Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

Una de las categorías más interesantes, a la par que reñidas es ésta de mejor actriz protagonista. Dos encarnaciones de grandes mitos del siglo XX, dos transformaciones físicas importantes y una humilde criada que puede dar muchísimo que hablar son las cinco contendientes de esta categoría que un año más, supone el termómetro más fiel para tomar el pulso a la competición. La veteranía de cuatro actrices consolidadas frente a una joven primeriza conforman la que sin duda es la categoría más interesante de este año.

{youtubejw width=”600″ height=”369″ img=”oscatlon/2011/actrizprotagonista1.jpg”}BXST7e-TObA{/youtubejw}

Glenn Close por Albert Nobbs

María Pérez
Llevar al cine Albert Nobbs ha sido empeño personal de Glenn Close, tanto como actriz, como productora y guionista, desde que hace 30 años representase ese mismo papel sobre los escenarios. Quizá tanto esfuerzo personal no se haya revertido en una gran película, pero es indudable que ese personaje en manos de una actriz con menos fuerza habría quedado en nada. Porque detrás del maquillaje y del traje que la envara, del ejercicio de transformismo, lo que trasluce es una mujer con una carga psicológica tremenda, que no vive su sexualidad como mujer, ni ha tenido nunca el afecto de un compañero, ni ha vivido siquiera un proceso de madurez como el de cualquiera, y todo eso con un mínimo de diálogo. A todo esto se suma el manido argumento de que “se le debe un Oscar” después de seis nominaciones desde 1983. ¿Sería una idea tan loca que se lo dieran el domingo?

{youtubejw width=”600″ height=”369″ img=”oscatlon/2011/actrizprotagonista2.jpg”}3H50llsHm3k{/youtubejw}

Viola Davis por Criadas y señoras

Fernando de Luis-Orueta
Ironías de la vida. Viola Davis logró no sólo su primera nominación al Oscar sino la admiración de la profesión y fama mundial por ser la única persona que robó una secuencia a Meryl Streep. Fue en La duda por aquella madre inolvidable, llena de capas y dobleces, difíciles planteamientos de tipo moral y una abnegación seguramente mal entendida. Le llega ahora su segunda candidatura al Oscar por un papel algo menos complejo pero igualmente dramático: una mujer a quien todo lo que le falta de sofisticación lo compensa con su valentía. Basta ver la primera secuencia de la cinta –en la que responde a una simple pregunta con una mirada lúgubre, llena, abismal- para saber que sus opciones de llevarse la estatuilla con Criadas y señoras son muchas y muy sólidas.

{youtubejw width=”600″ height=”369″ img=”oscatlon/2011/actrizprotagonista3.jpg”}COyaQzDDWaM{/youtubejw}

Rooney Mara por Millennium: Los hombres que no amaban a las mujeres

Samuel Pérez
El año pasado los Oscar perdieron la oportunidad de nominar a Noomi Rapace por uno de los personajes femeninos más potentes de los últimos años: la Lisbeth Salander de la saga Millenium escrita por Stieg Larsson. Pero gracias a la rapidez de producción del sistema hollywoodiense este año David Fincher nos ha ofrecido su versión estadounidense y, en una jugada no exenta de riesgo, decidió ofrecerle este importante rol a una semidesconocida: Rooney Mara. Aparte de un poco de televisión y un puñado de papeles secundarios, puede ser recordada por protagonizar el relanzamiento de Pesadilla en Elm Street hace un par de años y el mismo Fincher le ofreció un rol escaso en metraje, pero importante, en su anterior film, La red social. Aparte de la valentía que ha supuesto para la actriz una transformación física evidente, su Lisbeth no defrauda. Intrigante pero aguerrida, dañada pero resolutiva, la actriz consigue estar a la altura del personaje y de la versión de Rapace. Una justa nominación con pocas posiblidades de premio, aunque haya sido a costa de dejar fuera una de las mejores interpretaciones del año: la de Tilda Swinton en Tenemos que hablar de Kevin.

{youtubejw width=”600″ height=”369″ img=”oscatlon/2011/actrizprotagonista4.jpg”}KsT4kx73wYk{/youtubejw}

Meryl Streep por La dama de hierro

Rubén Miguélez
“Algún día, verás que protagoniza una película sobre tu vida, y descubrirás con horror que ella es mucho mejor protagonizando tu vida que tú misma”, le dijo Nora Ephron a Meryl Streep en la recepción de las medallas de honor del Centro Kennedy. Y tras su papel en La dama de hierro uno no puede evitar preguntarse si Margaret Thatcher sentirá lo mismo. Y es que no es para menos, ya que Streep ha realizado uno de los mejores trabajos de caracterización que hayamos visto, llevando su papel mucho más allá de las horas de maquillaje y el peso que ha tenido que ganar para interpretar a Margaret y clavando sus posturas, sus gestos, su forma de andar y su voz (con un acento realmente complicado). Meryl Streep no interpreta a Margaret Thatcher en La dama de hierro, Meryl Streep es Margaret Thatcher. Recibió su segundo Oscar en 1983 por La decisión de Sophie y desde entonces han pasado 28 años y otras trece nominaciones, ya hay muchas ganas de premiar de nuevo a una de las mejores actrices vivas del panorama cinematográfico y esta ocasión no es para menos.

{youtubejw width=”600″ height=”369″ img=”oscatlon/2011/actrizprotagonista5.jpg”}kd0BaO-Hblo{/youtubejw}

Michelle Williams por Mi semana con Marilyn

Pablo López
Nadie mejor para encarnar en la pantalla la frágil figura de Marilyn Monroe que Michelle Williams, una actriz discreta, comedida, inocente y esquiva con la cámara que sin embargo tiene un talento, magnetismo y una belleza que suponen una recreación casi perfecta de la ambición rubia. Su mimético trabajo con el joven mito roza la perfección en muchos momentos de la película, y sobretodo, el trabajo de voz, es de una perfección impecable. Además, Williams hace gala de todo su potencial interpretativo en los momentos más intimos donde podemos ver a una Marilyn trastornada por la fama y aprovecha que la cámara, como a la Monroe, la ama profundamente, y saca lo mejor de ella. Es una categoria reñida este año: grandes trabajos de grandes actrices que compiten entre ellas por ver quienes convencen a la Academia. Williams se ha hecho con muchos de los premios de la carrera, pero Streep viene pisándole los talones, ¿por quién se decantarán al final los académicos de Hollywood?
Ganará: Viola Davis por Criadas y señoras

Debería ganar: Meryl Streep por La dama de hierro