Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

A las 19.24 horas del día de hoy el director de cine Daniel Sánchez Arévalo nos dirigía el siguiente tuit:

 

Se refería al artículo GOYATLÓN 2014: Mejor actor de reparto en el que, como es habitual en losExtras.es, comentamos las candidaturas a los Goya y analizamos las opciones de premio de cada nominado.

En esta categoría la película de Sánchez Arévalo está representada por dos actores: Antonio de la Torre y Roberto Álamo. El texto sobre este segundo es el que estaba firmado por María Pérez y, por tanto al que se refería el tuit del realizador.

Por desgracia, circunstancias laborales y personales me han impedido revisar la pieza antes de su publicación como hago de forma habitual. Me permito aclarar que el proceso de edición es habitual en todos los medios como forma de garantizar desde la corrección gramatical hasta el rigor de las informaciones publicadas. En losExtras.es (y antes en Tío Oscar) jamás se ha censurado ninguna opinión, ni de los colaboradores ni de los usuarios.

El párrafo de la polémica comenzaba así: “Cuando se sale de ver La gran familia española, se tiene la dolorosa impresión de que la película es mucho peor de lo que parece porque la calidad de los actores y su manera de defender esos indefendibles personajes lo camuflan”. A continuación, ya sí, María Pérez pasaba a hablar -elogiosamente, por cierto- del nominado. Puede comprobarse en la caché de Google.

No hay ningún inconveniente en que María exprese una opinión negativa sobre la película, pero como director sí tengo dos reparos muy serios que oponer a esa frase:

1.- El artículo versa únicamente sobre los actores nominados, no sobre las películas. Ninguno de los otros tres análisis entran a opinar sobre las películas en su conjunto porque eso se hará dentro de unos días, en su pieza correspondiente.

2.- La crítica forma parte habitual de los textos que todo el equipo publica en losExtras.es. Todos ellos tienen la libertad más absoluta de expresar su opinión sobre la película que corresponda. Sólo hay un requisito: que la crítica, buena o mala, esté fundamentada y se emita respetuosamente. Como director de losExtras.es me niego a publicar ningún comentario que no esté debidamente razonado. Desde el mayor halago al rechazo más furibundo deben quedar justificados. Esta es, en mi opinión, la única manera de labrarse el respeto tanto de los aficionados al cine como de los profesionales del medio. Creo honestamente que la frase de la polémica no cumple esos requisitos.

El comentario de Daniel Sánchez Arévalo en Twitter no es la razón de la modificación de ese texto. La razón es que no se ajusta a los estándares de calidad y el rigor que exijo en losExtras.es. Así se lo he comunicado a María Pérez tras leer el texto, que ha preferido eliminar la frase. Pero la he invitado a que sea ella quien escriba sobre La gran familia española en la pieza GOYATLÓN 2014: Mejor película del año, que se publicará en los próximos días. Ese sí será el lugar oportuno para que argumente debidamente su mala opinión sobre la cinta. Tal y como viene haciendo, en total libertad, desde hace seis años en esta web.

Si al modificar ese texto hemos cometido algún error es el del exceso de celo, no la cesión a una presión que no hemos sentido. No tengo relación personal alguna con Sánchez Arévalo. En esta misma web he sido muy duro con mis comentarios sobre su película Gordos y, aunque no he publicado ningún texto sobre La gran familia española, he expresado en muchos foros mis reparos hacia la cinta.

Llevo editando losExtras.es desde hace 14 años sin más razón que mi amor al cine y mi pasión por el periodismo. Creo en la prensa libre y jamás he censurado un artículo. Pero la prensa, además de ser libre, ha de ser rigurosa y exquisita. No importa si habla de la política antiterrorista o de una simple gala de premios.