Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.
2009-04-28-STARTREK
Star Trek
Música original de Michael Giacchino
Sello: Varese Sarabande
2009
Escucha o compra este disco: iTunes

4notitasprueba

Michael Giacchino deslumbra con una apoteósica partitura que si bien no llega a niveles de otras se queda muy alto en el nivel de la franquicia Star Trek. Y eso que la saga de ficción es probablemente la que ha generado más partituras de culto (más incluso que Star Wars). Por tanto, era muy difícil estar a la altura de solemnes leyendas como las compuestas por Jerry Goldsmith o James Horner. Pero Giacchino, confeso fan de Star Wars, intercambia el estilo musical de una saga galáctica a otra, se enfunda su traje Jedi y juega a ser John Williams. ¿El resultado? Un ejercicio de orquestación impresionante que a más de uno dejará boquiabiertos.

Star Trek es la revisitación del clásico de culto de 1979 cuya serie se ha convertido en una absoluta veneración de la ciencia ficción. La música de la primera película supuso una candidatura al Oscar para Jerry Goldsmith. Para muchos, uno de los mejores trabajos de la historia del cine, y una de las partituras obligadas en cualquier colección. Después de él vinieron otros como James Horner (Star Trek II: La ira de Khan) o Leonard Rosenman (Star Trek IV: El regreso a casa), quien conseguiría la segunda nominación al Oscar para la franquicia. El anuncio de Michael Giacchino como nuevo treki-composer en general fue bien recibido por la comunidad de aficionados. Una decision obvia, siendo J. J. Abrams creador de Perdidos (famosa partitura para televisión de Giacchino), el nuevo capitán de la inédita Star Trek. Muchos descubrimos al músico con Los increíbles (siempre digo que es esa banda sonora que los académicos se olvidaron en el cajón) y lo seguimos disfrutando en películas como Speed Racer o Ratatouille (su única nominación al Oscar). Muy pronto podremos escuchar Up cuyo tema principal es absolutamente maravilloso y cuidado porque huele a Oscar. También le tendremos muy cerquita, tanto que vendrá al V Festival de Música de cine de Úbeda.

Pero vamos al grano. La nueva Star Trek es una genialidad musical que si bien no llega al nivel de excelencia de algunas entregas anteriores a buen seguro nos coloca ante una gran partitura. Lo mejor, sin duda, es su carácter orquestal, que tanto en la senda dramática y sobre todo en la de acción deslumbra por su fuerza y potencia acústica. Os lo adelanto. Os vais a quedar boquiabiertos con algunas piezas que os reserva Giacchino. La única pega quizás es pese a ser una partitura de tonos muy intensos le falta algún que otro color, es decir, complejidad y variedad temática. Giacchino, tomando como referente la música de Star Wars, compone unos cuatro temas y estudia su evolución dentro de un contexto musical de acción pero no desarrolla un folclore galáctico que sí contenían otras entregas de Star Trek o cualquiera de las Star Wars.

{youtubejw width=”600″ height=”250″}WTqJjwJxlm0{/youtubejw}
Suena ‘Enterprise Young Men’, de Michael Giacchino

La partitura se abre con ‘Star Trek’, el tema principal, una dignísima melodía original cuyas versiones a lo largo de la partitura son cautivadoramente impresionantes. Su cortísima e inquietante exposición (apenas dura un minuto) en realidad sólo es un aperitivo pues el tema se versiona mucho y aparece prácticamente en casi todos los cortes. El caso es que Giacchino hace oro con la orquesta de un tema que pese a su elegancia en el fondo es bastante normalito y que no aguanta comparación con el ‘Ilia’s theme’ de Goldsmith o los ‘Main Titles’ de Rosenman y Horner. El segundo corte, ‘Mailin’ the Kelvin’, es un pupurrí entretenidísimo de recursos musicales para la acción, marchas militares, golpes de percusión, vamos, un no parar de fast-food music. El amor hace presencia en el tercer tema, ‘Labor of Love’, una desdibujada melodía que poco a poco va floreciendo en una hermosísima pieza. Sin duda, uno de los hits de la partitura. Ya cuando echabais de menos el tema del principio, en ‘Hella Bar Talk’, Giacchino fusiona la melodía con el tono romántico consiguiendo una fanfarria galáctica de altos vuelos. Pero si hay algo que disfrutamos en este score es sobre todo, la acción. La siguiente pista, ‘Enterprise Young’, es un heterogéneo mosaico liderado por una sintonía excitada de cuerdas, que nos recuerda mucho al famoso tema compuesto por John Williams para Star Wars. Episodio I: La amenaza fantasma. Los coros también hacen acto de presencia en ‘Nero Death Experience’, absolutamente magistral, dando solemnidad cantada a la lucha estelar en un contexto musical sobrecogedor. Una exquisita sucesión de cortas y atropelladas piezas de entusiasmo musical para las que Giacchino no duda en servirse de recursos casa Williams como las arpas o el frenetismo de los violines. El personaje de Nero es materializado acústicamente a través de cuerdas estridentes y una fuerte percusión para recrear el horror  y la reserva en temas como ‘Nero Sighted’. Otra de los grandes cortes (quizás el mejor de toda la partitura) es ‘That New Cat Smell’, en el que sí incorpora un cierto exotismo con un nuevo y suave tema de cello, onírico y preciosista, que deriva en una collage de fanfarrias. Su estilo parece emular directamente al famoso ‘Ilia’s Theme’ de Jerry Goldsmith, aunque salvando mucho las diferencias. En definitiva, una partitura absolutamente al servicio de las imágenes pero cuya escucha aislada es también una gozada.

{youtubejw width=”600″ height=”250″}KuZZYlbSivg{/youtubejw}
Suena ‘Labor of love’, de Michael Giacchino

El score se cierra honrosamente con los ‘End credits’, una absoluta delicia pero también un cierto error de fábrica. Porque incorporar la famosa melodía de la saga y parte del trabajo de Jerry Goldsmith al final del disco, desluce ciertamente el trabajo de Michael Giacchino. La música de la primera Star Trek es tan solemne que escuchar su archiconocido tema principal deja el tema de Giacchino bastante deslustrado. Sin embargo, se deja escuchar porque como soporte funciona bastante bien, así que en vez de intentar combinar ambos temas para ponerlos al mismo nivel lo que ha conseguido es completar si cabe el famoso tema de Alexander Courage. La pena es que las ideas musicales de Giacchino se quedan escasas y un tanto planas en lo que se refiere a las temas más contextuales. Salvo el tema principal el resto no encuentran un espacio limpio sobre el que desarrollarse por sí solos ya que la fantástica acción consume por completo la gloria de este disco. Aún así, estamos ante una memorable partitura que supone un punto de inflexión en la carrera de Giacchino hacia el Olimpo de los grandes. Una candidatura al Oscar sería obligada pero, ¿por qué me da que será con Up con la que volverá al Kodak Theatre?

{youtubejw width=”600″ height=”250″}QjF4K1dvTQI{/youtubejw}
Suena ‘End Credits’, de Michael Giacchino