Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

Tras la caída de Toni Collette, uno de los pesos pesados de los últimos dos años en esta categoría y, para un servidor, una de las mejores actuaciones del año, nos encontramos con una interesante selección de candidatas. A pesar de que Laura Linney parece que tiene todo a su favor para llevarse el premio, no podemos descartar la victoria de alguna de las otras actrices candidatas, como la gran veterana Tina Fey o Amy Poehler, que podría ver reconocido su trabajo en Parks & Recreation tras dos nominaciones. Cierran el grupo la ganadora de la última edición, Edie Falco, que parece no tener muchas posibilidades de revalidar el título, y dos nuevas caras en esta categoría: Martha Plimpton y Melissa McCarthy.

Laura Linney

Laura Linney por The Big C

Después de ganar el Globo de Oro por este mismo papel en la pasada edición de los premios, Laura Linney parte como una de las favoritas en esta categoría por interpretar a Cathy Jameson, una enferma de cáncer que decide empezar a vivir la vida a partir del diagnóstico de su enfermedad. Es la cuarta nominación al Emmy para Laura Linney, que ha resultado ganadora en las anteriores tres ocasiones de optar al premio, pero supone su primera nominación como protagonista en una categoría principal. Linney ha estado soberbia durante las dos temporadas que lleva en antena The Big C y, en principio, esto debería ser más que suficiente para que este domingo se alce con la victoria. En cualquier caso, aunque Linney nos haya hecho reír (y mucho) en varias ocasiones, no debemos olvidar que no podemos categorizar a The Big C como una comedia al uso, puesto que nos ha aportado también muchos momentos con enorme carga dramática. Sin embargo, al no contar en los Emmy con una categoría específica para este tipo de “dramedias” (donde podríamos encajar series como Nurse Jackie, United States of Tara o Glee), siempre se verán relegadas a un segundo plano frente a otras comedias donde sí predominan las carcajadas. Aun con estos reparos, es evidente que Linney merece el reconocimiento por su interpretación de Kathy, personaje con el que nos hemos visto sumergidos en la lucha contra el cáncer, la aceptación de la enfermedad y el intento de disfrutar al máximo de la vida. Todo esto cargado con las suficientes dosis de humor como para justificar su posible premio en esta categoría.

Tina Fey

Tina Fey por 30 Rock

Tina Fey es la dueña indiscutible de la comedia en los Emmy, contando con 7 premios y un total de 19 nominaciones desde 2001. Este año volvemos a contar con ella como una de las favoritas al premio, más aún cuando hemos podido disfrutar de una quinta temporada en la que la serie ha recuperado ese humor tan característico que perdió en gran parte durante la floja cuarta temporada. Tina sigue siendo uno de los pilares de la serie, pero durante esta última temporada hemos visto a una Liz mucho menos presente que en anteriores ocasiones, y puede que esto juegue en su contra. Claro está que su candidatura es por el capítulo en el que más ha brillado, pero si analizamos su aportación general a la serie durante este año, quizá no merezca el que sería su segundo Emmy por su interpretación de Liz Lemon. Por supuesto, simplemente por estar hablando de Tina Fey y de su sobrenatural don para hacer reír, tenemos que contar con su posible victoria. Quizá, de hecho, sea la más firme candidata a evitar el triunfo de Laura Linney.

Amy Poehler

Amy Poehler por Parks and Recreation

Es la segunda nominación de Poehler por este mismo papel, tras haber sido nominada anteriormente por su trabajo en Saturday Night Live, pero las circunstancias alrededor de Parks and Recreation siguen siendo las mismas: la crítica la adora, pero le falta enganchar a un número importante de público para poder considerarla uno de los platos fuertes de los Emmy. De hecho, la serie cerró su tercera temporada por debajo de los 3,5 millones de espectadores, un dato más que deprimente para la NBC. En cualquier caso, Poehler sigue demostrando sus maravillosas tablas para la comedia en esta serie heredera de The Office y con otros muchos referentes. Además, aunque la serie cuenta con un elenco bastante destacable, la verdad es que la interpretación de Poehler es uno de sus puntos más fuertes, y sería muy difícil imaginarse la serie sin la carismática Leslie Knope. Su victoria se presenta complicada, pero no imposible, y podríamos considerar a Amy una candidata a dar la sorpresa en esta edición si los Emmy optan por premiar su calidad como cómica, su imprescindible aportación a la serie y se olvidan de su pobre aceptación por parte del público.

Edie Falco

Edie Falco por Nurse Jackie

Edie Falco se encargó de recoger el premio en esta categoría en la pasada edición. Sin embargo, una mediocre temporada de Nurse Jackie no supone crédito suficiente para revalidar su título como mejor actriz de comedia. Podríamos decir que aquí se demuestra que los Emmy tienden a reconocer más la popularidad y el éxito que la calidad, pues nos han privado de la presencia en esta categoría de la soberbia Toni Collette, que ha demostrado mucho mejor hacer en la tercera temporada de United States of Tara aunque haya sido cancelada por falta de audiencia. Además, como la propia Falco destacó en su discurso del año pasado (la cita textual es: “Esto es lo más ridículo que ha pasado en la historia de estos adorables premios. No soy graciosa.”), es difícil de asimilar que una serie como Nurse Jackie se englobe en la categoría de comedia. Si tenemos en cuenta todos estos factores, parece muy improbable que Falco consiga alzarse con el premio por segundo año consecutivo.

Martha Plimpton

Martha Plimpton por Raising Hope

Considerada por muchos críticos el mejor estreno de la temporada pasada en lo que a comedia se refiere, Raising Hope ha cosechado únicamente dos nominaciones en esta edición de los Emmy, siendo una de ellas para Cloris Leachman como mejor actriz invitada (premio que se ha llevado a casa Gwyneth Paltrow por su intervención como Holly Holiday en Glee). Por tanto, Plimpton es la única baza de esta serie para hacerse con un premio en una categoría principal. La actriz interpreta en la serie a Virginia Chance, la abuela de una niña concebida por su hijo y una asesina en serie condenada a muerte. Su personaje, que procede de una familia desestructurada, intentará como buenamente pueda ayudar a la hora de criar a su nieta. Aunque los dos protagonistas masculinos no desempeñan mal su papel, es cierto que Plimpton es, sin lugar a dudas, el elemento que más destaca en la serie. Hay que tener claro que sus posibilidades de alzarse con la victoria son prácticamente nulas, pero su nominación ya es un gran reconocimiento.

Melissa McCarthy

Melissa McCarthy por Mike & Molly

Con el éxito reciente de La boda de mi mejor amiga, nos es posible asumir (que no justificar) un poco más esta nominación de Melissa McCarthy al premio a la mejor actriz por Mike & Molly, una sitcom chapada a la antigua sobre dos personajes que se conocen en una terapia para gente gorda. La premisa ya deja muy claro el tipo de humor grueso (nunca mejor dicho, puesto que la serie está repleta de chistes sobre su peso) que puebla la serie, y puede facilitar que se entienda la nominación de Melissa McCarthy en esta categoría. En cualquier caso, es una nominación bastante “secundaria”, entendiendo por esto que Melissa no tiene mucho que hacer contra grandes nombres del mundo de la comedia televisiva de los últimos años. Lo que no podemos negar es su talento innato para este género. Quizá, en un futuro no muy lejano, sí podríamos verla recibir un premio como este si cayera en sus manos un proyecto que ofrezca más posibilidades de las que podemos encontrar en Mike & Molly.

Ganará: Laura Linney por The Big C

Debería ganar: Laura Linney por The Big C