David Lynch ha llegado hoy a Madrid con motivo del Festival Rizoma, un festival internacional que une cine, arte y música, que el director clausura con una conferencia que tendrá lugar este martes en el auditorio del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía (MNCARS). Además de esto, David Lynch impartirá una clase magistral en la Escuela Universitaria de Artes y Espectáculos TAI  mañana día 16 de octubre a las 18:00h

Además de director, Lynch también es músico, pintor y escultor. De hecho, hace unos meses salió a la luz su segundo álbum: The Big Dream. Pero hay algo que afecta en todos los aspectos de la vida del cineasta: la meditación trascendental. Esta práctica surgió en la India de la mano de Maharishi Mahesh Yogi y empujó al cineasta a  fundar en 2005 la Fundación David Lynch para la Educación Basada en la Conciencia y la Paz Mundial.

“Con la meditación el estrés, el miedo, la desesperación…todo eso se va. Los problemas se van, la positividad se impone a la negatividad y eso hace el mundo mejor. La palabra clave es trascender: ir más allá. Experimentar el nivel eterno de la vida, eso es lo que importa en la mente. Es lo único que consigue que todos los aspectos de la vida mejoren” explica Lynch sobre como influye la meditación en tu vida y en la vida de los que te rodean.

David Lynch entiende la meditación como algo que proporciona felicidad en nuestras vidas y que contribuye a mejorarlas. “Hay que entender el sufrimiento sin sufrir. Esa es la clave, tener felicidad es lo más importante”.

Durante la rueda de prensa también se le preguntó sobre las últimas declaraciones del ministro de Hacienda Cristobal Montoro en las que decía que “Los problemas del cine tienen que ver también con su calidad”. Lynch evitó contestar a la pregunta respondiendo: “No sé nada de cine, en Estados Unidos el Gobierno es extraño. No les importa el cine, solo si da dinero. Pero sé que, por ejemplo, el Gobierno francés si que apoya el cine y creo que es muy bonito que un país apoye la cultura. Es una vergüenza que el Gobierno de Estados Unidos no apoye el cine”.

“No sé nada del cine yugoslavo, del alemán o del español. Me gusta hacer películas pero no se mucho sobre lo que está pasando, conozco a Pedro Almodóvar y es un gran tipo, es mi amigo“, contesto el cineasta cuando le preguntaron sobre su opinión sobre el cine español.

Por último, el director admitió que actualmente está trabajando en un nuevo proyecto. “Estoy escribiendo algo, Estoy feliz con el trabajo que he hecho, pero nadie es perfecto en el mundo y eso nos empuja a seguir creando”.