Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.
'El curioso caso de Benjamin Button' 'El caballero oscuro' 'Hellboy II: El ejército dorado'
El curioso caso de
Benjamin Button

 

Greg Cannom
El caballero oscuro

 

John Caglione, Jr. y
Conor O’Sullivan
Hellboy II: El ejército dorado
Mike Elizalde y Thom Floutz

Al repasar la categoría de nominados en el apartado de mejor maquillaje de los últimos años, nos encontramos diversidad de nacionalidades (es uno de los campos técnicos más globalizados con contendientes no norteamericanos) y también diversidad de estilos (desde el maquillaje que colinda con los efectos especiales, pasando por  el más artesanal y llegando al que es puro látex). Este año la diferencia de técnicas vuelve a repetirse en la categoría.

Greg Cannom consigue con El curioso caso de Benjamín Button la novena nominación de su carrera habiéndose llevado hasta la fecha dos estatuillas por Drácula, en 1992;  y por Señora Doubtfire, en 1993. Junto a Rick Baker es uno de los maquilladores más nominados de la historia de los Oscar y la verdad es que su arte ha creado escuela. Ya se va mereciendo otra estatuilla 16 años después. En la película de David Fincher, Cannom lleva a cabo ese maquillaje tan poco agradecido que tiene que compartir plano con los efectos especiales y del que finalmente no se sabe a cual de los dos campos corresponde el mérito. Sin duda, convertir al sexsymbol Brad Pitt en todo un anciano tiene su mérito y sin el trabajo de Cannon ese primer tramo de la película perdería muchos enteros. Posteriormente su trabajo no deja de ser un apuntalamiento de la trama sin destacar en muchos momentos pero caracterizando bien a los personajes, como es el caso también del envejecimiento de otros personajes como los interpretados por Taraji P. Henson y Cate Blanchett.

Si Cannom tiene un gran reto a la hora de caracterizar a Pitt como un achacoso anciano, no lo es menos cuando tiene que envejecer a una Cate Blanchett a la que conocemos en la película desde que nació. Observamos como pasa de una radiante juventud a la degeneración corporal que traen los años. Y sí, Cannom cumple con creces. Efectos visuales al margen, su labor es de las que dejan huella siendo digna de un maestro.

John Caglione, Jr. y Conor O’Sullivan comparten la candidatura al mejor maquillaje conseguida por El caballero oscuro. Es curioso que una película de indudable valía técnica como la cinta de Christopher Nolan no recaiga en el exceso de esos factores porque tanto los efectos visuales, como el maquillaje, incluso la música, están al servicio de la historia que ha cautivado a tantos aficionados esta temporada. La labor de Caglione (ganador de un Oscar por Dick Tracy) y O’Sullivan (nominado por Salvar al soldado Ryan) se basa principalmente el acentuar los rasgos característicos de los villanos de la función.

El Joker es la estrella de la película y también de la labor de maquillaje de la película. Un maquillaje menos completo pero más realista respecto al Joker que inmortalizó Nicholson. A pesar de su sencillez resalta su efectividad teniendo en cuenta que en la única escena de la película en la que el Joker no aparece pintado (está caracterizado de policia) hace que nos demos cuenta de la importancia del mismo para que Ledger encarara su personaje. Por supuesto los mayores alardes se basan en el Harvey Dos Caras de Aaron Eckart tras su transformación de caballero blanco de Gotham a caballero oscuro. A pesar de ser más espectacular con un gran trabajo de estudio de los tendones faciales el resultado deja algo frío, no sacándosele un gran partido en la película

Los terceros en discordia son Mike Elizalde y Thom Floutz por Hellboy II: El ejercito dorado por la que han conseguido su primera nominación al Oscar. Los dos heredan el trabajo desempeñado en la primera parte beneficiándose del mayor presupuesto que ha contado la segunda película sobre el demonio rojo. A pesar de eso, a quien esto escribe, no le parece un maquillaje de Oscar. Quizás es el más completo teniendo en cuenta el género de la película pero, además de basarse ya en un trabajo realizado previamente y en la poca alma que presenta, no es un trabajo digno de estatuilla. El maquillaje tiene que ser justo y adecuado en una película, sin exceder y acorde con la historia. Eso no se cumple en este caso y a pesar de los méritos de este trabajo y el cuidado que pone el cineasta Guillermo del Toro en estos aspectos no parece ser el mejor trabajo de los tres.

Ganará: El curioso caso de Benjamin ButtonDebería ganar: El curioso caso de Benjamin Button

Tu quiniela: