CENTENARIO KATHARINE HEPBURN: "La Impetuosa" (George Cukor, 1952)

Garson Kanin y Ruth Gordon fueron una de las parejas de guionistas que más fortuna hicieron en Hollywood. Su acierto al escribir aumentaba cuando trabajaban para vehículos estelares de otra pareja de cine y de la vida real: Spencer Tracy y Katharine Hepburn. En 1952, cuando los famosos amantes de la comedia clásica de Hollywood habían protagonizado ya 6 películas juntos, llegó este nuevo éxito que se les ocurrió a los guionistas cuando comprobaron la destreza deportiva de la Hepburn.
La película, que cuenta cómo una deportista se convierte en estrella gracias a un dominante manager y se va apartando de su anulante novio, sirve para mostrar las dotes físicas de la actriz. Desde bajarse de un tren en marcha o cambiarse de ropa dentro de un coche hasta jugar al golf, al tenis o a cualquier deporte sin utilizar jamás una doble, Katharine Hepburn demuestra cuál habría sido su profesión si no se hubiese dedicado a la interpretación. La película también da lugar a trucajes visuales como el partido en el que la protagonista tiene alucinaciones por culpa de su novio y ve raquetas de diferentes tamaños y pelotas gigantes (verdadero festín onírico para un director clásico como Cukor) Y por supuesto la probada química de los dos actores se demuestra cuando ella le corta sus insinuaciones sexuales hablandole de las restricciones de su entrenador ( o sea, el mismo Spencer Tracy) o cuando deja a Tracy como una damisela en peligro defendiéndolo de unos gangsters.

El guión, lleno de ingeniosas lineas, también tiene ciertos problemas que lo alejan de ser perfecto. Por ejemplo, el personaje del joven y ridículo boxeador, tan exagerado y complaciente que provoca la apatía. Sin embargo a la hora de mostrar el poder femenino a través del deporte, no tiene rival. Es, sin duda, un papel perfecto para una Katharine Hepburn ya cuarentona que demostraba una vez más, con elegancia, que “las chicas son guerreras”.
VALORACIÓN: