OSCATLÓN 2012: Película de animación

GOYATLÓN 2011: Película de animación

Continuamos los análisis de los Goya con la categoría de película de animación. En un año en que dos propuestas de animación españolas concurrían a los Oscar (logro que ha conseguido la ganadora del año pasado en esta categoría, ‘Chico y Rita’), está claro que este apartado cobra más protagonismo que ninguna. Cuatro títulos se pugnan por el cabezón de bronce de entre los que destaca por encima de todos uno de ellos, Arrugas, la otra opción para los Oscar, que ha obtenido un sonado reconocimiento allá por donde ha pasado. ¿Será un año arrugado?

{youtubejw width=”600″ height=”369″ img=”goyatlon/2011/animada1.jpg”}Q01Sxz11Yr0{/youtubejw}

Arrugas

Como ya hemos destacado, Arrugas ha levantado sonada expectación por donde ha pasado, y no sin merecerlo. El delicado filme de Ignacio Ferreras se basa en el homónimo premio nacional de cómic escrito por Paco Roca, lo cual puede dar una perspectiva al lector sobre lo que tenemos entre manos. Por si fuera poco, es la primera película de animación en ser nominada, además, al Goya al mejor guión adaptado, aunque eso es harina de otro costal. Méritos extracinematográficos aparte, está claro que las aventuras de estos dos ancianos, Emilio y Miguel, impregnan la pantalla de una tierna y adulta historia sobre la aventura de la amistad, sobre la felicidad amarga de la vejez y sobre la dureza del Alzheimer. Una pequeña joya.

{youtubejw width=”600″ height=”369″ img=”goyatlon/2011/animada2.jpg”}GZ_qLdW3e3o{/youtubejw}

Carthago Nova

Con una animación tridimensional muy básica, Carthago Nova nos presenta, como principal baza, una fidedigna representación de la urbe romana de Carthago Nova en el siglo I d.C., con sus conflictos, sus rivalidades, su esplendor y declive. Con escenarios reconstruidos a partir de los restos arqueológicos reales hallados en Cartagena, los méritos de este filme son más industriales que cinematográficos en sí, pero no es tan fácil desdeñar la labor documental de la cinta, así como su labor didáctica y divulgativa, principal cometido de la producción, que refleja a la perfección la sociedad, sus clases y costumbres durante el esplendor del Imperio Romano en España, y en concreto, en uno de sus puertos más importantes, el de Carthago Nova.

{youtubejw width=”600″ height=”369″ img=”goyatlon/2011/animada3.jpg”}l78z9VwIm0w{/youtubejw}

Papá, soy una zombi

La divertida comedia adolescente con tintes fantásticos Soy una zombie, tiene todas las papeletas para que, quizá en un año donde no haya una clara favorita como éste, se haga con el galardón de mejor película animada. Divertida, bien resuelta y con una ejecución más que decente, la película cuenta la historia de una niña diferente que por vericuetos del destino, se reconvierte en una heroína zombie para luchar contra el mal. Original es desde luego, pero divertida también. Con claros referentes que beben del cine de Tim Burton, Papá soy una zombie es otro ejemplo claro de que el cine animado español está en muy buena forma.

{youtubejw width=”600″ height=”369″ img=”goyatlon/2011/animada4.jpg”}rxCJIE8sYWU{/youtubejw}

The Little Wizard.
O mago dubidoso

Esta película ha sido descalificada

La última candidata de la categoría es una producción gallega dirigida por Roque Cameselle y basada en su propia novela Bieito Dubidoso, que cuenta la historia de un pequeño mago que, tras ahuyentar a unos piratas con su magia, consigue la fama y el respeto de todo su pueblo, menos del obispo, dueño y señor de la ciudad. Quizá esta sea la propuesta más infantil de todas, cosa que no desmerece en absoluto, pues al igual que sus rivales en esta categoría, resulta un filme correctamente ejecutado, con una historia bastante resuelta y una puesta en escena muy atractiva, que además de sus componentes netamente cinematográficos, también cumple labor divulgativa y didáctica. Como curiosidad, cabe destacar que la música de esta película está compuesta por Roque Baños.
Ganará: Arrugas

Deberían ganar: Arrugas