Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

La segunda película de Carlos Vermunt, Magical Girl, ha sido la aplastante triunfadora del Festival de Cine de San Sebastián: Concha de Oro a la mejor película y Concha de Plata al mejor director. Otra cinta española, La isla mínima, ha logrado los premios al mejor actor (Javier Gutiérrez) y fotografía. La danesa Silent Heart ha obtenido la Concha a mejor actriz (Paprika Steen) mientras que el galardón de guión ha sido para Dennis Lehane por La entrega. Además, el jurado ha otorgado un premio especial a la cinta francesa Vie sauvage.

Magical Girl es una cinta arriesgada, opulenta, que durante casi dos horas no se cansa en su ambición de sorprender, de arriesgar y de ganar. Quizá no lo logre en todo momento, pero sin duda es la cinta más audaz de esta sección oficial y ver su título en lo más alto del palmarés resulta absolutamente natural.

El triunfo de Magical Girl era esperado, pero una victoria tan rotunda, con los dos grandes galardones del certamen, no deja espacio para que asomen otras cintas notables y que bien hubieran merecido el apoyo del jurado, especialmente Loreak, la abismal segunda película de Jon Garaño y Jose Mari Goenaga, que no ha encontrado por dónde asomar la cabeza en este palmarés.

Sí aparece, en cambio, la vulgar Vie sauvage, del francés Cédric Kahn, que rueda sin gracia ni estilo una historia bastante trasnochada: un hombre secuestra a sus dos hijos y les lleva a vivir durante años al campo sin casa ni colegio ni madre. Incomprensible esta mención especial en un palmarés bastante compartible.

Los premios de interpretación son, en cambio, un gran acierto. Javier Gutiérrez en La isla mínima construye un portentoso policía oscuro, misterioso, enfermo de cuerpo y alma, sutil y creíble. Una maravilla. Por su parte, Paprika Steen ha logrado la Concha de Plata por Silent Heart, pero bien podría haber sido cualquiera de sus compañeros de reparto: todos juntos componen el preciso retrato de una familia burguesa que se enfrenta a lo mejor y peor de sí misma ante el inminente suicidio de la matriarca, aquejada de una enfermedad terminal. Un gustazo ver a esos ocho actores trabajar juntos.

El premio al mejor guionista para Dennis Lehane cae por su propio peso. Cómo decir lo contrario del autor de Mystic River, Adiós pequeña adiós y Shutter Island. En La entrega construye otra vez un thriller que esta vez se entrecruza con una sensible y hermosa historia de amor.

La fotografía de Álex Catalán para La isla mínima no sólo es bellísma sino que también es un valor fundamental en la construcción de la película, en la que el ambiente sórdido, confuso, húmedo y asfixiante es el perfecto espejo de los acontecimientos y sus personajes. El premio es indiscutible y a buen seguro no ha llevado mucho rato al jurado llegar a este acuerdo.

Entre los olvidos, además de la ya llorada ausencia de Loreak no hubiera estado de más ver a Phoenix, la clasiquísima cinta alemana o, en su extremo opuesto, a Edén, el retrato generacional de Mia Hansen-Love; y, desde luego, Haemoo, la contundente cinta surcoreana de Shim Sung-bo. Pero no se puede tener todo. Y lo que tenemos no está nada mal.

> Lista completa del Palmarés del Festival de Cine de San Sebastián 2014