Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

La competición por los efectos visuales de este año está protagonizada por el mundo de Marvel y su despliegue en Vengadores: Infinity War, al que sólo hace sombra por su amplitud el mundo digital en el que se desarrolla la mayor parte del metraje de Ready Player One. En cambio, los trabajos para First Man y Han Solo beben de la tradición más artesanal del gremio para hacer una actualización acorde a las capacidades tecnológicas del cine en el siglo XXI. Más sutil es el trabajo de Christopher Robin en el que los peluches cobran vida en un entorno realista.

Dan DeLeeuw, Kelly Port, Russell Earl y Dan Sudick por Vengadores: Infinity War

Oscar
Dan DeLeeuw: 2 nominaciones

  • Nominación a mejores efectos visuales por Capitán América: El soldado de invierno (2015)

Kelly Port: primera nominación

Russell Earl: 4 nominaciones

  • Nominación a mejores efectos visuales por Transformers (2008)
  • Nominación a mejores efectos visuales por Star Trek (2010)
  • Nominación a mejores efectos visuales por Capitán América: El soldado de invierno (2015)

Dan Sudick: 9 nominaciones

  • Nominación a mejores efectos visuales por Master and Commander: Al otro lado del mundo (2004)
  • Nominación a mejores efectos visuales por La guerra de los mundos (2006)
  • Nominación a mejores efectos visuales por Iron Man (2008)
  • Nominación a mejores efectos visuales por Iron Man 2 (2011)
  • Nominación a mejores efectos visuales por Los vengadores (2012)
  • Nominación a mejores efectos visuales por Iron Man 3 (2014)
  • Nominación a mejores efectos visuales por Capitán América: El soldado de invierno (2015)
  • Nominación a mejores efectos visuales por Guardianes de la galaxia Vol. 2 (2018)

Otras nominaciones del año

  • BAFTA: Mejores efectos visuales

El gran reto de <em>Infinity War</em> era la creación de un villano, Thanos, de forma íntegramente digital. Para ello, fue necesaria la participación de dos estudios, Digital Domain y Weta Digital, supervisados por el veterano Dan Sudick. De Josh Brolin, el actor que le da voz, sólo se han utilizado las expresiones faciales capturadas de forma similar al motion capture. El resultado es uno de los personajes digitales más realistas que hayamos visto en pantalla grande. Pero el trabajo, obviamente para una cinta de Marvel, no acaba ahí. De hecho, sólo el 3% del metraje total de la película carece de efectos visuales. Después de su amplia victoria en los premios de la Visual Effects Society, no es arriesgado decir que Vengadores parte aquí como favorita, aunque nos pese porque las sagas, inevitablemente, siempre dejan un regusto a ya visto.

Christopher Lawrence, Michael Eames, Theo Jones y Chris Corbould por Christopher Robin

Oscar
Christopher Lawrence: 1 oscar, 3 nominaciones

  • Oscar a mejores efectos visuales por Gravity (2014)
  • Nominación a mejores efectos visuales por Marte (2016)

Michael Eames: primera nominación Theo Jones: primera nominación Chris Corbould: 1 oscar, 5 nominaciones

  • Nominación a mejores efectos visuales por El caballero oscuro (2009)
  • Nominación a mejores efectos visuales por Inception (2011)
  • Nominación a mejores efectos visuales por Star Wars: Episodio VII. El despertar de la Fuerza (2016)
  • Nominación a mejores efectos visuales por Star Wars: Episodio VIII. Los últimos Jedi (2018)

El trabajo del equipo de efectos visuales de Christopher Robin tenía un obejtivo muy claro: crear una serie de personajes, sobre todo el de Winnie the Pooh, a partir de un grupo de muñecos de peluche para una película que aspira a ser lo más realista posible. Por lo tanto, se trataba no sólo de que la textura y el aspecto de las criaturas fuera verosímil, sino también evitar que se percibieran como un dibujo animado de forma que siempre sepamos que estamos ante un peluche con vida. Para ello, una de las claves fue moderarse en la expresividad de las caras, buscando una gestualidad contenida y sutil. El resultado es, desde luego, afinado y acompaña a una película que en general sorprende para bien. Pero el proyecto se queda un poco pequeño frente a la envergadura de sus rivales para que pueda hacerse con esta estatuilla.

Paul Lambert, Ian Hunter, Tristan Myles y J.D. Schwalm por First Man

Oscar
Paul Lambert: 1 oscar, 2 nominaciones

  • Oscar a mejores efectos visuales por Blade Runner 2049 (2018)

Ian Hunter: 1 oscar, 2 nominaciones

  • Oscar a mejores efectos visuales por Interstellar (2015)

Tristan Myles: primera nominación

J.D. Schwalm: primera nominación

Otras nominaciones del año

  • BAFTA: Mejores efectos visuales

A diferencia de las dos películas anteriores, los efectos visuales de First Man parten de técnicas más tradicionales aunque actualizadas para el siglo XXI. Paul Lambert y el director de la cinta, Damien Chazelle, dedicaron meses de trabajo a decidir escena por escena qué técnica era la más adecuada para recrear todos los pasos de la conquista espacial y el paseo del hombre por la Luna. Los efectos visuales están por todas partes, pero muchas maneras diferentes: a veces completan decorados o localizaciones (nada se ha rodado aquí frente a una pantalla verde) o se usan miniaturas para los cohetes y las bases espaciales. Pero lo más rompedor es el uso de proyecciones en el rodaje en una pantalla LED gigante de casi 8 metros de alto y 20 de ancho, el equivalente a 1200 televisiones juntas. En esa pantalla se proyectaban los efectos generados digitalmente y se rodaba la escena, de forma que el metraje no sólo incluía ya el efecto visual, sino que el director de fotografía decidía cómo se filmaba y tenía control sobre el resultado final. Un trabajo verdaderamente revolucionario que bien merecería llevarse el premio a casa.

Roger Guyett, Grady Cofer, Matthew E. Butler y David Shirk por Ready Player One

Oscar
Roger Guyett: 5 nominaciones

  • Nominación a mejores efectos visuales por Harry Potter y el prisionero de Azkaban (2005)
  • Nominación a mejores efectos visuales por Star Trek (2010)
  • Nominación a mejores efectos visuales por Star Trek: En la oscuridad (2014)
  • Nominación a mejores efectos visuales por Star Wars: Episodio VII. El despertar de la Fuerza (2016)

Grady Cofer: primera nominación Matthew E. Butler: 2 nominaciones

  • Nominación a mejores efectos visuales por Transformers: El lado oscuro de la Luna (2012)

David Shirk: 1 oscar, 2 nominaciones

  • Oscar a mejores efectos visuales por Gravity (2014)

Otras nominaciones del año

  • BAFTA: Mejores efectos visuales

El reto del equipo detrás de Ready Player One es obvio: la creación de Oasis, el mundo virtual al que todo el mundo se conecta en busca del tesoro. El protagonista se zambulle en ese crisol de escenarios, referencias visuales y mundos paralelos. Para ello, se rodaron digitalmente 920 larguísimas tomas que suman unos 90 minutos. El objetivo fue que Steven Spielberg pudiera realizar un trabajo de localizaciones para rodar, pero en el mundo virtual que habían creado. Uno de los principales desafíos era la secuencia que reproduce los escenarios y algún personaje de El resplandor, un trabajo íntegramente digital y que se llevó hasta el extremo de reproducir el grano de la película original. Posiblemente este el trabajo más amplio de los cinco nominados, aunque le va a pesar la lejana fecha de estreno y la falta de nominaciones en otras categorías que refuercen sus opciones en esta.

Rob Bredow, Patrick Tubach, Neal Scanlan y Dominic Tuohy por Han Solo: Una historia de Star Wars

Oscar
Rob Bredow: primera nominación Patrick Tubach: 3 nominaciones

  • Nominación a mejores efectos visuales por Star Trek: En la oscuridad (2014)
  • Nominación a mejores efectos visuales por Star Wars: Episodio VII. El despertar de la Fuerza (2016)

Neal Scanlan: 1 oscar, 4 nominaciones

  • Oscar a mejores efectos visuales por Babe, el cerdito valiente (1996)
  • Nominación a mejores efectos visuales por Star Wars: Episodio VII. El despertar de la Fuerza (2016)
  • Nominación a mejores efectos visuales por Star Wars: Episodio VIII. Los últimos Jedi (2018)

Dominic Tuohy: primera nominación

Esta es la novena película de la saga Star Wars que compite por el Oscar a mejor efectos visuales. En el caso de Han Solo, la principal peculiaridad es que transcurre antes que la cinta fundacional, por lo que quería que todo tuviera el look de una cinta de los años setenta. Para ello se construyeron muchos elementos que en otras circunstancias se habrían realizado digitalmente y se recurrió con frecuencia a filmar frente a una pantalla de retroproyección. Pero si en First Man la actualizaron usando pantallas LED, aquí lo han hecho con proyectores de 4K, de forma que el feeling sea clásico pero la calidad de imagen sea contemporánea. Para el trabajo se emplearon a fondo los cuatro estudios de ILM repartidos por el mundo (San Francisco, Vancouver, Londres y Singapur), y contaron con la colaboración del equipo de Phil Tippett para las miniaturas de la mítica mesa de holochess.
Ganará: Vengadores: Infinity War
Debería ganar: First Man 
Molaría que ganase: Ready Player One