Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

losExtras.es empieza aquí su tradicional repaso a todas las categorías de los Premios Goya, que se entregarán el próximo 9 de febrero. Inauguramos el recorrido con el premio al mejor secundario, un apartado donde se echa a faltar al que bien podría haber sido el favorito, Mario Casas de Las brujas de Zugarramurdi –inscrito sin razón en el apartado de protagonista-, o al medidamente cómico y seductor Sergi López de Ismael. Quedan, eso sí, cuatro nombres ilustres del cine español que se enfrentan en una carrera por el momento bastante ajustada.

goya2014actorrep1

Carlos Bardem por Alacrán enamorado

Carlos Bardem, autor de la novela original y coautor del guión de Alacrán Enamorado, se ha reservado en la producción uno de los grandes papeles de la cinta. Carlomonte, el mentor del protagonista, es un fascinante y complejo entramado de trasfondos, historias y actitudes con una fortísima personalidad que hace del personaje un caramelito interpretativo para cualquier actor, así como un gran reto. Nadie mejor que Carlos Bardem, padre de la criatura y al que Carlomonte ha acompañado desde hace años para dar vida a este personaje al que conoce al dedillo. Una decisión acertada en la propia producción y que ha dado sus frutos en la carrera. Esta nominación al Goya (y también la nominación a los Feroz) es prueba de ello. Es la segunda nominación a estas premios para el hermano mayor de los Bardem tras la recibida por su papel en Celda 211 y aún en dura competencia con sus compañeros de nominación, es uno de los grandes favoritos al premio. Pablo López

goya2014actrorep2

Juan Diego Botto por Ismael

Del cuarteto de nominados, la candidatura de Juan Diego Botto por Ismael seguramente sea la más difícil de comprender –y eso que los Goya de este año tienen varias apariciones cuanto menos sorprendentes–. Nada que objetar al talento de Botto, un actor de gran sensibilidad y amplio registro que ha tenido una cerrara mucho más intensa y brillante en las tablas que en la pantalla. Tampoco nada en contra de que los votantes hayan apreciado el breve pero intenso trabajo que desarrolla en la cinta de Marcelo Piñeyro en la que interpreta a un hombre que de la noche a la mañana –literalmente- ve partir a su mujer y a su hijo. Sólo un actor con la finura y precisión de Botto puede dar verosimilitud a un personaje en la cuerda floja. Su dignidad y su generosidad son el mejor tesoro de Ismael. Pero, a efectos de los Goya, y por más que admiremos el trabajo de Juan Diego Botto, la brevedad de su tiempo en pantalla y su participación muy secundaria en la trama de la película, coloca el premio muy lejos de su alcance. Fernando de Luis-Orueta

goya2014actrorep3

Antonio de la Torre por La gran familia española

Esta es la tercera colaboración de Antonio de la Torre con el director Daniel Sánchez Arévalo que lo convierte en candidato a un Goya, premio que ganó en 2005 por Azul oscuro casi negro. Sorprende su nominación por el personaje de Adán, el mayor de los cinco hijos del personaje interpretado por Hector Colomé, ya que, si bien su interpretación destaca en el desigual reparto de La gran familia española, es uno de los más secundarios de la trama. Entre sus rivales en esta categoría se encuentra uno de sus hermanos en la ficción, Roberto Álamo. Si algo tienen en común todos los trabajos de Antonio de la Torre es la solvencia con la que están construidos, y ese es uno de los motivos por los que se explica que este año, como ya ocurriera en 2013, compita también por el Goya a mejor actor protagonista, una categoría que se le resiste pese a haber estado nominado por Balada triste de trompera e Invasor. Su inquietante presencia en Caníbal y el magnífico esfuerzo de contención que hace podrían pesar más para los académicos a la hora de votar pero, sin duda, la doble nominación debería llevarle a conseguir al menos una de las dos estatuillas a las que opta el malagueño. Bernardo Pajares

goya2014actrorep4

Roberto Álamo por La gran familia española

Una de las cosas que destacan en La gran familia española, quizá la que más, es el buen trabajo de interpretación que hacen todos los actores, incluidos los más jóvenes. Sobresale entre todos, junto a Antonio de la Torre -también nominado en esta categoría-, Roberto Álamo en su personaje de Benjamín, uno de los cinco hermanos de esta familia de la que se puede decir que ha superado la frontera de la desestructuración para sumergirse en el caos más absoluto hace mucho tiempo.  Benjamín, un personaje tan tópico (el tarado con fogonazos de auténtica brillantez), resulta real, creíble, porque Roberto Álamo lo llena de humanidad y de ternura, y muestra un talento increíble para la comedia y el ritmo que tiene que imprimir. Aunque su personaje en La piel que habito nos dejó con la mosca detrás de la oreja porque parecía totalmente fuera de lugar (tanto el personaje como su interpretación), este Benjamín debe de hacernos pensar que el camino correcto es la comedia basada en situaciones límite y personajes puteados al máximo, y que ganara el Goya de la categoría tampoco sería una mala opción entre tanto despropósito de nominaciones. María Pérez

[Nota: Este último texto ha sido modificado tras su publicación inicial. Puede leerse aquí la explicación del director]

 

Ganará: Carlos Bardem por Alacrán enamorado
Debería ganara: Carlos Bardem por Alacrán enamorado