Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.
La Academia española anunciará este viernes las tres películas finalistas para competir por el Oscar a la mejor extranjera. Pero varios países ya han hecho pública su elección: Noruega y Holanda se han in...

'Duska', de Holanda

La Academia española anunciará este viernes las tres películas finalistas para competir por el Oscar a la mejor extranjera. Pero varios países ya han hecho pública su elección: Noruega y Holanda se han inclinado por dos comedias, mientras Corea del Sur ha apostado por la película que ganó el premio a la mejor actriz en Cannes. Austria ya anunció que enviaba Die Fälscher (El falsificador), una cinta ambientada en un campo de concentración nazi.

Cartel de 'Tatt av kvinnen' ('Lo que la mujer se llevó')Desde Noruega se ha enviado la comedia Tatt av kvinnen (algo así como Lo que la mujer se llevó), dirigida por Petter Naess y basada en un best seller local. Cuenta la historia de un joven cuya vida queda totalmente bajo la influencia de una mujer arrolladora. Por cierto, lo del título trae cola: también el cartel de la pelícvula parodia el de Lo que el viento se llevó.

También ha apostado por la comedia Holanda: Duska, dirigida por Jos Stelling sigue los pasos de un enigmatico ruso que se presenta en la puerta de un aspirante a guionista de cine. Aunque la mayoría de capital es holandés, la película es una coproducción con Rusia y Ucrania.

Corea del Sur, un país que todavía no conoce qué es estar nominado, ha elegido la cinta Milyang (Amanecer secreto), de Lee Chang-dong. La protagonista de la película, Jeon Do-yeon, ganó el premio a la mejor actriz actriz por esta película en el pasado Festival de Cannes. Interpreta el papel de una joven viuda que se muda de Seul a una pequeña ciudad de provincias para empezar una nueva vida. Milyang se ha impuesto a las otras dos finalistas: Soom (Respiro), del reputado Kim Ki-duk; y May 18, un gran éxito de público en el país.

Y como ya publicó TÍO OSCAR anteriormente, Die Fälscher (El falsificador), de Stefan Ruzowitzky, ha sido la película escogida para representar a Austria. La cinta, que ya se proyectó (sin pena ni gloria) en la Berlinale, va a participar estos días en el Festival de Montreal y la distribuidora Sony Classics ha comprado los derechos para Estados Unidos. El largometraje cuenta la historia real de un campo de concentración nazi que se convirtió en un centro de falsificación de dólares y libras.