LA POLÉMICA "CANCIÓN DEL SUR" DE DISNEY

En 1946 una nueva película llegó de los estudios animados de Burbank. Era una mezcla de animación y de imagen real que contaba la historia de un viejo hombre negro narrador de cuentos que sirven de lección a un pequeño niño que tiene que pasar el verano en la plantación. Los dibujos animados, protagonizados por un conejo (el señor “Rabito”) y un zorro, escenificaban esas lecciones morales, mientras que la acción real desarrollaba la creciente amistad entre el viejo negro y el pequeño. Sobra decir que fue un gran éxito de taquilla y una revolución en cuanto a los efectos especiales de la época al mezclar imagen real y animación. Hay que tener en cuenta, además, que la Disney vivía época de vacas flacas al finalizar la Segunda Guerra Mundial y que no harían ninguna gran producción animada hasta “La Cenicienta” (de hecho, películas tan impresionantes y pictóricamente perfectas como “Blancanieves” o “Bambi” jamás se volverían a hacer)

La polémica en torno a esta película surge en estos tiempos de corrección política de los cuales el estudio del ratón Mickey es un gran adalid. “Canción del Sur” no ha aparecido jamás en video en Estados Unidos ni en ningún otro país desde su último reestreno allá por 1986. Es, de hecho, la película perdida de Disney a pesar de las numerosas peticiones en internet para que sea estrenada en formato digital. La Disney ha sido reticente a ponerla en el mercado al considerar inaceptables y obsoletos los estereotipos raciales que muestra: a unos negros felices en plantaciones a pesar de vivir en cabañas miserables y con acentos y lenguaje propios de la época de la esclavitud en el viejo sur de Estados Unidos. La misma polémica ha surgido con respecto a ciertos personajes de “Lo que el viento se llevó”(de hecho, la Mammy de esa película, Hattie McDaniel, aparece en este film también) y eso no ha impedido que la historia de Escarlata O’Hara surja periódicamente en dvd, video o televisión.


Ahora, el jefe de Disney está replanteándose reestrenar la cinta después de que su 60 aniversario pasase inadvertido el año pasado (algo poco habitual en los estudios Disney, que siempre aprovechan la mínima oportunidad para mantener vivos y actuales sus viejos títulos) Según sus propias palabras, los ejecutivos del estudio creen que un título rodado hace tantas décadas podría traer malinterpretaciones para el público actual (el infantil sobre todo) y ese ha sido el motivo de que la película haya estado acumulando polvo en los archivos de la Disney.

¿Es realmente polémico reestrenar una película que muestra a esclavos negros como gente feliz y cantarina o, una vez más, la Disney se hace eco del enorme pudor norteamericano a ofender a las minorías?? Si aplicásemos esta corrección política a cualquier campo del arte serían muchas las minorías que podrían resultar ofendidas con pinturas renacentistas u obras teatrales del barroco que seguimos leyendo y viendo a día de hoy. Una vez más, la polémica es estéril y demuestra que esta “Canción del Sur”(Harve Foster y Wilfred Jackson, 1946) debería haber aparecido en el mercado videográfico hace mucho tiempo. Quizá se trate de otra maniobra Disney para hacer polémico un título que ya no lo es y sacar beneficio del mismo; algo que, por cierto, nunca se les ha dado nada mal.