Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

Todo apunta a cuatro veteranos en la lucha por el Oscar van a caer derrotados por el debutante. Christian Bale y Bradley Cooper llevan varios años quedándose a las puertas del premio y esta vez tampoco son favoritos. Daniel Dafoe y Viggo Mortensen son los tipos duros más sensibles del cine contemporáneo y tampoco terminan de encontrar su ocasión. Pero es que se enfrentan a un hueso my duro de roer: Freedie Mercury redivivo en la piel de Rami Malek

Christian Bale por El vicio del poder

Oscar
1 oscar, tres nominaciones

  • Oscar al mejor actor de reparto por por The Fighter (2011)
  • Nominación a mejor actor protagonista por La gran estafa americana (2014)
  • Nominación a mejor actor de reparto por La gran apuesta (2016)

Otros premios del año

  • Globos de Oro: Mejor actor protagonista
  • Critics’ Choice: Mejor actor, Mejor actor de comedia

Otras nominaciones del año

  • BAFTA: Mejor actor principal
  • SAG: Mejor actor protagonista


Christian Bale vuelve a competir por un Oscar, y como en ocasiones anteriores lo hace con un trabajo muy esforzado y tendente al histrionismo. Al revés de lo que ocurrió cn The Fighter, este año todo apunta a que se va a quedar a las puertas con su encarnación de Dick Cheney, el todopoderoso vicepresidente de EEUU. Esta nominación va necesariamente de la mano de la candidatura a mejor maquillaje para el mago Greg Cannom y su equipo. Y no lo decimos como demérito de Bale sino por justicia, pues juntos componen un todo brillante. Este Dick Cheney es Dick Cheney. El espectador nunca ve a Bale interpretando al vicepresidente, lo cual es señal inequívoca del buenhacer del dúo Bale-Cannom. Por el metraje, Bale nos muestra a un hombre de diferentes edades, con más y menos ganas, más brusco o más ladino. Es un trabajo exuberante en lo visual y finísimo en lo emocional. Un más que digno rival para este premio.

Bradley Cooper por Ha nacido una estrella

Oscar
4 nominaciones

  • Nominación a mejor actor protagonista por El lado bueno de las cosas (2013)
  • Nominación a mejor actor de reparto por La gran estafa americana (2014)
  • Nominación a mejor actor protagonista por El francotirador (2015)

Otras nominaciones del año

  • Globos de Oro: Mejor actor protagonista en una película – drama
  • BAFTA: Mejor actor protagonista
  • Critics’ Choice: Mejor actor
  • SAG: Mejor interpretación de un actor protagonista


El trabajo del actor-director siempre es delicado: no es nada fácil estar en misa y repicando. A la vista de las nominaciones a los Oscar, se diría que la Academia opina que el éxito de la doble tarea de Bradley Cooper en Ha nacido una estrella ha sido desigual, pues está nominado como mejor actor pero no como director. Y sin entrar a analizar si esa ausencia es o no justa, sí corresponde aquí reseñar que la candidatura como protagonista es perfectamente razonable. Su Jackson Maine destila las dosis justas de fascinación y patetismo imprescindibles para comprender la historia de la joven e inocente Ally. El trabajo de Cooper es de manual: un trabajo físico notable, que va desde el esplendor sobre el escenario hasta la degradación del alcohol y las drogas; un trabajo vocal espléndido, dotando al personaje de su propia voz, hablando y cantando; y un trabajo emocional delicado, confiando en la sutil expresividad de sus ojos para transmitirnos la angustia vital que le atrapa. Desinfladas las opciones de la película, tampoco parece que vaya a ser el este el Oscar que Cooper.

Willem Dafoe por Van Gogh, a las puertas de la eternidad

Oscar
4 nominaciones

  • Nominación a mejor actor de reparto por Platoon (1986)
  • Nominación a mejor actor de reparto por La sombra del vampiro (2001)
  • Nominación a mejor actor de reparto por The Florida Project (2018)

Otras nominaciones del año

  • Globos de Oro: Mejor actor protagonista en una película – drama
  • Critics’ Choice: Mejor actor


Parece mentira que Willem Dafoe aún no tenga un Oscar y da mucha pena cuando echamos la vista atrás y recordamos cómo del año pasado se lo arrebató Mahershala Ali, que este año va a acumular su segunda estatuilla consecutiva. Este año seremos testigos como, una vez más, la estatuilla va a otras manos. Su candidatura, la primera que obtiene como protagonista, es la más débil de las cinco, no por la calidad de su trabajo sino por ser el único representante de una película que cayó en el olvido prácticamente desde su estreno en la Mostra de Venecia. Allí Dafoe alzó la Copa Volpi al mejor actor y ese impuslo le ha traído hasta aquí. Julian Schnabel ha construido toda la película entorno a la mirada del protagonista, un reto que Dafoe asume y eleva hasta justificar la existencia misma de la película. Sin embargo, habrá que esperar a otra ocasión para ver a Dafoe con un Oscar entre sus manos.

Rami Malek por Bohemian Rhapsody

Oscar
Primera nominación

Otros premios del año

  • Globos de Oro: Mejor actor protagonista en una película – drama
  • BAFTA: Mejor actor protagonista
  • SAG: Mejor actor protagonista

Otras nominaciones del año

  • Critics’ Choice: Mejor actor protagonista


Como en el caso anterior, cuesta aceptar que los protagonistas de los biopics siempre cuenten con una cierta ventaja a la hora de luchar por los premios. Pero en el caso de Rami Malek recibimos de buen agrado que sea el gran favorito. Y eso que todo el mundo sabe que él no fue la primera opción para el personaje, que sólo le llegó cuando Sacha Baron Cohen tuvo descuerdos con los miembros de Queen. Seguramente fue para bien porque Malek es el mejor Freddie Mercury imaginable. Desde luego, su transformación física es notable, pero lo mejor es cómo ha sido capaz de incorporar todos los gestos, movimientos y maneras de Mercury, mucho más allá de la imitación, hasta el punto que avanzada la película el espectador olvida por completo que está ante una recreación. Los grandes premios del año vienen a confirmar que Malek es el gran favorito y sería muy sorprendente escuchar el domingo un nombre que no fuera el suyo.

Viggo Mortensen por Green Book

Oscar
3 nominaciones

  • Nominación a mejor actor protagonista por Promesas del Este (2008)
  • Oscar al mejor actor protagonista por Captain Fantastic (2017)

Otros premios del año

  • National Board of Review: Mejor actor protagonista

Otras nominaciones del año

  • Globos de Oro: Mejor actor protagonista en una película – comedia o musical
  • BAFTA: Mejor actor protagonista
  • Critics’ Choice: Mejor actor, Mejor actor de comedia
  • SAG: Mejor interpretación de un actor protagonista


El caso de Viggo Mortensen es habitual en los Oscar: una interpretación sólida y sensible que sobresale lo suficiente para que todos los premios de la carrera le cuenten entre sus nominados pero con pocos momentos de brillo que le permitan lucirse como caballo ganador. Su Tony Lip es delicioso: un bravucón insolente con un corazón de oro. Es un arquetipo que hemos visto una y mil veces pero que Mortensen borda. Es cierto que el personaje le va como anillo al dedo: físicamente da el tipo y en nuestro imaginiario como espectadores le tenemos registrado como tipo duro y al mismo tiempo como hombre de extraordinaria sensibilidad capaz de conectar íntimamente. Es una pena que la cinta no le haya ofrecido alguna ocasión de mayor lucimiento para rematar la faena con un Oscar. Ya que a la tercera no va a ir la vencida, ojalá sea pronto.

Ganará: Rami Malek por Bohemian Rhapsody
Debería ganar: Viggo Mortensen por Green Book
Molaría que ganase: Willem Dafoe por Van Gogh, a las puertas de la eternidad