GOYATLÓN 2012: Película europea

GOYATLÓN 2011: Película europea

Debemos reconocer el buen gusto de la Academia española al destacar lo mejor del cine europeo del año. Sólo se puede echar de emnos en esta selección El Havre, la fábula de Kaurismaki sobre la inmigración. LAs cuatro candidatos, profunamente dispares entre sí, son una muestra extraordinaria de la variedad y riqueza del cine de la vieja Europa: una nueva visión sobre un clásico de la literatura, la historia de una mujer a la que se le viene el mundo encima, el drama de una estrella del cine mudo aturdido por el sonoro y una metáfora de las relaciones sociales resumida en una sola habitación.

{youtubejw width=”600″ height=”369″ img=”goyatlon/2011/europea1.jpg”}Ljv43VAu5XU{/youtubejw}

Jane Eyre, de Cary Fukunaga

Fernando de Luis-Orueta
Es una grata sorpresa comprobar que los académicos españoles se han fijado en una de las películas más estimulantes de este año, que desgraciadamente ha pasado desapercibida por las salas y el resto de grandes premios del año. Quién iba a decir que todavía era posible una vuelta más de tuerca sobre Jane Eyre, y más aún que fuera Cary Fukunaga, el prometedor director californiano (hijo de un japonés y una sueca) de Sin nombre, quien encontrara un nuevo ángulo. Y aquí está. Con el exquisito trabajo de Mia Wasikowska y Michael Fassbender, esta nueva aproximación al clásico de Charlotte Brontë es una cinta de delicada sensibilidad y emoción soterrada, de fantasmas auténticos e ilusiones apagadas. Es una lástima que su falta de popularidad la coloquen tan lejos de la estatuilla.

{youtubejw width=”600″ height=”369″ img=”goyatlon/2011/europea2.jpg”}Ca9JL80A5HY{/youtubejw}

Melancolía, de Lars von Trier

Carlos Primo
A la vista de la complejidad de Melancolía, nadie puede decir que Lars Von Trier se haya dormido en los laureles. Su película más reciente sigue la estela temática y moral marcada por la espléndida Anticristo y conduce al espectador a través de una hipnótica y desoladora fábula psicológica de tintes apocalípticos. Rodada con un sentido esteticista de un preciosismo inédito en el cine de nuestros días, Melancolía muestra la maestría del danés a la hora de conjurar símbolos seculares bajo una luz nueva,  y de mantener el ritmo a través de un hilo narrativo notablemente críptico. Melancolía es, sin duda, su película más sutil y honesta en los últimos años, una cinta inquietante e impecable que cuenta con un reparto en estado de gracia y que nos reconcilia con el mejor Von Trier, el que, al margen de etiquetas y credos estéticos, es un prodigioso narrador de historias y un explorador incansable de los abismos de la vida contemporánea.

{youtubejw width=”600″ height=”369″ img=”goyatlon/2011/europea3.jpg”}muUImv91kFU{/youtubejw}

The Artist, de Michel Hazanavicius

Pblo López
Poco más queda que decir sobre The Artist que no se haya dicho ya. La película de Michel Hazanavicius sigue su imparable carrera por los premios de medio mundo y hace su parada en los premios Goya para competir con otros tres títulos de gran calidad. Tras su éxito allende los mares, el homenaje francés al cine mudo americano se presenta prácticamente con el premio en la mano, y no es de extrañar: The Artist se ha convertido, con el paso del tiempo, de una pequeña película francesa, en una película-acontecimiento que lleva al público al cine por curiosidad y convierte al espectador en un enamorado de la historia. The Artist es un bocado fácil para el público, y lo ha sido para los críticos y técnicos de medio mundo, pero, ¿lo será también para los académicos españoles? Recordemos que en los premios EFA la cinta solo obtuvo un galardón y la máxima ganadora fue otra de las nominadas: Melancolía. La suerte está echada.

{youtubejw width=”600″ height=”369″ img=”goyatlon/2011/europea4.jpg”}IAU1W4t0fOM{/youtubejw}

Un dios salvaje, de Roman Polanski

Samuel Pérez
Los académicos españoles adoran al maestro Polanski. Ya le dieron este mismo premio hace casi una década por El pianista y volvió a estar nominado el año pasado por El escritor. Además, el texto en el que se basa la cinta que aquí nos ocupa, Un dios salvaje, escrito por Yasmina Reza, gozó de gran éxito en teatro aquí en España, interpretada por Maribel Verdú, Aitana Sánchez Gijón, Pere Ponce y Antonio Molero. Juega en su contra que es una película pequeña, lastrada narrativamente por sus limitaciones teatrales y que la competencia es dura este año. A pesar de que con unos actores como Winslet, Foster, Waltz y Reilly el producto resultante es de altura, nos tememos que no será suficiente para ganar este año.
Ganará: The Artist

Deberían ganar: The Artist