Kore-eda regresa a Donosti en busca de justicia

El día de hoy en Zinemaldia ha estado marcado por la comedia. La mañana comenzaba con Le Skylab, una comedia ligera dirigida por Julie Delpy que hubiera sido gran contendiente de no quedarse únicamente en las risas. Kore-eda vuelve a San Sebastián en busca de justicia con Kiseki, una fabulosa historia infantil sobre los deseos y la familia que le coloca en la pole position para la Concha de Oro. Pero la sensación del día, sin lugar a dudas, ha sido el estreno de la nueva película de Nacho Vigalondo, Extraterrestre.

 Julie Delpy es veterana en la comedia desde sus guiones para el díptico Linklater, y su paso detrás de las cámaras nos ha dejado obras notables como 2 dias en París, de la que prepara una secuela. Con Le Skylab nos trae una bocanada de aire cómico a la sección oficial, pero nada más. Ése es el problema. La historia coral de una estrafalaria familia un día de verano de 1979 es un mosaico de arquetipos, reflejos y sentimientos de una sociedad concreta en un tiempo concreto, pero la narración, una sucesión de gags sin hilo conductor, divierte pero deja un poso insignificante en el espectador, que no necesitara de ayuda para olvidar la cinta pocos minutos después de abandonar la sala.

Kore-eda ha sido el siguiente en presentar su película. Tras su paso por el festival hace tres años en una edición en la que fue injustamente ninguneado, el director vuelve con Milagro (Kiseki), otra firme candidata a la Concha de Oro del Festival, que cuenta la emotiva historia de dos hermanos separados cuando sus padres se divorcian y que quieren volver a estar juntos. La historia, emotiva, cercana y costumbrista, arrastra al espectador por el periplo de estos dos pequeños niños hasta su reencuentro. El reparto infantil es absolutamente excepcional y la sutilidad y cariño que el director transmite con la historia hace de esta película una delicia digna de admirar y, como hoy todo el mundo comentaba en Donostia, una clara ganadora de la Concha de Oro.

Pero la revolución gamberra del día ha sido el pase de Extraterrestre, la nueva y esperadisima película del mediático director Nacho Vigalondo. La cinta, una comedia romántica con tintes de ciencia ficción ha arrancado carcajadas y ha satisfecho las expectativas de un publico fiel, fan y expectante. La historia de Julio y Julia, una pareja que se levanta de resaca y se encuentra con una invasión alienígena en la ciudad, transcurre por los cauces contrarios a los habituales, dejando en el fondo el componente alien, y priorizando la historia de amor, desamor y desencuentros de la pareja protagonista. Al guión de certera ingeniería del gag se unen las interpretaciones de su excepcional y acertadisimo reparto, desde la pareja protagonista, encarnada por Julián Villagrán y Michelle Jenner, hasta los secundarios Raúl Cimas y Carlos Areces, descocados secundarios en esta película que quizá descoloque a algún purista del “vigalondismo” por salirse de los canones fijados en Los Cronocrimenes, pero que ahondando un poco más, sabrá recononocer la esencia del auteur español.