mantener con pulso firme durante las escenas más largas. Otra de las dificultades que se encontró en Birdman fue conseguir una iluminación realista, construida mediante las distintas luces y espejos del teatro. El problema residía en evitar que los ojos del espectador, que giran alrededor de Michael Keaton varias veces en el filme, viesen las sombras del equipo técnico, pero sí esos techos claustrofóbicos que contrastan con el osado paseo por Times Square. Dos tomas pudieron hacer de esa escena antes de que los muchísimos turistas les impidiesen continuar. Tras siete nominaciones y el Oscar del año pasado, no es nada descabellado pensar que recogerá su segundo Oscar consecutivo el día 22 de febrero. De hecho, parece lo lógico: ha sido premiado por los críticos de Boston, tiene el BAFTA y acaba de ganar el ASC.

os2015fotografia2

Robert Yeoman por El Gran Hotel Budapest

Primera nominación para Robert Yeoman, director de fotografía en casi todas las películas anteriores de Wes Anderson (Moonrise Kingdom, Los Tenembauns, Viaje a Darjeelin), con la particularidad de que en El Gran Hotel Budapest Anderson tenía muy claro que no podía haber días soleados en sus exteriores. El pequeño pueblo de Alemania del Este que escogieron para rodar tenía una luz de invierno perfecta desde primera hora de la mañana hasta pasado el mediodía, con unos cielos grises que se ajustaban al tono de lo que querían contar. Ese mismo invierno, en cambio, jugó en su contra en el interior del hotel, ya que la iluminación natural que llegaba desde el lucernario hasta el vestíbulo era insuficiente, por lo que Yeoman se sirvió de multitud de lámparas chinas; unas para iluminar las escenas, otras para dar una luz cálida y suave al rostro de los actores. Resulta difícil saber en qué punto termina el trabajo de Anderson y dónde empieza el suyo, ya que ambos van de la mano en ese magnífico juego de encuadres tan originales como los de la fuga de la prisión, con composiciones artificiosamente simétricas y llenas de colores vibrantes que que dan esa plasticidad de cuento a El Gran Hotel Budapest. Sus posibilidades de hacerse con la estatuilla dorada han bajado en las últimas semanas, aunque Yeoman se mantiene como una segunda opción arriesgada si los académicos deciden dar la espalda a Iñárritu.

os2015fotografia3

Lukasz Zal y Ryszard Lenczewski por Ida

Solo diez días pudo estar en el rodaje de Ida Ryszard Lenczewski. Una enfermedad hizo que el operador de cámara Lukasz Zal (33 años, el nominado más joven de este año) le sustituyese a partir de entonces, una labor que llevó a cabo respetando los planos generales que buscaba Pawel Pawlikowski. Las fotos de Ryszard le sirvieron como guía de algo que le era ajeno hasta el momento de ser nombrado director de fotografía. Ida se rodaba en 3:4, no con cámara en mano sino con trípode. También estaba ya decidido que el material, rodado en color, se pasaría a blanco y negro en postproducción. Gracias a la Alexa Digital pudieron sacar buen partido de las escenas con poca luz como esa en la que Ida reza a la luz de las velas. Desolación, soledad y muy contados movimientos de cámara para la favorita a mejor película extranjera. Ida habla a través de sus poderosas y estáticas imágenes tanto o más que en sus diálogos. Les deseamos suerte a Zal y Lenczewski en su primera noche de Oscars el próximo domingo.

os2015fotografia4

Dick Pope por Mr. Turner

Parece que Mr. Turner no ha gustado a los académicos pese a la autoría siempre integrante de Mike Leigh. El biopic del pintor romántico J.M.W. Turner se ha quedado a las puertas de conseguir candidatura para su protagonista, Timothy Spall, que sonaba como nombre seguro desde que fuera laureado en el Festival de Cannes y los Premios del Cine Europeo. Tampoco ha conseguido entrar en guión, como sí hicieron los últimos trabajos de Leigh, por lo que esta única mención para Dick Pope (la segunda que consigue después de optar al Oscar en 2007 por El ilusionista) parece un reconocimiento al esfuerzo por intentar trasladar fielmente la paleta de Turner a la película. En este caso, el digital fue un aliado que le permitió a Pope, colaborador del británico desde hace 24 años, ajustar la graduación del color para explorar en los tonos, prestando especial atención a la coloración del fondo de cada escena. Cada sol, cada paisaje y cada marina de Mr. Turner aparece en la película sin trucos ni CGI, sino tal y como lucen de manera natural en las localizaciones de Cornualles, Snowdonia, Suffolk y Norfolk.

os2015fotografia5

Roger Deakins por Invencible

De Roger Deakins se ha llegado a decir que él es el verdadero director en la sombra de Invencible. Habitual de los Coen, esta es la duodécima nominación para un director de fotografía que ha visto cómo se le escapaban los galardones por Fargo, Valor de ley, Skyfall o Cadena perpetua, por citar solo unos pocos. En esta ocasión representa a la segunda película como directora de Angelina Jolie, que llega a los Oscar desinflada después de unas críticas decepcionantes. No obstante, nadie puede quitarle el mérito de haberse sabido rodear de los mejores, por eso Deakins ha sonado desde el principio. La de Louis Zamperini es una historia real de superación que exigía un enfoque diferente para cada episodio: California, el campo de prisioneros de Naoetsu o el Berlín olímpico, todos fueron rodados usando Australia como decorado, con la minuciosidad de un experto que puede invertir varias horas para iluminar una sola escena. The Hill fue de las referencias que manejaron Angelina y él para Invencible, una película de corte clásico que le permitió demostrar su absoluto dominio de la luz en exteriores, cuidando el acabado de cada capítulo en la vida de Zamperini. La de Deakins sería una victoria esperada y un justo reconocimiento a su dilatada trayectoria en la industria.

Ganará: Emmanuel Lubezki por Birdman
Debería ganar: Emmanuel Lubezki por Birdman
Molaría que ganara: Lukasz Zal y Ryszard Lenczewski por Ida