aliceelfmanart2

Alicia en el país de las maravillas

Alice in Wonderland

Nota: 7,5/10

Compuesta y producida por:
Danny Elfman
Conducida por:
Pete Anthony
Orquestada por:
Steve Bartek, Edgardo Simone y David Slonaker
Arreglos adicionales de:
T.J. Lindgren y Deborah Lurie.
Duración: 50:01
Sello: Walt Disney Records
Fecha de lanzamiento: 2 de marzo de 2010
Disponibilidad: A la venta en edición física en la distribución habitual. Su digital se puede adquirir en Amazon, cuyo tema principal se ofreció gratis a los usuarios de EE UU dos días antes de su lanzamiento. No se encuentra disponible en iTunes.

“Alicia, llegas tarde, ¿lo sabías?, traviesa…” le dice el Sombrerero Loco a la protagonista en su reencuentro en el país de las maravillas. La misma cita podríamos espetarle a nuestro pelirrojo más dicharachero. Su última colaboración con el visionario director Tim Burton ha sido no sólo uno de los proyectos más esperados por los fans del cineasta sino por los seguidores del músico, ya que supone un bombón creativo para ambos. Esta revisitación de la novela de Lewis Carrol de 1865, es bien conocida por su excéntrica paranoia musical en dibujos animados estrenada por Walt Disney en 1951. Aquella fascinante partitura, sin duda, era un incómodo referente para adaptar la nueva Alicia (¿quién no conoce el famoso Feliz, feliz no cumpleaños?). Tim Burton ha preferido huir del cuento original y dar su propia versión macabra y adulta incorporando la nueva tecnología de captura de movimientos, creación de decorados digitales y, por supuesto, el 3D. Recibida con flojas críticas en EE UU, sin embargo, ha supuesto el mejor estreno de toda su filmografía. Más de un siglo después, Alicia sigue siendo la historia de fantasía más bizarra por excelencia. Y esta película, además lo ha conseguido sorprendentemente con una campaña publicitaria que esconde a la mujercita en favor del verdadero friki de la película, Johnny Depp, o lo que es lo mismo, el Sombrerero Loco.

Danny Elfman también ha intentado huir de las referencias de la Disney. El músico desde un principio entiende a Alicia como una heroína de su tiempo, y construye un tema principal al más puro estilo Spiderman. Increíblemente tóxico y grandilocuente, la pieza es una suerte de varios recursos estilísticos de Charlie y la fábrica de Chocolate (la base de cuerda es exactamente la misma) y, sobre todo, Serenada Schizoprana, una pequeña opera de 2006, que ha quedado como la mejor partitura de Danny Elfman desde los años noventa. El tema principal, ‘Alice’s theme’, es cantado por un coro infantil, que fue grabado previamente en Londres, y que nos recuerda el lado más candoroso de este cuento. Con unos versos en rima, escritos por el propio músico, en unas pocas líneas, se rememoran algunos de los momentos clave de la historia. Como si las flores del jardín le estuvieran susurrando a la protagonista su devenir argumental. Efectivamente, estamos ante uno de los más conseguidos y fantasiosos temas del compositor en muchos años. Con un coro en estado de gracia cantando estas rimas, la estruendosa percusión guía un estribillo va cambiando de soporte instrumental: en cada repetición. Es tal la fuerza de esta pieza que se come el resto del score sin pestañear. Además de los cinco breves reprises, que acaban con un lúgubre solo vocal, la melodía es lo suficientemente sencilla e identificable para inmiscuirse en la mayoría de los cortes ya sea a capella o instrumentalmente (por ejemplo, ‘Down to the hole’, con voces de sintetizador, o en ‘Alice decides’ con toda el poderío sinfónico). Curiosamente, en la película no sale por ningún lado todas estas versiones con letras, si acaso cantan los coros lo hacen sin gesticular. Algo verdaderamente inexplicable.

{youtube width=”600″ height=”250″}h8JMSN4IJ_0{/youtube}
Suena el fantástico ‘Alice’s theme’

El resto de la partitura navega en las mismas aguas instrumentales. Voces infantiles, violines de ensueño, un preeminente órgano y un contundente uso de la percusión, bajos y timbales, justo como nos tiene acostumbrados en la última década. El fuerte sonido, en mi opinión, sacude demasiado el tono de ciertos pasajes, con una percusión muy machacona. Quizás pueda ser para estar a la altura del festín visual en pantalla, pero desnutre de cierto estilo otro trabajo más comedido y creativo de Alicia. Y es en éste, en el que Elfman sobresale. Estamos ante una partitura muy ambiental, que subraya la atmósfera de curiosidad y temor, pero que lo hace con recursos musicales muy notorios (percusión, coros, etc).

Temáticamente, no introduce muchas novedades. El tema de Alicia no deja espacio para otros alardes armónicos. En este sentido, es una lástima que Danny Elfman no se haya esmerado en crear un tema distintivo para cada uno de los personajes. Es extraño que no exista un tema definitorio para el Sombrerero Loco, que podía haber dado el contrapunto al tema de Alicia. Al parecer, Elfman sí lo hizo e incorporó una alocada pieza para el baile final del personaje, pero sea como fuere, no queda recogida en el compacto. Tampoco hay nada para la Reina de Corazones o la reina Blanca (cuyo tema es el de la pequeña Alicia). Es precisamente otra vez Alicia, aunque de niña, la que tiene su propia melodía, ‘Little Alice’.  Ésta funciona para situar un referente cándido y tierno, en términos musicales, que luego es brutalmente contrastado con el resto de la partitura y así crear una rotura narrativa. También el prematuro intento de compromiso matrimonial de la película es interpretado con una melodía regia y limpia al más puro estilo británico, que más tarde es engullida por el enérgico tema principal. El gato Chesire es el único personaje secundario que recibe cierta atención temática. Aunque no lo suficientemente consistente como para considerarlo una suite, su tema aparece disimulado en ciertas piezas como ‘The Chesire Cat’ junto con otras melodías. Se trata de un solo de violín interpretado en un tono casi esotérico y desde luego, enigmático.

En realidad, es el trabajo incidental en el que Elfman realiza su mejor escritura musical. Cortes como ‘Only a Dream’ o ‘Into the garden’ son breves pero indicativos de la perspicacia visual de la música de Danny Elfman. También hay que señalar que esta partitura recoge muchos términos temáticos del compositor de obras anteriores. Los más sagaces pueden identificar el tema del Pingüino de Batman vuelve en ‘Finding Absolem’ o el ‘Jack’s Lament’ de Pesadilla antes de Navidad en el final de ‘Bandersnatched’.  Por no decir que bastantes cortes tiene una clara orientación melódica que recuerda a Black Beauty, y en esencia al espíritu de algunos trabajos de Phillip Glass, concretamente, su Glassworks. Sea como fuere, el caso es que el músico le otorga una unidad muy sofisticada al conjunto y rubrica una partitura de fantasía como hacía años que no le habíamos escuchado. Sigue lejos de la originalidad temática de hace dos décadas pero por lo menos mantiene vivo el espíritu que en su día nos hizo vibrar.

LO MEJOR: El tema de Alicia, un compendio de varios recursos de otras partituras anteriores, combinados de forma excelente que nos devuelve al Elfman más fantasioso.

LO PEOR: La estrategia de primar musicalmente el viaje de Alicia con este tema principal no justifica la ausencia de temas distintivos para otros personajes como el Sombrerero Loco o la Reina de Corazones. El sonido machacón es demasiado estridente en algunos pasajes.

EL TEMA:
‘Alice’s Theme’

Pistas

1. Alice’s Theme
2. Little Alice
3. Proposal/Down The Hole
4. Doors
5. Drink Me
6. Into The Garden
7. Alice Reprise #1
8. Bandersnatched
9. Finding Absolem
10. Alice Reprise #2
11. The Cheshire Cat
12. Alice And Bayard’s Journey
13. Alice Reprise #3
14. Alice Escapes
15. The White Queen
16. Only A Dream
17. The Dungeon
18. Alice Decides
19. Alice Reprise #4
20. Going To Battle
21. The Final Confrontation
22. Blood Of The Jabberwocky
23. Alice Returns
24. Alice Reprise #5