Cannes: ‘Anticristo’ crea estupor en la Croisette

Anticristo, de Lars Von Trier, ha sido abucheada y ha provocado un severo rechazo de la crítica y público presente. Carlos Boyero, de El país, la tacha de “provocación barata”. Por el contrario, la cinta Buscando a Eric, comedia de la Inglaterra profunda de Ken Loach ha gustado mucho. La audiencia destaca su humor y ternura para contar una historia que recuerda a Quiero ser cómo Beckham pero con el futbolista Eric Cantona. La cinta de Loach se une a Un prophète en la lucha por la Palma de Oro.

El prestigioso crítico americano Jeff Wells dice que “estamos ante uno de los mayores desastres en la historia del Festival de Cine de Cannes. Y el completo colapso de un gran artista de cine de un modo que invita a la comparación con el hundimiento del Titanic. Es un claro desastre, una de las más absurdas, pesadas y cómicas calamidades que he visto en mi vida”.

A la espera de un mayor número de críticas negativas, la sensación que ha dejado Anticristo en Cannes ha sido la de conmoción. Su radical propuesta, que incluye mucho más sexo del esperado y momentos de crudeza intensiva. Luis Martínez, de El mundo, dice que en la película vemos “de por medio, una ablación de clítoris en primer plano, una pierna taladrada, un zorro que habla y dice: “El caos reina”, sexo explícito. Trier, autoindulgente y voraz, arrojado en caída libre. ¿La más pretenciosa de sus películas o la más disparatada de sus ocurrencias?”

Carlos Boyero, de El país, dice que “es una tomadura de pelo, una provocación barata”, incluso llama al director “un auténtico tarado”. El polémico crítico concluye “esto es basura, cámara en mano… (…) Todo es gratuito, es una estupidez que tendrá cierto éxito entre su parroquia, pero que para cualquier espectador normal es para darle un ostia directamente”.

Por el contrario, la cinta Buscando a Eric, comedia de la Inglaterra profunda de Ken Loach ha gustado mucho. Dice Luis Martínez que “ha cosechado el aplauso más intenso y prolongado de Cannes…(…) Cálida, impactante y bien dirigida y todo sea dicho, obvia”. Carlos Boyero piensa que “es muy divertida, con mucho sentido del humor desborante y muy de verdad”. Por lo tanto, entretenimiento y buen cine de la mano del director ‘recoge premios’ de los festivales europeos.