Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

Si algo caracteriza la carrera de Wim Wenders es la eterna búsqueda de nuevas formas con las que contar historias. Su anterior trabajo, Pina, confirmó esa inquietud al utilizar el 3D para mostrar el trabajo coreográfico de Pina Bausch, en continuo movimiento entre la ficción y el documental la carrera de Wenders contiene algunos de los documentales más interesantes de los últimos tiempos. A las inolvidables coreografías de Pina se suman los documentales musicales The Soul of a Man (2004) y el inolvidable Buena Vista Social Club, ahora, a sus 69 años, Wim Wenders realiza junto a Juliano Ribeiro Salgado el que hasta ahora es el documental más  impactante e imprescindible del año: La sal de la tierra.

El documental gira sobre la figura del fotógrafo brasileño Sebastião Salgado, padre de Juliano Ribeiro Salgado, que adquirió fama internacional por las espectacular y expresivas fotografías que ha ido tomando a lo largo de décadas de trabajo y que retratan desde los campos de refugiados de Ruanda hasta la hambruna de Etiopía, pasando por los pozos de petróleo de Kuwait o las minas de oro de Sierra Pelada. En su eterna búsqueda de nuevos formatos, y huyendo de convencionalismos, el documental se organiza bajo una idea fílmica muy sencilla pero a la vez muy atractiva: el rostro del fotógrafo comentando su trabajo a través de un espejo semitransparente en el que se proyectan sus fotografías. Sebastião Salgado comenta su trabajo a la vez que sus fotografías llenan la pantalla y sumergen al espectador en los lugares y rostros retratados por el mismo, uniendo así el trabajo del artista con su vida y otorgando a las imágenes una dimensión abrumadora.

Wenders y Juliano Ribeiro Salgado también indagan en la vida del fotógrafo, buscando que se esconde tras este humanista cuya sensibilidad se hace palpable en todas y cada una de las fotografías que van paseando por la pantalla durante todo el filme.  Al igual que el fotógrafo, Wenders y Juliano Ribeiro Salgado retratan con sensibilidad la vida y obra de un hombre que un día como cualquier otro de 1970, tomó por primera vez una cámara entre sus manos y, tras mirar a través del visor, convirtió la cámara en la herramienta a través de la cual interactuar con el mundo.