En la tranquilidad de un bosque de Nueva Inglaterra se escuchan tres tiros y aparece el cadáver de Harry. Varias personas creen ser los culpables de la muerte, y empiezan a enterrar y desenterrar el cadáver, y a llevarlo de un lado para otro.