Guillermo Francella

Guillermo Francella: “Me gusta mucho tener buenos contenidos entre las manos”

Guillermo Francella
Descubierto para el público español por Juan José Campanella en El secreto de sus ojos, Guillermo Francella (Béccar [Argentina], 1955) es una gran estrella de la comedia en Argentina que este fin de semana estrena su última colaboración en el cine español: Atraco, una película de Eduard Cortés (que ya nos ha traido este año The Pelayos) que, tras su paso por el Festival de San Sebastián, se estrena en salas el 19 de Octubre.

Invierno de 1.955. El general Perón, exiliado en Panamá se encuentra en una situación económica de absoluta precariedad. Uno de sus ayudante viaja a Madrid para empeñar en un prestigiosa joyería de la ciudad, la extraordinaria colección de joyas de Evita. Un hecho fortuito pondrá en peligro la custodia de las legendarias joyas. Con el fin de recuperarlas se organizará uno de los atracos más demenciales de la historia del crimen.

Durante la presentación de la película en el Festival de Cine de San Sebastián, tuvimos la oportunidad de charlar con Guillermo Francella, que respondió a nuestras pregunta:

¿Como argentino, qué supone para usted protagonizar una historia basada en un hecho real que involucra las joyas de Eva Perón?

Fue un verdadero placer, es un gran guión basado en un hecho histórico que le dio un plus de interés para aceptar el proyecto. La charla que tuve con Eduard Cortes fue importantísima, eso fue lo que me decidió a hacerla. Filmar aqui en España me sedujo también… hubo muchos factores que me emocionaron para interpretar a este personaje

El trabajo en España con Eduard Cortés, ¿qué tiene en común, y de diferente con el trabajo en Argentina?

Cuando todo el equipo es muy profesional, que por suerte me ha ocurrido en todos mis proyectos, no hay grandes diferencias. He trabajado en muchos países, y realmente hay poca diferencia de procesos cuando todo el equipo se vuelca con el proyecto.

La crisis argentina coincidió con el gran auge mundial del cine argentino. Ahora España pasa por una situación similar, ¿cree que ocurrirá lo mismo con la cinematografía española?

Ojalá, lo deseo de corazón. Yo recuerdo cuando en Febrero/Marzo de este año estabamos filmando Atraco en el plató de la Ciudad de la Luz, nos decían que solamente había dos película rodándose en ese momento. Y me dió mucha pena porque no es sencillo revertirlo de forma inmediata, tantos millones de parados que hay, este proceso que está viviendo el país, es angustiante, así que ojalá puedan dar una vuelta de rosca a esto.

Usted es conocido, sobretodo, por su trayectoria como comediante, pero también ha interpretado papeles de drama, thriller, y demás, ¿en qué genero se siente más cómodo?

Mi carrera no se rige por un tema de ‘comodidad’. Me gusta mucho tener buenos contenidos entre las manos, el guión es lo que me moviliza, lo que me hace sentir vivo, pleno. La comedia la amo con locura, podría decir que es el genero que mas amo, pero tener contenidos dramáticos, de suspense, de acción o románticos, si están bien escritor y dirigidos, me gusta transitarlos.

La película ha sido un gran éxito en Argentina, superando a cintas mucho más ‘grandes’, ¿qué espera de la taquilla de la película en España?

Deseo de corazón que suceda lo mismo que en Argentina. La crítica y el publico la ovacionaron, y el conflicto es universal, es el plan más demencial que pueda existir en la historia del crimen. Tiene una mezcla de géneros muy interesante, hay de todo: amor, humor, acción… es una película muy interesante.

Nicolás Cabré interpreta a Miguel, su compañero en la película, ¿qué tal la relación con él?

La relación ha sido estupenda. No había trabajado nunca con Nicolás, yo se lo propuse a Eduard, porque él quería un chico más jovencito, de 20 años, y Nicolás da 20 años en pantalla, aunque tiene 32. Pero yo sabía de su histrionismo, de su capacidad actoral y sabía que iba a dar muy bien el personaje.

¿Qué proyectos más inmediatos tiene en un futuro? ¿Pasan por España?

Inmediatos en España no. En cine si, pero en Argentina, aunque reconozco que me gustó mucho estar aquí.