LA ALEGRÍA DEL SATURDAY MATINEE (Crítica de "Robin de los bosques", Michael Curtiz, 1938)

No poca será la gente que se asombre al leer el título de esta crítica, sin saber qué eran los “saturday matinee”. Así era como se denominaba a las sesiones de cine especiales de los sábados, generalmente dedicadas a las películas de aventuras. Recientemente, hay cierto consenso entre la crítica a la hora de valorar “Róbín de los bosques” como la mejor película de aventuras de la historia del cine y, consecuentemente, el mejor matinee y el más representativo de esa serie de espectáculos generalmente ingenuos que poblaban los sueños de miles de espectadores.