Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

A Contracorriente ha sacado a la venta uno de los grandes títulos de la cinematografía de finales del siglo XX: El contrato del dibujante, la obra maestra dirigida por Peter Greenaway llega en una edición en alta definición restaurada con una gran selección de contenido adicional.

La película se presenta en formato 1.66:1 con pista de audio en calidad DTS-HD Master Audio 2.0 Mono para su versión original en inglés (nunca se dobló al castellano) con subtítulos en castellano.

El contenido extra replica la edición inglesa editada por el British Film Institute y comienza por el tráiler de esta edición restaurada elaborado por la propia distribuidora, así como el tráiler original de la cinta utilizado en la época de su estreno. La siguiente pieza es un vídeo referente a la restauración, casi tres minutos de comparaciones entre el estado anterior de la cinta en sus diferentes versiones presentadas de forma cronológica y el resultado del proceso de restauración llevado a cabo para esta edición, una pieza muy ilustrativa de lo importa de la labor de restauración para la preservación del patrimonio fílmico.

A continuación encontramos una presentación de Peter Greenaway a la película, un completísimo vídeo de más de diez minutos donde el director comienza por rememorar sus trabajos anteriores para contar de donde surge la historia de la película, sus aproximaciones estéticas, sus intereses narrativos y las máximas que quería defender con ella. A la vez, una introducción a la cinta y un perfecto resumen de la filmografía del cineasta que sirve para situar en contexto al espectador que nunca se ha adentrado en el cine de Peter Greenaway.

La siguiente pieza es una entrevista a Michael Nyman, compositor de la icónica banda sonora de la película, de casi siete minutos de duración en el marco de una serie de entrevistas con personalidades del mundo del cine realizadas por David Thompson, del diario The Guardian. En ella, el compositor habla de su relación con las películas de Greenaway, como encajan las visiones cinematográfica y musical de ambos respectivamente la una con la otra, además de hacer un repaso por su errática carrera como músico de cine.

A continuación encontramos casi once minutos de escenas detrás de las cámaras grabadas en el set. Sin un montaje claro, ni una narrativa explícita, las imágenes son una especie de invasión de la intimidad del set de rodaje por una mirada externa que observa atentamente algunas conversaciones y momentos del rodaje. Además, el director y los actores responden a algunas preguntas sobre sus personajes, la historia, la película y el proyecto, aunque también conocemos sus opiniones de uno y otros. Greenaway habla de su trabajo con los actores, tan poco común para él hasta ese momento, así como los actores daban su punto de vista sobre el trabajo con un director con un estilo tan particular como el galés. Testimonios de incalculable valor que provienen directos de la época.

A continuación, encontramos cuatro escenas eliminadas de la película, remasterizadas en alta definición pero sin restaurar. Se echa de menos, dada la naturaleza de la cinematografía de Greenaway que sea el propio realizador el que cuente el por qué estas escenas quedaron fuera del montaje final. Por último, encontramos un audiocomentario de Peter Greenaway que acompaña al metraje completo de la película y que no solo hace hincapie en el trabajo del propio realizador de la película, si no que el director aprovecha la pieza para contextualizar la historia, hablar de los estamentos en el siglo XVII, las estructuras sociales, las normas de protocolo además de hablar de su influencia pictórica en el encuadre, su obsesión por la perspectiva, cómo la película está concebida como un cuadro en movimiento además de su trabajo con los actores en evolución de su filmografía previa entre el documental y lo experimental. Un verdadero ejemplo de como el contenido adicional debe complementar la película hablando de todo lo que rodea al proyecto.

El apartado de Otros títulos incluye avances de otras tres grandes cintas de época editadas por A Contracorriente: Todas las mañanas del mundo, Regreso a Howards End y El Piano. La edición, además, viene presentada en una caja de plástico dorado a juego con el diseño de la carátula y en correlación con el estilo barroco de la cinta.