Quentin Tarantino llega al hotel Maria Cristina de San Sebastián

La 57ª edición del Festival de San Sebastián comienza hoy con un pisotón sobre el acelerador: Quentin Tarantino y Brad Pitt estarán esta noche en el Kursaal para presentar fuera de concurso Malditos bastardos; Atom Egoyan abre la sección oficial con Chloe; y Fernando Trueba y su equipo estrenan El baile de la victoria. A pesar de esta espectacular apuesta, el certamen vive uno de sus años más complicados con un fuerte recorte presupuestario que ha obligado, entre otras cosas, a reducir en un día su duración.

Chloe, la cinta que inaugura la lucha por la Concha de Oro, narra la historia de Catherine, una doctora de éxito, que sospecha que su marido David, un guapo profesor de música, la engaña. Con el fin de acallar sus sospechas y temores, contrata a Chloe, una joven irresistible que ponga a prueba la fidelidad de David. Los tórridos cuentos de Chloe sobre sus encuentros con David embarcan a Catherine en un viaje de redescubrimiento sexual y sensual. Dirigida por el canadiense Atom Egoyan (Exotica, El dulce porvenir o Ararat) está protagonizada por Julianne Moore, Liam Neeson y Amanda Seyfried.

Además, se presenta en sección oficial pero fuera de concurso El baile de la victoria, una de las tres películas que batallan por representar a España en los Oscar. Dirigida por Fernando Trueba a partir de una novela de Antonio Skarmeta,  la cinta viaja a la recién reinstaurada democracia en Chile, con la que se decretó una amnistía general para los presos sin delitos de sangre. Ángel Santiago, un joven decidido a vengarse de los abusos que ha recibido en la cárcel, emprende la búsqueda del famoso ladrón de bancos Vergara Grey, cuyos robos le han hecho acreedor de una reputación que le gustaría dejar atrás. Su plan para un arriesgado robo se complica por la mágica presencia de Victoria, una misteriosa bailarina adolescente. Sus actores son Ricardo Darín, Abel Ayala, Miranda Bodenhöfer y Ariadna Gil.