Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Kelly Mantle ha planteado un dilema inédito hasta ahora en los Oscar: ¿un intérprete que se identifica como de género líquido compite como actor o como actriz? Mantle, popular por haber participado en el programa de televisión RuPaul Drag Race, interpreta a una prostituta transgénero en la película Confessions of a Womanizer.

Los productores de la película tuvieron que enfrentarse al dilema al rellenar los documentos de inscripción de la película para competir por los Oscar. En el formulario de la Academia se admiten por un lado hasta 10 actores y por otro hasta 10 actrices (pero sin distinguir entre protagonistas y secundarios). La decisión fue salomónica: inscribir a Kelly Mantle en ambas categorías.

La Academia ha confirmado al Hollywood Reporter que, en efecto, Mantle es elegible tanto como actor como actriz. El potencial riesgo de que consiga dos nominaciones por el mismo trabajo queda posiblemente salvado con la previsión de las bases de los Oscar pensada para evitar que un actor esté nominado como protagonista y de reparto por una misma película (regla 6.4).

Mantle, que nació hombre hace 40 años, ha estado trabajando tanto sobre las tablas como ante las cámaras desde los años noventa. Participó en 2014 en el reality de RuPaul, pero cayó eliminado en el primer episodio.

Confessions of a Womanizer está dirigida por Miguel Ali y protagonizada por Gary Busey y C. Thomas Howell. En ella Mantle interpreta a una prostituta transgénero que ayuda a su mejor amigo a afrontar las consecuencias de su vida promiscua.

En el siguiente vídeo puede verse a Kelly Mantle en una escena de la película: