Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

Los encargados de la creación de efectos sonoros que serán utilizados en la película pero que no han sido grabados durante el rodaje ven reconocido su trabajo en esta categoría. Una tarea que juega un papel fundamental en el conjunto ambiental de cualquier metraje, como demuestran los excelentes ejemplos que ofrecen los nominados de este año, realizando trabajos cuyas virtudes se diferencian entre si en base a las necesidades de cada cinta y convirtiendo la batalla por esta estatuilla en una de las más ajustadas del año.

OSCATLÓN 2011: Montaje de sonido

Lon Bender y Victor Ray Ennis por Drive

Drive es una de las películas más ninguneadas del año en los Oscar y su única nominación ha llegado por el montaje de sonido, obra de Lon Bender (que ya se alzó con una estatuilla en 1995 por Braveheart) y de un primerizo en estos premios, Victor Ray Ennis. Su trabajo en Drive tiene como principal finalidad mimetizarse con la tensión que provoca el estilo de vida del protagonista, un piloto especialista de cine por el día que conduce para delincuentes por las noches. De este modo, nos encontramos con una doble vertiente en el trabajo de sonido: por un lado están los accidentes provocados cargados de sonidos estrepitosos y, por el otro, los sonidos secos propios de un coche que intenta camuflarse en una huida. Estamos ante una película plagada de persecuciones, accidentes y tiroteos que necesita un trabajo de sonido más que brillante, una responsabilidad que Bender y Ennis han cumplido con creces, consiguiendo destacar entre los demás trabajos del año.

OSCATLÓN 2011: Montaje de sonido

Ren Klyce por Millennium: Los hombres que no amaban a las mujeres

Con las dos nominaciones que suma Ren Klyce en esta edición de los Oscar ya acumula un total de cinco, todas ellas por películas de David Fincher, con el que lleva colaborando desde Seven. Esta colaboración mano a mano entre el responsable de sonido y el director se ve plasmada en una coordinación perfecta en el ambiente de la película, y gracias al control de Klyce sobre los sonidos ambientales (en ocasiones mínimos) se consigue el tono gélido que caracteriza el largometraje. La implicación máxima de Fincher con todo el trabajo que tiene que ver con el sonido en sus películas (sabiendo qué quiere escuchar y cuándo lo quiere) provoca un conjunto de efectos sonoros que se combinan a la perfección y hace que destaque muy positivamente el trabajo del equipo encargado del sonido en sus películas.

OSCATLÓN 2011: Montaje de sonido

Philip Stockton y Eugene Gearty por La invención de Hugo

La factura técnica de La invención de Hugo es impecable, por lo que Philip Stockton y Eugene Gearty cargaban con una responsabilidad enorme a sus espaldas: dar vida a los sonidos de una enorme maquinaria cinematográfica como es la última película de Scorsese. El resultado final es excepcional, creando un conjunto de sonidos que se manejan con acierto entre el tono realista necesario para aportar credibilidad y el fuerte ejercicio imaginativo que domina gran parte de la película. Gracias a su trabajo cobra vida la estación de tren y todo lo que la rodea, creando a la perfección los detalles sonoros más pequeños en el trabajo con los engranajes de los relojes que maneja Hugo o los trenes que entran y salen de la estación y dominando también los sonidos más explosivos en las escenas más técnicamente ambiciosas. La invención de Hugo parte como la película más nominada del año y lidera las categorías técnicas, por lo que cuenta con muchas posibilidades en este premio.

OSCATLÓN 2011: Montaje de sonido

Ethan Van der Ryn y Erik Aadahl por Transformers: El lado oscuro de la luna

 

Las categorías relacionadas con el sonido son el punto fuerte de sagas como Transformers, puesto que prácticamente toda la película está cargada de escenas de acción que necesitan de un ejercicio muy evidente de creación de sonido. Tanto Ethan Van der Ryn como Erick Aadahl han sido partícipes del sonido de toda la saga Transformers, por lo que son unos expertos en la creación de los sonidos que necesitan las espectaculares peleas entre robots o las escenas más impactantes de la película. No han conseguido hacerse con todavía con el premio por su trabajo en esta saga y con un ejercicio que peca de repetitivo y se asemeja mucho al realizado para las dos primeras partes lo tienen bastante complicado.

OSCATLÓN 2011: Montaje de sonido

Richard Hymns and Gary Rydstrom por War Horse (Caballo de batalla)

Richard Hymns ya ha recibido el Oscar en tres ocasiones y Gary Rydstrom suma la friolera de siete estatuillas, y ya han compartido premio por su trabajo en común para otras dos obras de Spielberg: Parque Jurásico y Salvar al soldado Ryan. Son, sin duda, la apuesta por la experiencia y el continuo buen hacer en esta categoría de dos hombres que son eminencias de los efectos sonoros. En una película con tintes épicos que relata la historia de un joven y su caballo durante la Primera Guerra Mundial, el trabajo de sonido está plagado de retos, desde los sonidos provocados por el caballo hasta los propios del campo de batalla. Pocos trabajos pueden hacerle sombra este año al realizado por estos dos genios de la recreación de los sonidos de guerra.
Ganará: La invención de Hugo

Debería ganar: War Horse (Caballo de batalla)