Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

La cometición por el Goya al mejor actor de este año viene marcada por un debut: es la primera nominación de José Sacristán. El hecho de que uno de los grandes actores del cine (y el teatro) español no tenga un Goya desvirtúa las opociones del resto, tres actores de los más distintos orígenes: el español con amplísima carrera en México Daniel Giménez Cacho, el francés Jean Rochefort y el malagueño Antonio de la Torre.

OSCATLÓN 2012: Actor protagonista

Daniel Giménez Cacho por Blancanieves

Rubén Miguélez
Primera nominación al Goya para Daniel Giménez Cacho, veterano actor nacido en Madrid y que ha desarrollado la mayor parte de su carrera en México, donde ya ha sido galardonado en cuatro ocasiones con el Premio Ariel. En esta imaginativa versión del cuento de los hermanos Grimm se hace cargo de interpretar al reputado torero y padre de Blancanieves Antonio Villalta, que pasa de estar casado con una hermosa cantaora flamenca a, tras una fatídica sucesión de acontecimientos, verse sometido al yugo de la discapacidad y de una nueva esposa, la tirana y excéntrica madrastra interpretada por Maribel Verdú. El mayor reto de su interpretación recae en transmitir emoción y una sensibilidad exquisita a través, únicamente, del movimiento de la cabeza, algo que Giménez Cacho saca adelante con la maestría de un experto. A pesar de sus virtudes, parece que esta primera nominación se quedará en un mero reconocimiento y sus posibilidades se centran en un posible efecto arrastre de la cinta de Berger.

OSCATLÓN 2012: Actor protagonista

Jean Rochefort por El artista y la modelo

María Pérez
El veterano actor francés, el eterno Quijote de Terry Gilliam, consigue su primera nominación a un Goya encarnando al artista Marc Cros, un anciano que recupera el ansia de vivir y la urgencia de crear cuando empieza a trabajar de modelo para él una chica escapada de un campo de refugiados en Francia, una bella joven a la que además tutelará e intentará transmitir sus conocimientos y su amor por la vida y el arte. No es el favorito en la categoría, pero el brillo en la mirada avejentada y la ilusión casi naif de su hablar y gestos son tan bellos y expresivos, y tan difíciles, que enamoran tanto como el cuerpo que acarician desde la distancia, y eso no hay cabezón que lo premie.

OSCATLÓN 2012: Actor protagonista

José Sacristán por El muerto y ser feliz

Pablo López
Por sorprendente que pueda parecer, ésta es la primera nominación al Goya de José Sacristán. Javier Rebollo y su El muerto y ser feliz han sido los cómplices de que el actor madrileño no solo esté presente en esta gala, sino que ya recogiera un premio a su interpretación en la pasada edición del Festival de San Sebastián, donde se presentó la película. En el último filme de Rebollo, Sacristán interpreta a Santos, un asesino a sueldo español que huye de la muerte en una cinta de propuesta original y rompedora que juega con el lenguaje intra y extracinematográfico, con las voces en off y las acciones. Un cóctel de autoreferencias cinematográficas que ayudan a construir un universo donde José Sacristán brilla fulgurante con luz propia y que todo parece indicar, también por justicia, que le brindará el primer Goya que llevarse a casa.

OSCATLÓN 2012: Actor protagonista

Antonio de la Torre por Grupo 7

Roberto Bra
Entre las muchas nominaciones que acapara Grupo 7 una ha ido a parar para Antonio de la Torre (nominado también a actor secundario por Invasor), que consigue su quinta nominación a los Premios Goya, galardón con el que solo ha podido alzarse en una ocasión cuando ganó el premio a mejor actor de reparto por AzulOscuroCasiNegro. En el thriller dirigido por Alberto Rodriguez el actor malagueño interpreta a un detective de policía violento atormentado por su pasado. El actor malagueño moldea un personaje difícil que, aunque en un momento nos pueda resultar deshumanizado, también tiene un lado afable y tierno. De la Torre  muestra su gran capacidad para cambiar de registro al tener que alternar escenas de gran violencia con otras en los que su personaje nos enseña su lado más humano. Una grandísima interpretación que, con permiso de José Sacristán, bien merece un Goya.
Ganará: José Sacristán por El muerto y ser feliz

Debería ganar: Jean Rochefort por El artista y la modelo